Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Bolton y Trump. Los twitteros de la mentira hacia el belicismo

02/02/2019 22:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

L asunto es delicado, y uno de los objetivos del viaje era precisamente establecer un vínculo de confianza entre López Obrador y Sánchez

La Tecla Fértil

 

Pedro Sánchez, en su visita a Ciudad de México busco la verdad sobre las empresas españolas y, evitar que los síntomas se sigan propagando hacia América Latina. Su deseo es que la izquierda progresista no siga chispoteando al Palacio de La Moncloa. El gran problema de Sánchez es la imagen que se ha creado de que las empresas españolas han participado en la corrupción generalizada que denuncia a diario el presidente mexicano. Varios escándalos que afectan a grandes multinacionales españolas, como OHL, han trasladado esta imagen que el presidente amplifica.

“Queremos que haya un comportamiento ético de las empresas. Que no actúen violando leyes o participando en actos de corrupción o de soborno. Lo hemos platicado con el presidente”, sentenció López Obrador en la rueda de prensa conjunta. “El presidente mexicano defendió la necesidad de dar garantías a las empresas españolas, pero es verdad que él saca siempre la corrupción como un elemento fundamental. Por eso está bien que se diga que la empresa española no tiene nada que ver con la corrupción”, sentenció Sánchez en su segundo día de visita, en un desayuno con los principales ejecutivos de las multinacionales españolas

El asunto es delicado, y uno de los objetivos del viaje era precisamente establecer un vínculo de confianza entre López Obrador y Sánchez para destrabar este problema. “No es verdad que las empresas españolas han creado la corrupción en México. Por mucho que se repita como un mantra en este país tengo que decir que no es verdad. Los empresarios españoles no somos así”, se indignó en ese desayuno Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, que acudió también al viaje.

Sánchez intenta contentar a todos, tranquilizar a las empresas y a la vez aplaudir a López Obrador, con quien hubo una buena sintonía rota solo por sus evidentes discrepancias sobre Venezuela. Para el presidente era prioritario este viaje, y se ha dado tanta prisa que logró ser el primero en visitar a López Obrador. Todo un gesto de que Sánchez busca reforzar su perfil progresista con un líder claramente de izquierda, pero siempre sin descuidar su buena relación con el mundo empresarial.

Era un viaje centrado claramente en asuntos económicos. España y México son dos potencias cada vez con más relaciones entre ellas —la segunda gran inversora en el país norteamericano, que a su vez es el quinto inversor en el país europeo— y había mucho que resolver en este punto con una administración nueva que ha llegado con fuertes críticas a la corrupción de las multinacionales españolas.

USA y España, encaran su memoria histórica hacia Sudamérica, porque sus Corporaciones tienen como epicentro a México y, es necesario revisar los movimientos migratorios. “España expulsó de su país a casi medio millón de personas. No se me ocurre una condena más terrible para un ser humano: abandonar a la fuerza a tu gente, a tus amigos, a tu familia. Por eso, la deuda de España con México no puede ser pagada: porque en ese trance terrible, recibió con los brazos abiertos a decenas de miles de españoles que huían de su país. ‘¿Necesitas una patria?’, les preguntó. ‘Yo te la ofrezco”, clamó Sánchez. Y ahí citó a Buñuel: “México es un verdadero país. Su extrema amabilidad, sentido de la amistad y la hospitalidad han hecho de México, desde la guerra de España hasta el golpe de estado de Pinochet en Chile, una tierra de asilo seguro”.

 pero no quiere sumarse a la demanda contra el líder bolivariano en La Haya porque cree que eso solo servirá para que este se niegue en redondo a abandonar el poder por miedo a un juicio. “Esa es la mejor manera de atornillarle a la silla”, señalan fuentes gubernamentales.

