Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El imperio estadounidense

4
- +
05/01/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image[La siguiente es una condensación del panfleto de Garet Garrett The Rise of Empire, publicado en 1952, e incluido en su colección The People's Pottage (Caldwell, ID: Caxton Printers, 1953)].

Hemos cruzado la frontera que se encuentra entre la República y el Imperio. Si se pregunta cuándo, la respuesta es que no se puede hacer un solo trazo entre el día y la noche; el momento preciso no importa. No había ningún cartel pintado que dijera: «Ahora estás entrando en el Imperio». Sin embargo, era un camino muy antiguo y la voz de la historia decía: «Lo sepas o no, el acto de cruzar puede ser irreversible».

Que una República puede desaparecer es un hecho de la escuela primaria.

La República Romana pasó al Imperio Romano y, sin embargo, nunca un ciudadano romano podría haber dicho «Eso fue ayer», ni el historiador, con todas las ventajas de la perspectiva, es capaz de situar ese acontecimiento trascendental en un punto exacto del dial del tiempo. La República tuvo un largo e infeliz crepúsculo. Se acuerda que el Imperio comenzó con Augusto César. Lo que hizo Augusto César fue demostrar una proposición que se encuentra en la Política de Aristóteles, una que debió conocer de memoria, a saber: «La gente no cambia fácilmente, sino que ama sus propias costumbres antiguas; y es sólo en pequeños grados que una cosa toma el lugar de la otra; así que las leyes antiguas permanecerán, mientras que el poder estará en manos de aquellos que han llevado a cabo una revolución en el Estado».

La revolución dentro de la forma

No hay consuelo en la historia para aquellos que ponen su fe en las formas; que piensan que hay salvaguarda en las palabras inscritas en el pergamino, conservadas en una vitrina, reproducidas en facsímil y transportadas de un lado a otro en un Tren de la Libertad.

Que sea historia actual. ¿Cuánto reflexiona la mitad más joven de esta generación sobre el hecho de que en su propio tiempo se ha producido una revolución completa en las relaciones entre el gobierno y el pueblo?

La medida en que los preceptos e intenciones originales de un gobierno constitucional, representativo y limitado, en la forma republicana, han sido erosionados por la argumentación y la dialéctica es un tema aparte, largo y ominoso, y pertenece a un tratado de ciencia política. El único hecho que hay que destacar ahora es que cuando el proceso de erosión ha continuado hasta que no se dice cuál es la ley suprema del territorio en un momento dado, entonces la Constitución comienza a ser burlada por la voluntad del ejecutivo, con algo así como la impunidad. Las instancias pueden no ser cruciales al principio y por eso son más peligrosas. A medida que se aprueba a uno, le sigue otro y se convierten en progresistas.

El burlar la Constitución y eludir sus restricciones se convirtió en un ejercicio popular del arte de gobernar en el régimen de Roosevelt. En defensa de su intento de llenar el Tribunal Supremo con jueces de mentalidad social después de que varias de sus leyes del Nuevo Trato fueron declaradas inconstitucionales, el presidente Roosevelt escribió: «Los miembros reaccionarios del Tribunal aparentemente habían determinado permanecer en el banquillo durante toda la vida ? con el único propósito de bloquear cualquier programa de reforma».

Entre los millones de personas que en ese momento aplaudieron esa declaración de desprecio había muy pocos, si es que había alguno, que no se hubieran asustado por una revelación de la secuela lógica. Creían, como todos los demás, que había una cosa que un Presidente nunca podría hacer. Había una frase de la Constitución que no podía caer, mientras viviera la República.

La Constitución dice: «El Congreso tendrá el poder de declarar la guerra».

Por lo tanto, eso era lo único que ningún Presidente podía hacer. Por su propia voluntad no podía declarar la guerra. Sólo el Congreso podía declarar la guerra, y se podía confiar en que el Congreso nunca la haría sino por voluntad del pueblo. Y esa era la salvaguarda más íntima de la república. La decisión de ir o no a la guerra estaba en manos del pueblo ? o eso creían. Ningún hombre podría hacerlo por ellos.

Es cierto que el Presidente Roosevelt llevó al país a la Segunda Guerra Mundial. No es lo mismo. Para una declaración de guerra fue al Congreso, después de que los japoneses atacaran Pearl Harbor. Él lo quería, lo había planeado, y sin embargo la Constitución le prohibió declarar la guerra y no se atrevió a hacerlo.

Nueve años después, un Presidente mucho más débil lo hizo.

