Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

El día de San Juan: tradiciones y magia

23/06/2021 16:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

La noche del 23 de junio tenía una significación especial en la cultura rural de las islas. En Tenerife, en La Gomera, en la isla de La Palma, en la playa de Puerto Naos, en Puntallana y en otros lugares del norte rural, se efectuaban ritos en las playas, era una jornada mágica en la que los ganados eran llevados a la orilla del mar con fines de limpieza y curación. Se encendían hogueras en muchas lomas, había celebraciones en muchos caseríos pero la pandemia nos ha privado de celebrar estas ceremonias del mundo antiguo, que cada vez tienen menos encaje en nuestra acelerada sociedad.

En las llamadas islas menores todavía existe un fondo de arcanos vinculados con la Naturaleza, en definitiva, con el paganismo precristiano. Un amigo, Ramón Araújo, dice que en el bosque de Los Tilos existen duendes, hadas y cuantas criaturas sobrenaturales podamos idear, son las mismas creencias vinculadas con otros lugares especiales de nuestra orografía, como la finca de Ossorio en Gran Canaria. Existen innumerables rituales de adivinación relacionados con esta fecha del día de San Juan, en la célebre canción Sanjuanito del grupo Los Sabandeños ya estaban formulados esos usos para entrever el futuro, encontrar pareja, enderezar la vida. Todos los 23 de junio, a las 12 de la noche, se celebra una Noche muy especial del año, una fiesta típicamente mediterránea de llamas purificadoras para celebrar el solsticio que da comienzo al verano. Las hogueras queman los malos recuerdos, muebles viejos, cosas inservibles y formulan mejores presagios para los meses venideros. Siempre ha sido así, aunque el Covid nos lo impide.

El gran protagonista de la Noche de San Juan es el fuego, cuyo fin no sólo es rendir tributo al sol, sino también purificar los pecados del hombre. Una famosa costumbre relacionada con la Noche de San Juan es la caminata sobre el fuego. Los devotos preparan caminos de brasas y caminan descalzos sobre ellos y otros saltan por encima del fuego. La celebración es acompañada con bailes, comidas y bebidas. Son muchas son las creencias que se relacionan con esta mágica noche pero te vamos a contar algunas de las más populares: era la noche del 23 de junio la más propicia para ritos brujeriles, recogida de plantas curativas, meterse desnudo en el mar, buscar pareja de acuerdo con ciertas predicciones, entrever el futuro. Arcaicas supersticiones de la cultura rural que todavía andan por ahí.

Tuve la suerte de ser pregonero dos veces de las fiestas de San Juan en Telde, y las dos veces fueron en el interior de la iglesia más antigua de la ciudad, esa que tiene tanta significación en mi obra literaria. En mi obra he tratado de buscar el espacio fundacional, el lugar del mestizaje, la conjunción de elementos europeos, africanos y americanos en la sociedad canaria. El arquetipo de lo que son las islas. Paseo por las calles estrechas, silenciosas, bajo la llovizna del alisio y me salen al paso multitud de personajes a los que sin duda he de mostrar mis respetos. ¿Quiénes son? Hacendados y labradores, gente poderosa y gente humilde, peones, desheredados, colonos de muchos lugares, con fuerza para desbrozar tierras que no habían sido cultivadas sino de manera primitiva. Me veo en los tiempos de la fundación, el lugar lleno de cuevas y modestas casas aborígenes, campesinos, sirvientes de los señores, artesanos y comerciantes, el guirigay de gentes venidas de Berbería, esclavos moriscos y negros del Golfo de Guinea que trabajaban en la industria del azúcar, familias judías expulsadas de la península, portugueses, flamencos, agentes comerciales europeos y sobre todo agricultores, propietarios ricos y modestos jornaleros que les servían en sus posesiones de Argual y Tazacorte, de La Orotava, de Telde, de tantos lugares de las islas. Como soñador entreveía pequeñas ciudades de blasones y arriba barrio de casas bajas, un entramado de calles empedradas, casi enmarañadas como en Andalucía.

De cualquier modo: aunque no hayamos podido vivirla, hay que recordar la noche de San Juan.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (1063 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
1055
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.