Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Paz escriba una noticia?

A quienes no pierden su inocencia

02/06/2015 19:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Javier Paz García Ver crecer a los hijos tiene un sabor agridulce... Por un lado, es maravilloso seguir su proceso de aprendizaje, disfrutar de sus primeras sonrisas, sus primeras vueltas en la cama, la transición desde arrastrarse a gatear, hasta caminar, desde sus llantos y balbuceos hasta sus primeras palabras. La inocencia de los niños, de alguna manera inexplicable, saca lo mejor en nosotros y nos convierte, aunque sea momentáneamente, en mejores personas. Tristemente ellos, al igual que nosotros, con el tiempo irán perdiendo esa mágica inocencia. Por ello su crecimiento nos trae el sentimiento amargo de que algún día van a exigir su independencia, incluso convertirán a sus padres en objeto de su rechazo e ineludiblemente nos abandonarán para seguir sus propios caminos. Hace poco participé como voluntario en una campaña de concienciación sobre el síndrome de Down y tuve la oportunidad de conocer a 3 jóvenes con el síndrome. Ellos, como cualquier persona, tienen sus preferencias y singularidades: a uno le gustaba cocinar y hacer panes, otro era (como yo) amante de las hamacas y un tercero era un devoto católico. Cada uno tenía sus propios gustos musicales, sus programas de televisión favoritos, sus actividades cotidianas. Sin embargo tenían en común el amor que daban y recibían de sus familias: eran personas muy cariñosas con sus padres y hermanos, cariño que era recíproco. Una de las mamás me dijo por ejemplo que cuando alguien de la familia llegaba a la casa, lo primero que hacía era preguntar por David (así se llama el joven), y que de cierta manera la vida familiar giraba en torno a él. Estos jóvenes tenían también en común cierta inocencia, propia de un niño, que por un lado irradia felicidad a quienes los rodean y nos convierten en personas más pacientes, más tolerantes, más sabias. Santa Cruz de la Sierra, 23/05/15


Sobre esta noticia

Autor:
Javier Paz (278 noticias)
Fuente:
javierpaz01.blogspot.com
Visitas:
253
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.