Después de que el presidente Truman, solo y sin el consentimiento o conocimiento del Congreso, le declaró la guerra al agresor coreano, a siete mil millas de distancia, el Congreso condonó su usurpación de su exclusivo poder constitucional. Más que eso, sus partidarios políticos en el Congreso argumentaron que en el caso moderno esa sentencia de la Constitución que confiere al Congreso la única facultad de declarar la guerra es obsoleta.

Fíjate, las palabras no se habían borrado; todavía existían en la forma. Sólo que se habían vuelto obsoletos. ¿Y por qué obsoleta? Porque ahora la guerra puede comenzar repentinamente, con bombas que caen del cielo, y podríamos perecer mientras esperamos que el Congreso declare la guerra.

El razonamiento es pueril. La Guerra de Corea, que sentó el precedente, no comenzó de esa manera; en segundo lugar, el Congreso estaba en sesión en ese momento, por lo que la demora no pudo ser de más de unas horas, siempre que el Congreso hubiera estado dispuesto a declarar la guerra; y, en tercer lugar, el Presidente como Comandante en Jefe de las fuerzas armadas de la República puede, de manera legal, actuar a la defensiva antes de que se haya hecho una declaración de guerra. Está obligado a hacerlo si la nación ha sido atacada.

Los partidarios del Sr. Truman argumentaron que en el caso de Corea su actuación fue defensiva y por lo tanto estaba dentro de sus facultades como Comandante en Jefe. En ese caso, para que fuera constitucional, estaba legalmente obligado a pedir al Congreso una declaración de guerra después. Esto nunca lo hizo. Durante una semana el Congreso se basó en los periódicos para obtener noticias de la entrada del país en la guerra; luego el Presidente llamó a algunos de sus líderes a la Casa Blanca y les dijo lo que había hecho. Un año más tarde el Congreso seguía debatiendo si el país estaba o no en guerra, en un sentido legal y constitucional.

Unos meses más tarde, el Sr. Truman envió tropas estadounidenses a Europa para que se unieran a un ejército internacional, y no sólo lo hizo sin una ley, sin siquiera consultar al Congreso, sino que desafió el poder del Congreso para detenerlo. El Congreso hizo todos los sonidos de ira necesarios y luego empaló su dignidad con una resolución diciendo que estaba bien para esa vez, ya que de cualquier manera se había hecho, pero que de ahora en adelante esperaría ser consultado.

En ese momento, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado pidió al Departamento de Estado que expusiera por escrito lo que podría llamarse la posición del gobierno ejecutivo. El Departamento de Estado respondió complacido con un documento titulado «Facultades del Presidente para enviar tropas fuera de Estados Unidos, 28 de febrero de 1951», para información del Senado de Estados Unidos:

Como ha quedado claro en esta discusión sobre los poderes respectivos del Presidente y del Congreso, la doctrina constitucional ha sido moldeada en gran medida por necesidades prácticas. El uso del poder del Congreso para declarar la guerra, por ejemplo, ha quedado en suspenso porque las guerras ya no se declaran por adelantado.

César podría habérselo dicho al Senado Romano. Si la doctrina constitucional está moldeada por la necesidad, ¿para qué sirve una Constitución escrita?

Así, un argumento que al principio parecía descansar sobre un razonamiento pueril resultó ser profundo y astuto. Su uso inmediato fue para defender el precedente inconstitucional de Corea, a saber, la declaración de guerra como un acto de la propia voluntad del Presidente. Sin embargo, no se inventó sólo para ese propósito. Se presenta como un pronóstico de las intenciones del ejecutivo, una manifestación de la mente ejecutiva, un desafío mortal al principio parlamentario.

La pregunta es: «¿Quién controlará el instrumento de guerra?»

Es tarde para preguntar. Puede que sea demasiado tarde, porque cuando la mano de la República comienza a relajarse otra mano ya se está poniendo en marcha.

Si puedes tener un Imperio con o sin una constitución, incluso dentro de la forma de una constitución republicana, y si también puedes tener un Imperio con o sin un emperador, entonces ¿cómo se pueden distinguir con certeza las verdaderas marcas del Imperio? ¿Qué son?

El primer requisito del Imperio es:

El poder ejecutivo del gobierno será dominante. Puede ser dominante originalmente, como en los días de la monarquía hereditaria, o puede llegar a ser dominante por cambio, como cuando la República Romana pasó bajo el gobierno de Césares.

Lo que el Imperio necesita sobre todo en el gobierno es un poder ejecutivo que pueda tomar decisiones inmediatas, como la decisión en medio de la noche del Presidente de declarar la guerra al agresor en Corea, o, en el lado opuesto, la decisión en el Politburó del Kremlin, quizás también en medio de la noche, de mover una pieza en el tablero de ajedrez de la guerra fría.

