Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eldiario.es escriba una noticia?

La estación espacial china Tiangong-1 va a caer sobre la Tierra, pero no deberías preocuparte

30/03/2018 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Una estación espacial china que llegó a pesar más de ocho toneladas va a caer sobre la Tierra el próximo fin de semana. Los responsables de la misma no pueden controlarla desde el planeta, después de que dejase de funcionar su telemetría. Su radio de caída es amplio, ya que podría afectar a cualquier punto de Australia, África... o España. Pero, a pesar de que lo relatado parece grave, su reentrada no debería preocuparnos demasiado. La atmósfera y sus altas temperaturas se encargarán de destruirla en gran medida. Aunque siempre existe una mínima posibilidad de que te caiga un pequeño trozo de metal sobre la cabeza.

La Tiangong-1 (que en castellano se puede traducir como "Palacio celestial") es la protagonista de esta historia. Tras ser puesta en órbita en 2011, en 2016 China anunció que ya había perdido su control por fallos de distinto tipo. Tanto que la última vez que pudo ajustar su órbita, que lo recomendable es que supere los 400 kilómetros, fue en diciembre de 2015. Al no poder manejarla y no poder mantenerla a una altura adecuada (cayó hasta los 280 kilómetros) se vio que no tenía salvación. "Esa órbita baja es la de reentrada a la Tierra, la de vehículos como la Soyuz o las cápsulas americanas, y ya no hay manera de salvarla", explica a eldiario.es el astrofísico Eduardo Ojero.

Cuando un satélite o una nave de cualquier tipo va a caer sobre el planeta, se controla su dirección para que caiga en lugares sin riesgo para los humanos, como el Océano Pacífico. Pero al no poder manejarla desde aquí, lo único que se puede hacer es prever en qué puntos pueden caer sus fragmentos. Y es que en ningún caso veremos caer desde el cielo grandes trozos de la construcción china. "No tiene un escudo, y la atmósfera tiene temperaturas de entre 2.000 y 3.000 grados. Se va a desintegrar bastante", señala el experto. Tampoco hay astronautas en peligro, ya que ninguno la pisa desde 2013.

España es uno de los puntos del globo a los que puede afectar de lleno el regreso de la Tiangong-1. Lo mismo ocurre con otros países del sur de Europa, como Italia o Grecia. Los dos continentes que pueden ver cómo caen los trozos de la estación en cualquier punto de sus territorios son Australia y África. La mayor parte de Latinoamérica, México y Estados Unidos también pueden verse afectados. Lo mismo le puede ocurrir a India o Japón.

El mayor temor cuando se confirma que algo del espacio va a entrar en la atmósfera es si caerá sobre nosotros. Eduardo Ojero insiste en que el riesgo de que alguien salga herido por los restos de la estación china es "pequeñísimo". "También han caído trozos de meteorito, y normalmente no ha pasado nada", cuenta el astrofísico. El último caso de una persona que recibiese un impacto tras una reentrada data de 1996, cuando a Lottie Williams le golpeó un trozo de basura espacial en Tulsa, Oklahoma. Pero no resultó herida de consideración.

Lo que sí recomiendan desde la ESA o la NASA es que nadie se acerque a los trozos de la nave si los ve caer. "Si alguien ve una de estas cosas y se acerca, puede exponerse a los gases que sueltan, aunque ninguno de sus materiales es radioactivo", dice Ojero. En Aerospace también avisan de que los fragmentos pueden ser tóxicos o corrosivos.

El misterio sigue siendo dónde caerá lo que quede de la Tiangong-1 después de que la atmósfera dé cuenta de ella. Su arco de caída, situado entre los 42, 8º de latitud norte y los 42, 8º de latitud sur, conforma un rectángulo enorme que afecta a todos los continentes. Como explica Ojero, su órbita de caída es tan grande que puede tocarle a cualquiera. El otro enigma es el tamaño de los fragmentos. "Puede que hasta se desintegren la mayor parte", tranquiliza el astrofísico.


Sobre esta noticia

Autor:
Eldiario.es (9123 noticias)
Fuente:
eldiario.es
Visitas:
3197
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.