Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Adrya escriba una noticia?

Una dualidad cinematográfica aparentemente igual, pero diferente: terror y horror

23/03/2019 08:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Resulta de interés saber identificar la utilización y función de los términos "horror" y "terror"

A la hora de afrontar una situación de una fuerte carga emocional que nos provoca miedo tendemos a utilizar con cierta asiduidad determinados términos. Dos para ser exactos: horror y terror. Y es por ello que muchos piensan que son sinónimos pero, ¿de verdad lo son? La respuesta es taxativa, no.

Cuando hablamos de terror nos referimos a algo existente. Es tangible. Se trata de la situación que debemos hacer frente. El psicópata persiguiéndonos con un cuchillo en la mano. El familiar dentro de un quirófano en una operación de vida o muerte. El hijo pequeño que se ha perdido y no aparece. La amiga que secuestraron hace una semana y aún no hay noticias sobre ella.

Entonces, ¿cuál es la dicotomía entre terror y horror? El terror podemos describirlo como la incertidumbre, la tensión, el miedo. La intranquilidad de saber que algo malo va a pasar. « ¿Qué ha sonado?» « ¿Quién ha entrado en casa»? « ¿Hola?». El horror viene más tarde, cuando el pánico se adueña de nosotros. El terror es lo que aguarda antes de venir a por nosotros: el augurio del calvario. Y el horror es ese presagio ya consumado. Los males cuando se hacen efectivos. 

En palabras de Lovecraft, el terror más fuerte que podemos experimentar es el pánico a lo desconocido; el cual puede verse representado en los géneros cinematográficos y literarios, tanto de terror como fantástico, aunque hay que tener en cuenta que los rasgos que diferencian el cine fantástico del terror son difíciles de esclarecer. Un ejemplo de ello lo veríamos en el filme El Doctor Frankenstein (1931) Alien, el Octavo Pasajero (1979), donde se han catalogado en ambos géneros: terror y ciencia ficción.

La pantalla nos brinda esos macabros placeres que en otro tiempo y sin la tecnología era absolutamente imposible de experimentar

El terror ha estado adherido intrínsecamente al arte y el ocio desde tiempo inmemoriales. Una retrospectiva temporal no llevará hasta los primeros dibujos rupestres de tigres, osos y leones. ¿Acaso la historia de Cristo no fue un relato de miedo basado en injusticias, matanzas y barbaries? El Corán, el Antiguo y Nuevo Testamento, entre otros muchos, son solo algunos casos con componentes aterradores y espirituales. Todos ellos tienen un denominador común: su desenlace aterrador y los presagios que al final acaban haciéndose realidad.

Y entonces ¿por qué tenemos ese interés en escuchar estas narraciones y verlas en repetidas ocasiones? ¿Por qué sentimos esa extraña atracción hacia la muerte y sus diversas formas  hospedadas en el subconsciente de cada persona?

Es innato en el ser humano ese deseo por explorar aquellos pasajes que nos aterran sin tener que hacer frente a la muerte o, en el peor de los casos, confrontar cómo nosotros mismos nos hemos transformado en monstruos, violadores, asesinos, o cualquier otra forma abominable.

Con el cine podemos sentir esas sensaciones, ese estremecimiento en las entrañas, porque en palabras del guionista y psiquiatra Eduardo Torallas, «hay algo en el terror que se comunica con la parte más primitiva de nuestro cerebro, y que tiene que ver con nuestro instinto de supervivencia». La pantalla nos brinda esos macabros placeres que en otro tiempo y sin la tecnología era absolutamente imposible de experimentar. El ámbito cultural y tecnológico ha progresado con mucha más rapidez que el propio ser humano, y es precisamente por eso que sentimos esa “necesidad” de que la muerte esté tan presente en nuestro día a día, ya que, desde una perspectiva empírica, es una parte primordial de las personas.

El terror ha estado adherido intrínsecamente al arte y el ocio desde tiempo inmemoriales

Blog Cineground films


Sobre esta noticia

Autor:
Adrya (5 noticias)
Visitas:
4142
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.