La Ley Federal del Impuesto sobre la Renta de 1914 dio al gobierno un acceso ilimitado a la riqueza y, además, por primera vez, el poder de recaudar impuestos no sólo para los ingresos sino también para fines sociales, en caso de que surgiera una demanda popular de redistribución de la riqueza nacional. La Primera Guerra Mundial siguió inmediatamente. Mirando hacia atrás podemos ver que estos dos eventos marcaron el comienzo de un gran aumento en el poder ejecutivo del gobierno. Luego vino en rápida sucesión (1) la Gran Depresión, (2) el régimen revolucionario de Roosevelt, y (3) la Segunda Guerra Mundial, todo en un arco de veinte años.

En esos veinte años la esfera del Gobierno Ejecutivo se incrementó con una especie de fuerza explosiva. El Congreso recibió de la Casa Blanca leyes que estaban marcadas como «deben», y su principal función era promulgarlas y asimilarlas. La parte de la Corte Suprema era hacer que todo estuviera en consonancia con la Constitución mediante una reinterpretación liberal de su lenguaje. La palabra ejecutivo vino a tener su nueva connotación. En todos los años anteriores, cuando hablabas del poder ejecutivo del gobierno, te referías sólo al poder de ejecutar y administrar las leyes. En lo sucesivo, significaría el poder de gobernar.

Otro cambio muy sutil estaba teniendo lugar. Hace sólo unos años, si se hubiera hecho una pregunta como «¿Quién habla por el pueblo?» o «¿Qué órgano de gobierno pronuncia su voluntad soberana?» la respuesta habría sido «El Congreso de los Estados Unidos», ciertamente. Para eso estaba el Congreso.

Ahora es el Presidente, de pie a la cabeza del Gobierno Ejecutivo, quien dice: «Hablo por el pueblo» o «Tengo un mandato del pueblo», por lo que el hombre que resulta ser la encarnación del principio ejecutivo se sitúa entre el Congreso y el pueblo y asume el derecho a expresar su voluntad.

Hay algo más en esto. Cuánto más que el Congreso, el Presidente actúa directamente sobre las emociones y las pasiones de la gente para influir en su pensamiento. Al igual que controla el Gobierno Ejecutivo, también controla la mayor maquinaria de propaganda del mundo, a menos que sea la maquinaria rusa; y esta maquinaria es posesión exclusiva del Gobierno Ejecutivo. El Congreso no tiene ningún aparato de propaganda y se encuentra continuamente bajo la presión de la gente que ha sido movida a favor o en contra de algo por las ideas y el material de pensamiento difundido en el país por las oficinas administrativas en Washington.

El resultado es un Gobierno de Mesa, administrado por burócratas que no son elegidos por el pueblo.

En La grandeza que fue Roma, Stobart dice que durante mucho tiempo después de que la República se hubiera convertido en un Imperio, un republicano corpulento todavía podía creer que era gobernado por el Senado; sin embargo, poco a poco, a medida que se desarrollaba una completa burocracia imperial, el Senado se hundió en la insignificancia. Fue realmente la burocracia del palacio imperial la que gobernó el mundo romano y lo estranguló con buenas intenciones. El crecimiento de la burocracia fue a la vez síntoma y causa del aumento del poder del principio ejecutivo.

El engrandecimiento del principio ejecutivo del gobierno se produce de varias maneras, principalmente éstas:

(1) Por delegación. Es decir, cuando el Congreso delega en el Presidente una o más de sus facultades constitucionales y le autoriza a ejercerlas. Ese procedimiento tocó un punto muy alto durante el largo régimen de Roosevelt, cuando un Congreso complaciente delegó en el Presidente, entre otros poderes, el crucial de todos, a saber, el poder sobre el erario público, que hasta entonces había pertenecido exclusivamente a la Cámara de Representantes, donde la Constitución lo establece.

2) Mediante la reinterpretación del lenguaje de la Constitución. Eso lo hace un simpático Tribunal Supremo.

(3) Por la innovación. Es entonces cuando, en este mundo cambiante, el Presidente hace cosas que no están específicamente prohibidas por la Constitución porque los fundadores nunca pensaron en ellas.

4) Por la aparición en la esfera del Gobierno Ejecutivo de lo que se denominan organismos administrativos, con facultad para dictar normas y reglamentos que tienen fuerza de ley. Estos organismos han creado un gran cuerpo de derecho administrativo que las personas están obligadas a obedecer. Y no sólo hacen sus propias leyes; hacen cumplir sus propias leyes, actuando como fiscal, jurado y juez; y apelar sus decisiones a los tribunales ordinarios es difícil porque los tribunales ordinarios están obligados a tomar sus conclusiones de hecho como definitivas. Así pues, la separación constitucional de los tres poderes gubernamentales, a saber, el legislativo, el ejecutivo y el judicial, se ha perdido por completo.

