Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Análisis no verbal del debate: más allá de las palabras

0
- +
05/11/2019 01:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pedro Sánchez se mantuvo inalterable aún siendo la diana de la contienda, no escucha, se aísla, se centra en sí mismo; solo se detectan miradas de reojo y sutiles expresiones de superioridad. Curiosamente cuando más reacciona, negando con la cabeza y sonriendo con desprecio, se produce cada vez que Iglesias pronuncia "usted y yo", le molesta, rechaza esa unión verbal.Pablo iglesias sigue con bolígrafo en mano, un recurso que le resta seguridad como orador preparado; también continúa su rol conciliador, su gesto protagonista son los brazos abiertos con las palmas de las manos hacia arriba, la postura de la moderación, Cuando todos alzan la voz, él la baja notablemente. Pierde fuerza en su discurso aunque gana en concordia, ya no proyecta la agresividad de sus comienzos. Es el que más ha cambiado su estilo de comunicación, sin duda.Santiago Abascal no entra en confrontaciones cara a cara, casi ni participa del debate, se dirige al público en formato mitin, sobre todo en la primera mitad de su intervención. Su tempo en el mensaje es bueno, aunque le falta garra y emoción, resulta frío. Eso sí, encaja los ataques directos con amplias sonrisas, con verdadero deleite, le agrada sentirse por fin protagonista, que le hayan dado su sitio, aunque sea el foco de la polémica, es el que más ha disfrutado.Pablo Casado tiene el don de la racionalidad, avasalla con datos y agilidad sin perder los nervios ni alterarse, es el que más controla el debate de manera natural. Es interesante el momento con mayor intensidad emocional: Muestra extrema sorpresa (casi se le salen los ojos de las órbitas) cuando Rivera le rebate o le ataca mínimamente, casi no puede ni creerlo, es el instante en el que se le ve más desconcertado.Si Albert Rivera utilizara más las pausas y los silencios tendría más poder en conectar con el público, se acelera demasiado y no interiorizamos lo que expresa. Rivera sigue fiel a los recursos visuales para captar la atención del público y marcar sus ideas en la memoria de la audiencia. Los objetos de impacto llegan más que las palabras, es buena estrategia pero si abusa le resta seguridad, pareciera que ya 'necesita' de ese recurso para defender su discurso. Pierde seriedad, coherencia y convicción.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (44444 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
17
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.