Sin embargo, en México Sánchez suavizó el tono después de verse con López Obrador, el presidente mexicano, que está en una posición muy diferente a la española. Sin apoyar expresamente a Maduro, el líder mexicano se niega en redondo a reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado. En la rueda de prensa conjunta, López Obrador pidió en varias ocasiones la apertura de un diálogo entre las dos partes y se ofreció como mediador. Cuando le tocó hablar al presidente español, recogió ese guante y le dio así indirectamente una legitimidad a Maduro que hasta ahora le había quitado hasta el punto de llamarle tirano. "Queremos propiciar la creación de un grupo de contacto no solo de países europeos sino también de países latinoamericanos que pueda propiciar un diálogo entre las dos partes para que se puedan celebrar elecciones justas y transparentes para que el pueblo venezolano pueda encontrar una salida a esta crisis", sentenció Sánchez en la rueda de prensa.

Sánchez ya ha dado el salto al calificar de “tirano” a Maduro y reunirse en Santo Domingo con representantes de la oposición venezolana,

El temor entre empresarios y críticos de derecha e izquierda moderada es que la laxitud de López Obrador en esta materia termine siendo una invitación a muchos otros actores y, que, ante la impunidad, los bloqueos se generalicen. Las apelaciones del presidente al “pueblo bueno” parecen insuficientes, por no decir ilusas, al menos en el caso de la CNTE. Interrumpir las comunicaciones en agravio de la economía y la vida de las personas es un delito tipificado, insisten los organismos empresariales.

. El sistema político latino, dejó sembrado el territorio de agravios sociales y el mecanismo clientelar de antaño, hace mucho que dejó de ser funcional para canalizar el descontento. Para bien y para mal, muchos grupos lastimados sienten que ahora es el momento de los pobres y si no encuentran una vía para exigir la restitución de lo que es suyo o de lo que creen tener derecho, saldrán a las calles para reclamarlo.

Los Gobiernos de izquierda en el Sur, no desarrollan una mayor capacidad para gestionar y canalizar las demandas políticas y económicas que su propio arribo al poder han provocado, a futuro, enfrentará una terrible disyuntiva. O comenzar a usar la fuerza pública o auspiciar entre los votantes, debido al caos, un apetito por un régimen duro. La estrategia quizá no pase por la represión, pero va más allá del exhorto a portarse bien. Es la hora de la operación política profesional. Es eso o esperar el arribo de los halcones.

Y ya los halcones con sus Comandos Estratégicos se encuentran en sus bases de mando a lo largo, desde México hasta Argentina

Si la alternativa a Nicolás Maduro, que ha dado sobradas muestras de incapacidad, es John Bolton, solo cabe exclamar ¡pobres venezolanos! Fue uno de los arquitectos de las mentiras de destrucción masiva en las que basó la invasión de Irak en 2003. En política, mentir es corrupción; debería inhabilitar de por vida al mentiroso, más allá del delito penal.

Irak fue un excelente negocio para empresas y petroleras estadounidenses, como Halliburton, a las que Bolton parece seguir representando. También fue un pésimo negocio para los más de 400.000 iraquíes muertos a causa de las guerras que siguieron al derrocamiento de Sadam Husein. Podríamos añadir los 800.000 muertos de Siria, un conflicto derivado del caos iraquí, y los sufrimientos de millones de refugiados; también, la existencia del grupo terrorista ISIS y el brote de xenofobia global. Invadir Venezuela, sería un buen negocio privado, pero no lo es, para los ciudadanos de medio mundo.

Bolton es la mente que está detrás de la crisis de los dos presidentes de Venezuela, o como la quieran llamar, y de la amenaza poco sutil de intervención (los 5.000 soldados para Colombia de su cuaderno amarillo). También quiere bombardear Irán, un objetivo más complejo y peligroso. En este caso emplea los mismos embustes de 2003. No necesita reciclarlos en un mundo sin memoria. Esta semana tuvo la desfachatez de hablar en un programa de la cadena Fox News del petróleo venezolano, de lo bueno que sería para las empresas de Estados Unidos.

Junto a Bolton está el vicepresidente Mike Pence, un ultrarreligioso que está colocando su agenda y sus jueces, mientras que seguimos distraídos con las andanzas tuiteras de Donald Trump.

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1479 noticias)
Visitas:
4617
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.