(5) Por usurpación. Es entonces cuando el Presidente confronta voluntariamente al Congreso con lo que en el lenguaje de los Estados Unidos se llama el hecho consumado ? una cosa ya hecha ? que el Congreso no puede repudiar sin exponer al gobierno americano al ridículo de las naciones. Podría ser, por ejemplo, un acuerdo ejecutivo con países extranjeros que creara un organismo internacional para gobernar el comercio, en lugar del Tratado de la Organización Internacional del Comercio que probablemente no habría aprobado el Senado. El punto es que la Constitución no prohíbe específicamente al Presidente celebrar acuerdos ejecutivos con naciones extranjeras; sólo establece tratados. En cualquier caso, cuando se ha firmado un acuerdo ejecutivo, el Congreso es muy reacio a humillar al Presidente ante el mundo repudiando su firma. O, de nuevo, puede ser algo como ir a la guerra en Corea por acuerdo con las Naciones Unidas, sin el consentimiento del Congreso, o enviar tropas para unirse a un ejército internacional en Europa, por acuerdo con la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

(6) Por último, los poderes del Gobierno Ejecutivo están destinados a aumentar a medida que el país se involucra cada vez más en las relaciones exteriores. Esto es así porque, tanto tradicionalmente como por los términos de la Constitución, la provincia de asuntos exteriores es una que pertenece en un sentido muy especial al Presidente.

Hasta aquí el ascenso del poder ejecutivo del gobierno a una dimensión colosal, todo en nuestro propio tiempo. Ya no es una potencia coequal; es la potencia dominante en la tierra, como requiere el Imperio.

Una segunda marca con la que se puede distinguir inequívocamente al Imperio es: «La política interna se subordina a la política exterior».

Eso le pasó a Roma. Le ha pasado a todos los Imperios. Las consecuencias de que le haya sucedido al Imperio Británico están apareciendo trágicamente. El hecho que hay que afrontar ahora es que nos ha pasado también a nosotros.

No es necesario argumentar que al convertir la nación en un estado de guarnición para construir la más terrible máquina de guerra que jamás se haya imaginado en la tierra, toda política interna está destinada a estar condicionada por nuestra política exterior.

La voz del gobierno está diciendo que si nuestra política exterior fracasa estamos arruinados. Es todo o nada. Nuestra supervivencia como nación libre está en peligro. Eso lo hace simple, ya que en ese caso no hay política interna que no tenga que ser sacrificada a las necesidades de la política exterior ? incluso la libertad. Ya no se trata de lo que podemos hacer, sino de lo que debemos hacer para sobrevivir.

Ya no podemos elegir entre la paz y la guerra. Hemos abrazado la guerra perpetua. Estamos tan comprometidos con la Doctrina Truman, con ejemplos de nuestra intención y con compromisos formales como el Tratado del Atlántico Norte y el Pacto del Pacífico.

Que se trate de una cuestión de supervivencia, y cuán relativamente poco importantes son las políticas domésticas ? tocando, por ejemplo, los derechos de la propiedad privada, cuando, si es necesario, toda la propiedad privada puede ser confiscada; o tocando la libertad individual, cuando, si es necesario, todo el trabajo puede ser reclutado; o tocando el bienestar y la seguridad social, cuando en un estado de guarnición los hambrientos pueden tener que ser alimentados no con cheques del Tesoro sino en cocinas de sopa!

La mente americana ya está condicionada. Como prueba de ello, puede tomar la tonta renuncia con la que el pueblo recibe presentimientos como los siguientes, del editorial principal de The New York Times, del 31 de octubre de 1951:

... la guerra de Corea ha traído un gran y probablemente duradero cambio en nuestra historia y en nuestro modo de vida ... obligándonos a adoptar medidas que están cambiando todo el escenario americano y nuestras relaciones con el resto del mundo. ... Nos hemos embarcado en una movilización parcial para la que ya se han puesto a disposición unos cien mil millones de dólares. ... Por último, nos hemos visto obligados no sólo a mantener sino a ampliar el servicio militar obligatorio y a presionar para que se establezca un sistema de entrenamiento militar universal que afecte a la vida de toda una generación. El esfuerzo productivo y la carga impositiva resultante de estas medidas están cambiando el patrón económico de la tierra.

Lo que no se entiende tan claramente, aquí o en el extranjero, es que no se trata de medidas temporales para una emergencia temporal, sino más bien el comienzo de un estatus militar totalmente nuevo para los Estados Unidos, que parece seguro que estará con nosotros durante mucho tiempo.

