Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Heggar escriba una noticia?

Cómo Entrar a la Mente Incosciente Del Cliente

10/05/2017 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Siempre me había preguntado porque en los supermercados había panaderías, después de divagar, preguntar y observar, encontré la respuesta en el marketing sensorial. Muchos mercados pequeños quizás no lo saben porque tienen la panadería pero no aplican el fin del marketing sensorial. El olor de esas panaderías está apagado, solo la vista del cliente percibe el pan al entrar, pero el olfato está inactivo porque no hay olor.

image

El olor a pan tiene magia y atrae a cualquier persona para que compre. ¿Quién no lo ha hecho o por lo menos se ha deleitado con esa fragancia exquisita que sale de una panadería? Si la panadería al interior del supermercado me atrae con su olor, una vez adentro compro el pan, pero a la vez voy a buscar artículos de primera necesidad al fondo del supermercado, al paso por las estanterías, tengo el placer de degustar un delicioso dedito de queso con relleno de chocolate, mientras tanto la música suave en el ambiente me envuelve y me quedo un rato más. Alzo mis ojos hacia la tienda de ropa, las luces mágicamente enfocan en cada prenda de la estantería. Este es el juego mágico del marketing de los sentidos, establecer un vínculo fuerte, donde el imperio de los sentidos comienza a reinar. Enfocando los cinco sentidos se despiertan sensaciones y emociones, es cuando se vende más y mejor. Se evocan recuerdos que se fijaron a través de emociones y sensaciones y estos son más duraderos. Las percepciones se fijan fuertemente en la mente inconsciente para captar y fidelizar clientes. Un día alguien me preguntó ¿Por qué en el supermercado la panadería huele a pan, sin embargo la pescadería no huele a pescado? El olor a pan vende y atrae, el del pescado desagrada y provoca rechazo. Esto es lo que se llama marketing sensorial.

¿Quién no ha percibido el aroma a pan recién hecho? Es un aroma agradable y hay que fomentarlo, y se puede hacer de una manera artificial. En el laboratorio se crean olores artificiales que las grandes marcas aprovechan para atraer clientes. Pero el olor a pescado hay que camuflarlo y evitarlo. Un truco para camuflar el olor a pescadería es intensificando la luz, dándole color más blanco, bajamos la temperatura que da la sensación de frescura, la temperatura de la panadería debe subir, eso significa pana caliente. Esto se llama compensar los estímulos que se perciben a través del olfato La estrategia sensorial del olfato, vista y oído entran en juego: en la zona de pescadería, todo el ambiente es agradable y la experiencia de compra es diferente. Otra experiencia se vive en la zona de panadería. Se degustan cupcakes con un capuchino caliente o un brazo de reina con crema chantillí. La publicidad tradicional atrae clientes a través de la vista y del oído, letreros vistosos, iluminados en tamaños considerables. En algunas ocasiones lo hace a través del gusto, cuando hermosas niñas voluptuosas, apostadas a lado de las estanterías ofrecen deditos de queso rellenos de chocolate o galletas chorriaditas con caramelo caliente. El cerebro asocia y fija los recuerdos fuertemente a través del marketing sensorial. El aroma de palomitas a la entrada del cine, el olor a coche nuevo, los colores de una tienda de golosina, la luz enfocada al producto en las tiendas de ropa. Estudios científicos ha demostrado que el olfato genera mayor impacto y mejores experiencias de compra. Las empresas que emplean estrategias olfativas en sus establecimientos pueden llegar a incrementar en un 40% la facturación. Las empresas crean sus propias esencias corporativas, que son asociadas a la marca, el conocido odotipo. Pero, para que resulte más poderoso, algunas tiendas combinan la música con los aromas para crear una experiencia de consumo propia y diferencial. El acto de compra se transforma en un placer sensorial, en un rato de confort, es una experiencia de compra que se disfruta. Los resultados que se obtienen es la lealtad del cliente, vinculación a la marca, se logra mayor consumo y compras repetitivas. La técnica tradicional es convencer al cliente con argumentos racionales, precio, descuentos, promociones, de los famosos 2X1. Etc. ¿Cómo entrar en el juego de los sentidos?: Llegamos a una tienda, los colores y decoración alegran el ambiente, iluminación adecuada en cualquier rincón de la tienda. (primer juego: la vista). Las mesas y sillas del lugar son agradables y confortables, la temperatura es agradable, la textura, la suavidad (segundo juego, el tacto). La música envuelve el ambiente en un mar de sensaciones agradables al oído, una música suave y relajada invita a que el cliente demore más tiempo y recorra todo el sitio (marca sonora: sonotipo) y su posicionamiento, invita a los clientes quedarse (tercer juego, el oído). El aroma casi imperceptible (odotipo) contribuye a mejorar la percepción de marca. (Cuarto juego: el olor). Comienza ahora a desarrollar el juego del marketing de los sentidos y aprende a entrar en la mente inconsciente de los clientes y aumenta tus ventas en un 40% más.


Sobre esta noticia

Autor:
Heggar (15 noticias)
Fuente:
umbraldelcambio.com
Visitas:
2390
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.