Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Berenice Suárez escriba una noticia?

¿Por qué comemos grasa, azúcar y sal?

17/02/2016 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Realmente no es hambre lo que pone comida en nuestras bocas. Estudios demuestran que el comer comidas con alto contenido de grasa, azúcar y sal estimulan a comer en exceso sin pensar. El pensamiento se bloquea

Grasa, azúcar y sal: Enemigos de tu salud.

La grasa, azúcar y sal promueven el comer en exceso.  Primero tenemos que entender el concepto de que es saborear.  Cuando los científicos se refieren a saborear una comida se refieren a su capacidad de estimular el apetito para que comamos más de lo debido.  Esto envuelve el gusto pero sobre todo la motivación a “perseguir el sabor”. Ósea, que te vayas detrás de él.

El saborear es cómo nuestros sentidos se envuelven en comer una comida.  Usualmente las comidas más sabrosas son las que tienen una combinación de grasa, azúcar y sal. Las propiedades sensoriales de lo frío, lo cremoso de una batida, el aroma de un chocolate, un hamburguer, unas alitas de pollo fritas estimulan muy bien el apetito.  Es esa estimulación o la anticipación de esa estimulación lo que se crea. Realmente no es hambre lo que pone comida en nuestras bocas.

El libro “The end of overeating” de David Kessler, MD, menciona varios estudios sobre la grasa, azúcar y sal. Uno de ellos fue con el azúcar donde se añadió varias cantidades de azúcar en cinco diferentes productos derivados de la leche – leche sin grasa, leche entera, half-half, heavy cream (crema entera) y heavy cream mezclada con un aceite especial.  Se preguntó cuál de todas preferían. La leche sin grasa fue la que menos puntos obtuvo en el estudio.  Los lácteos más favorables fueron los que tenían alto contenido de grasa y azúcar.

The Cheesecake Factory, Coldstone, Baskin Robbins conocen esto.  Según David Kessler cuenta en su libro, el fundador de la cadena The Cheesecake Factory, David Overton, fue convencido un tiempo atrás en tener un nuevo menú caramelizando un plato de pollo o cocinando la comida con mantequilla en exceso. Eso le daba un efecto de sabor que la gente prefería por encima de un pollo a la parrilla.

La combinación de la grasa, azúcar y sal es lo que la gente prefiere saborear y es lo que comen más en exceso. Si lo comen en exceso, repetirán su visita.

“La sal es similar pero se pronuncia más en el sabor” – comenta Dwight Riskey, experto en la industria y trabajó nada más que para la empresa Frito-Lay. Una pequeña porción de sal es suficiente como para hacer la gente salivar por la comida.  Por eso es tan fácil saturar de sal una comida. Pero cuando se mezclan apropiadamente la grasa, azúcar y sal se logra crear una comida estimulante.

Comidas con alto contenido de azúcar, grasas y sal nos hace comer más de esta misma comida

Galletas chocolate chip, leche azucarada, salami, pizzas, quesos grasosos, marshmallows, leche con chocolate, etc.  En un experimento con animales se les ofreció todo esto. Bendito!  Después de 10 días alimentados con comida de supermercado, los pobres engordaron significativamente. Pero no fue solo que ganaron peso.  Continuaron de forma adictiva comiendo esa comida. ¿Por qué seguían comiéndola, a pesar de que le pusieron también la correcta?

El mismo experimento se realizó en humanos y sus resultados fueron similares. 

Investigaciones de la grasa, azúcar y sal llevaron a la National Instiutes of Health a confinar varones en sobre peso a ingerir alimentos monitoreados.  Los primeros días le dieron comidas que les mantuvieran sus pesos actuales. Un promedio de 3, 000 calorías diarias. (50% eran carbohidratos, 30% grasa y 20% proteínas). Se les permitió comer lo que quisieran de unas máquinas de snacks. Se les dio 24 horas de acceso a comida grasienta, azúcares, cereales, postres, carnes, frituras, frutas, vegetales, nueces y bebidas.  Ya sabrás los resultados…

Las propiedades sensoriales de lo frío, lo cremoso de una batida, el aroma de un chocolate, un hamburguer, unas alitas de pollo fritas estimulan muy bien el apetito

No solo ingirieron las 3, 000 calorías que consumían antes, sino que llegaron a comer sobre 4, 500 calorías. Todos estos estudios lo que demuestran es que cuando se nos ofrecen una variedad de comidas con alto contenido de grasa, azúcar y sal comenzamos a comer en exceso sin pensar. El pensamiento se bloquea. 

Por ejemplo, si tomamos las famosas “potatoes  skins” o cascaras de papas, estas se fríen. Esa grasa del aceite se queda en la superficie de la cáscara haciendo que tu primer contacto sea con la grasa. Al combinarlo con tocineta, crema agria y quesos es el resultado de múltiples capas de grasas y luego se satura con sal. Lo mismo pasa con las papas fritas con queso derretido, las alitas buffalos, los nachos con queso, etc.

Los famosos “chicken tenders” están tan bañados de grasa y harina que pueden ser objetos no identificados. Si te vas por una ensalada puede que te engañes.  Uno piensa que porque hay mucha lechuga, tomates, pepinos estamos bien.  Bueno, eso es cierto si no le hechas la tocineta, los crutones grasosos y el baño de aderezo Ranch que se le vierte encima. Si te vas por una pizza y piensas que no tiene azúcar te engañas.  El “crust” de la pizza lleva azúcar y grasa.  Las ensaladas Cesar están hechas como una excusa para cargar grasa y sal.  Solo piensa en todo lo que has comido esta semana y analiza su contenido alto en grasa, azúcar y sal

El website  www.lanacion.com, hace una semejanza del azúcar con la cocaína. Comenta que hay evidencia que la comida con alto contenido de grasa, azúcar y sal provocan en el cerebro las mismas alteraciones químicas que producen la cocaína y la heroína. El cerebro libera una sustancia llamada dopamina cada vez que comemos azúcar. La dopamina es un neurotransmisor que genera placer a través de la comida, las drogas, el sexo y el ejercicio. Por conclusión, se crean cambios biológicos.  La diferencia con el ejercicio o el sexo es que estos dos últimos ayudan al cuerpo. Mientras que la comida alta en grasa, azúcar y sal hacen daño irreparable. Este hallazgo crucial se produjo en un estudio a las ratas, cuando advirtieron que el cerebro de ellas liberaba dopamina cada vez que comían la solución de azúcar. La dopamina es el neurotransmisor que se encuentra detrás de la búsqueda del placer, ya sea en la comida alta en azúcar, grasa y sal como las drogas crean daños irreparables.

El gobierno lo sabe, las grandes empresas de la industria de la comida también. Su razón es dominar a la humanidad a través de sistemas que debiliten al cuerpo y la mente para propósitos económicos y quién sabe cuáles más.

Está de ti y de mí dejar de ser parte de la comida en exceso, de la comida alta en grasa, azúcar y sal. Está de nosotros lograr una salud óptima y responsable.

Sígueme en el blog "Viajar con tenis" para recibir más información sobre ejercicios, nutrición y viajes. 

Berenice Suárez, CPT/SFS

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Berenice Suárez (14 noticias)
Visitas:
2974
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.