Qué pérdida sería para la Biblia si los profetas hubieran sido redactores del New York Times. Nunca antes en nuestra historia, probablemente nunca antes en ninguna historia, se podría haber hecho un pronóstico tan terrible en estos tonos de nivel. Pero lo que dicen es verdad. Y ciertamente nunca antes la gente se había sentido tan desamparada al respecto, como si esto no fuera la cosecha de nuestra política exterior, sino que Jehová actuara a través de los rusos para afligirnos, y nadie más fuera responsable.

Otra marca del Imperio es: «Ascenso de la mente militar, hasta tal punto que la mente civil se siente intimidada».

El gran símbolo de la mente militar americana es el Pentágono en Washington con sus diecisiete millas y media de corredor, en el que los almirantes y generales a veces se pierden; sus veintiocho mil personas en escritorios, ocho mil automóviles estacionados afuera ? la ciudad cubierta más grande del mundo. Fue construido a un costo de setenta millones de dólares durante la Segunda Guerra Mundial, no como vivienda temporal como la que se construyó durante la Primera Guerra Mundial, sino como una vivienda para Marte. Lo que representa es una previsión de guerra perpetua.

Allí se concibe la estrategia global; allí, nadie sabe cómo, se llega a las estimaciones de lo que costará; y alrededor de ella está nuestro propio telón de acero. La información que proviene del interior es sólo la que las autoridades militares están dispuestas a divulgar, o tienen una razón para impartir a la gente. Todo lo demás está sellado como «clasificado» o «restringido», en nombre de la seguridad nacional, y el propio Congreso no puede obtenerlo. Así es como debe ser, por supuesto; los secretos más importantes del Imperio son los secretos militares. Incluso la información que no tiene ningún valor militar intrínseco puede ser clasificada, con el argumento de que si se divulgara podría dar lugar a críticas populares contra el establecimiento militar y causar malas relaciones públicas.

Fue el propio General MacArthur quien pronunció estas devastadoras palabras:

Hablar de una amenaza inminente a nuestra seguridad nacional a través de la aplicación de la fuerza externa es una tontería. ... En efecto, forma parte del modelo general de política equivocada el hecho de que nuestro país se haya orientado ahora hacia una economía de armamento que fue criada en una psicosis de histeria bélica inducida artificialmente y alimentada por una incesante propaganda del miedo. Aunque tal economía puede producir una sensación de aparente prosperidad por el momento, descansa sobre una base ilusoria de completa falta de fiabilidad y hace que entre nuestros líderes políticos haya casi un mayor temor a la paz que su temor a la guerra.

La cruda interpretación de las palabras del general MacArthur es ésta. La guerra se convierte en un instrumento de política interna. Entre los mecanismos de control en el tablero del gobierno ahora hay un dial marcado como Guerra. Se puede establecer para aumentar o disminuir el ritmo de los gastos militares, ya que los planificadores deciden que lo que la economía necesita es un poco más de inflación o un poco menos ? pero por supuesto nunca ninguna deflación. Y mientras que se preveía que cuando el Gobierno Ejecutivo esté resuelto a controlar la economía llegará a tener un interés creado en el poder de la inflación, así que ahora percibimos que llegará también a tener una especie de interés propio en la institución de la guerra perpetua.

Pero en la naturaleza misma del Imperio, la mente militar debe guardar sus secretos. Una República puede ponerse y quitarse su armadura. La guerra es un interludio. Cuando llega la guerra es un negocio civil, realizado bajo el asesoramiento de expertos militares. Tanto en la paz como en la guerra, los expertos militares están excluidos de las decisiones civiles. Pero con el Imperio es diferente; el Imperio debe llevar su armadura. Su vida está en manos del Estado Mayor y la guerra es supremamente un asunto militar, que requiere del civil sólo la aquiescencia, el esfuerzo y la lealtad.

Otra característica histórica del Imperio, y esta es una característica estructural, es:

Un sistema de naciones satélites.

Utilizamos esa palabra sólo para las naciones que han sido capturadas en la órbita rusa, con alguna inflexión de desprecio. Hablamos de nuestros propios satélites como aliados y amigos o como naciones amantes de la libertad. Sin embargo, satélite es la palabra correcta. El significado de esto es el guardia contratado. Cuando la gente dice que hemos perdido a China o que si perdemos a Europa será un desastre, ¿qué quieren decir? ¿Cómo podríamos perder China o Europa, ya que nunca nos pertenecieron? Lo que quieren decir es que hemos perdido o podemos perder un seguimiento de personas dependientes que actúan como guardia externo.

Es una larga lista, y el tráfico de satélites en la órbita americana ya es bastante denso sin tener en cuenta las naciones clientes, las naciones suplicantes y los satélites «waif», todos mirando al gobierno americano para obtener armas y ayuda económica. Estos están esparcidos por todo el cuerpo del mundo enfermo como festines. Para que cualquiera de ellos nos involucre en la guerra sólo es necesario que el Poder Ejecutivo en Washington decida que su defensa es de alguna manera esencial para la seguridad de los Estados Unidos. Así es como comenzó la Guerra de Corea. Corea era un satélite de los marginados.

El Imperio debe poner su fe en las armas.

El miedo por fin asume la fase de una obsesión patriótica. Es más fuerte que cualquier partido político. Cualquier candidato a un cargo público que juegue con su convicción básica será azotado. La convicción básica es simple. No podemos estar solos. Una economía capitalista, aunque posea la mitad de la potencia industrial de todo el mundo, no puede defender su propio hemisferio. Puede ser capaz de salvar al mundo; solo no puede salvarse a sí mismo. Debe tener aliados. Afortunadamente, es capaz de comprarlos, sobornarlos, armarlos, alimentarlos y vestirlos; puede que nos cueste más de lo que podemos pagar, pero debemos tenerlos o perecer. Esta voz de miedo es la voz del gobierno.

El miedo puede ser entendido. Pero una curiosa y característica debilidad emocional del Imperio es:

Un complejo de jactancia y miedo.

La jactancia es de lo que se puede llamar el sentimiento del Titanic. Muchos pasajeros del condenado Titanic no creerían que un barco tan grande y magnífico pudiera hundirse. Mientras estaba sobre el agua su cubierta de listado parecía más segura que un bote salvavidas en mar abierto. Así que con la gente del Imperio. Son poderosos. Han realizado obras prodigiosas, incluso muchas que parecían estar más allá de sus poderes. Reveses que han conocido pero que nunca han derrotado.

Así que esos deben haber sentido que vivieron la grandeza que fue Roma. Así se sintieron los británicos mientras gobernaban el mundo. Así es como se sienten ahora los estadounidenses.

A medida que asumimos responsabilidades políticas ilimitadas en todo el mundo, a medida que miles de millones en múltiplos de diez son votados por la intención global siempre en expansión, sólo hay desprecio para el que dice: «No somos infinitos». Calculemos nuestra máxima potencia de rendimiento, sopesémosla con lo que nos proponemos hacer y veamos si la balanza se equilibrará». Lo que vamos a hacer, eso podemos hacerlo. Resolvamos hacer lo que sea necesario. La necesidad creará los medios».

A la inversa, el miedo. Miedo al bárbaro. Miedo a estar solo. Llega un momento en el que la guardia misma, es decir, su sistema de satélites, es una fuente de miedo. Los satélites son a menudo voluntariosos y cuanto más confían en ellos, más voluntariosos y exigentes son.

Y luego, por fin, el miedo secreto e irreductible de los aliados -no éste o aquél de manera invidente, sino aliados extranjeros en el principio humano, cada uno con una vida propia que salvar. ¿Cómo se comportarán cuando llegue la prueba? ? cuando se enfrentan, en este caso, a la terrible realidad de convertirse en el campo de batalla europeo en el que se defenderá la seguridad de los Estados Unidos? Si flaquean o fallan, ¿qué será de las armas que les hemos suministrado? ¿Y si se rindieran o fueran capturados y se volvieran contra nosotros?

La posibilidad de tener que enfrentarse a sus propias armas en un campo extranjero es una de las pesadillas del Imperio.

Tal y como las hemos establecido hasta ahora, las cosas que significan Imperio son estas, a saber:

(1) Ascenso del principio ejecutivo de gobierno a una posición de poder dominante,

(2) Adaptación de la política interna a la política exterior,

(3) Ascenso de la mente militar,

(4) Un sistema de naciones satélites para un propósito llamado seguridad colectiva, y,

(5) Un complejo emocional de jactancia y miedo.

Hay otro signo que se define gradualmente. Cuando está claramente definido puede ser ya demasiado tarde para hacer algo al respecto. Es decir, llega un momento en que el Imperio se encuentra así mismo como ?

Un prisionero de la historia.

La historia de una República es su propia historia. Su pasado no contiene su futuro, como una semilla. Una República puede cambiar su curso, o invertirlo, y eso será asunto suyo. Pero la historia del Imperio es la historia del mundo y pertenece a mucha gente.

Una República no está obligada a actuar sobre el mundo, ni a cambiarlo ni a instruirlo. El imperio, por otro lado, debe desplegar su poder.

¿Qué es lo que ahora obliga al pueblo americano a actuar sobre el mundo?

Al hacer esa pregunta, el tema del miedo se minimiza y el que toma su lugar es magnífico. No sólo pensamos en nuestra seguridad, sino en nuestra seguridad en un marco de seguridad colectiva. Más allá de eso hay un pensamiento más grande.

Es nuestro turno.

¿Nuestro turno para hacer qué?

Nos toca a nosotros asumir las responsabilidades del liderazgo moral en el mundo.

Nos toca a nosotros mantener un equilibrio de poder contra las fuerzas del mal en todas partes -en Europa y Asia y África, en el Atlántico y en el Pacífico, por aire y por mar-, siendo el mal en este caso el bárbaro ruso.

Nos toca a nosotros mantener la paz del mundo.

Nuestro turno de salvar la civilización.

Nuestro turno de servir a la humanidad.

Pero este es el lenguaje del Imperio. El Imperio Romano nunca dudó de que era el defensor de la civilización. Sus buenas intenciones eran la paz, la ley y el orden. El Imperio Español añadió la salvación. El Imperio Británico añadió el noble mito de la carga del hombre blanco. Hemos añadido la libertad y la democracia. Sin embargo, cuanto más se le añade, más es el mismo idioma todavía. Un lenguaje de poder.

Siempre los estandartes del Imperio proclaman que los fines a la vista santifican los medios. Las ironías, sublimes y patéticas, son dos. La primera es que el Imperio cree lo que dice en su bandera; la segunda es que la palabra para el fin último es invariablemente Paz. Paz por la gracia de la fuerza.

Hay que ver que en el camino hacia el Imperio pronto hay un punto del que no hay vuelta atrás.

El argumento para seguir adelante es bien conocido. Como Woodrow Wilson una vez preguntó, «¿Rompemos el corazón del mundo?». Así que ahora muchos están diciendo, «No podemos defraudar al mundo libre».

¿Qué significa esto? Nunca se sabe.

El 24 de junio de 1941, al extender el contrato de préstamo a Rusia en la Segunda Guerra Mundial, el presidente Roosevelt dijo:

«Sólo aceptaremos un mundo consagrado a la libertad de palabra y de expresión ? libertad de cada persona de adorar a Dios a su manera ? libertad de la miseria y libertad del terrorismo».

El senador Taft era uno de los pocos en ese momento que podía imaginar lo que podría significar lo que pasaría a partir de ahí. Preguntó: «¿Se consagrará a la libertad de expresión la parte del mundo que Stalin conquista con nuestros aviones y nuestros tanques? ¿Se consagrará a la libertad de la miseria y a la libertad del terrorismo? O, después de una victoria rusa con nuestra ayuda, ¿debemos intervenir con nuestros ejércitos para imponer las cuatro libertades a doscientos millones de personas, a diez mil millas de distancia, que nunca han conocido la libertad de la miseria o la libertad del terrorismo?».

En octubre de 1951, sólo diez años después, la revista Collier's dedicó un número entero a un adelanto de la Tercera Guerra Mundial, con veinte artículos escritos por profesores, militares, publicistas y otros que podrían llamarse a sí mismos creadores de opinión pública ? y la secuela de ello fue la liberación del pueblo ruso. La respuesta a la pregunta del Sr. Taft.

Entre el gobierno en el sentido republicano, es decir, constitucional, representativo, de gobierno limitado, por un lado, y el Imperio, por otro, existe una enemistad mortal. Uno debe prohibir al otro o uno destruirá al otro. Eso lo sabemos. Sin embargo, nunca se ha sometido la elección al voto del pueblo.

El país ha sido comprometido con el curso del Imperio por el Gobierno Ejecutivo, paso a paso, con consignas, encubrimientos, equívocos, una propaganda de miedo, y en cada crisis un llamado a la unidad, para no presentar al mundo el aspecto de una nación dividida, hasta que por fin se proclame que los acontecimientos han tomado la decisión y ésta sea irrevocable. Por lo tanto, ahora es imposible alterar el curso.

¿Quién dice que es imposible? El Presidente lo dice; el Departamento de Estado lo dice; todos los globalistas y los de un solo mundo lo dicen.

No pregunte si es posible o no. Pregúntese esto: si fuera posible, ¿qué haría falta? ¿Cómo podría el pueblo restaurar la República si lo hiciera? O, antes de eso, ¿cómo podrían recuperar su derecho soberano constitucional a elegir por sí mismos?

Cuando lo pones de esa manera, estás obligado a girar y mirar el terreno perdido. ¿Cuáles son las posiciones, olvidadas o rendidas, que tendrían que ser recapturadas?

La altura en el primer plano es un estado de ánimo. Para recuperar el hábito de la decisión, las personas deben aprender de nuevo a pensar por sí mismas; y esto requeriría una especie de autodespertar, como de una pequeña alarma en las profundidades.

La segunda altura a recuperar es aquella en la que la antigua política exterior fue sometida a debate público. ¡Cuánto tiempo hace que parece! ¿Y cómo se perdió esa altura? No hubo ninguna batalla por ello. El gobierno se apoderó de ella sin luchar; y ahora el Presidente puede decir que el pueblo debe aceptar la política exterior del gobierno sin debate.

En un discurso pronunciado ante el Club Democrático Nacional de Mujeres el 20 de noviembre de 1951, el presidente Truman dijo:

Recordad lo que pasó en 1920. Cuando el pueblo votó por Harding, eso significó un tremendo cambio en el curso que Estados Unidos estaba siguiendo. Significó que le dimos la espalda a la recién nacida Liga de Naciones. ...creo que la mayoría de la gente ahora reconoce que el país eligió el camino equivocado en 1920. ... Desde que soy Presidente he tratado de dirigir un curso recto de manejo de los asuntos de política exterior sobre la única base del interés nacional. Las personas que he elegido para ocupar los principales puestos relacionados con la política exterior han sido escogidas únicamente por sus méritos, sin tener en cuenta las etiquetas de los partidos. Quiero que siga siendo así. Quiero mantener nuestra política exterior fuera de la política doméstica.

Hasta ahora, si la mente americana hubiera estado condicionada por la frase infatuada, política exterior bipartidista, esa extraordinaria declaración fue recibida vacía. ¿Qué decía el Presidente? Decía que porque, en su opinión, la gente una vez votó mal sobre la política exterior, no debería votar más sobre ella. Que se lo dejen al Presidente. De ello se deduce lógicamente que el pueblo ya no tiene nada que decir sobre la guerra y la paz.

En esta altura, donde la política exterior será debatida una vez más por el pueblo que tal vez tenga que morir por ella, que el viento sea frío y despiadado. Que se expongan a ello aquellos que han llevado al país a este punto muerto.

En la siguiente altura se encuentra el control de las arcas públicas. Hasta que el pueblo no se haya recuperado, no podrá domesticar al Gobierno Ejecutivo. La aprobación de leyes para controlar o restringirlo no sirve de nada. La única manera de razonar con él es cortándolo en los bolsillos. La gente no siempre ha manejado bien el bolso. A veces lo han llenado de dinero malo; a veces han arrojado su contenido de manera imprudente. Pero existe esta diferencia, que no importa cuán mal pueda manejar el pueblo el erario público, no puede controlarlo, mientras que en manos del gobierno el control del erario se convierte en el instrumento más poderoso de la política ejecutiva que toca la vida del pueblo.

Las posiciones en el terreno perdido que se han nombrado son vitales. Para servir a la República, todos deben ser asaltados y capturados. Pero todavía hay uno más, el último y más alto de todos. Las laderas son empinadas y estériles. Ningún enemigo es visible. El enemigo está en ti mismo. Por esto puede ser llamado el Pico de la Fortaleza.

Lo que hay que afrontar es que el coste de salvar la República puede ser extremadamente alto. Podría ser relativamente tan alto como el costo de establecerlo en primer lugar, hace ciento setenta y cinco años, cuando el amor por la libertad política era una poderosa pasión, y la gente estaba dispuesta a morir por ella.

Cuando la economía se ha estado moviendo durante mucho tiempo por medio de la propulsión a chorro, cuanto más alto, más rápido, con el combustible de la guerra perpetua y la inflación planificada, llega el momento en que hay que elegir entre seguir y seguir y disolverse en la estratosfera, o desacelerarse. Pero la desaceleración causará un choque terrible. ¿Quién dirá, «¡Ahora!»? ¿Quién está dispuesto a enfrentarse a la cruda y peligrosa realidad de la deflación y la depresión?

Cuando Moisés llevó a su pueblo a la Tierra Prometida, envió exploradores para que la exploraran. Volvieron con palabras de entusiasmo por sus bellezas y sus frutos, y la gente se alegró mucho, hasta que los exploradores dijeron: «Lo único es que esta tierra está habitada por hombres muy feroces».

Moisés dijo: «Ven. Caigamos sobre ellos y tomemos la tierra. Es nuestro de parte del Señor».

El pueblo se volvió amargamente contra Moisés y le dijo: «¡Qué profeta has resultado ser! ¿Así que la tierra es nuestra si podemos tomarla? No necesitábamos ningún profeta para decirnos eso».

Sin duda el pueblo sabe que puede recuperar su República si la quiere lo suficiente como para luchar por ella y pagar el precio. El único punto es que ningún líder ha aparecido aún con el valor de hacerlos elegir.

Esta versión condensada apareció en un número de 1966 de Left & Right, editado por Murray Rothbard.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2040 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
37
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.