Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Paz escriba una noticia?

Genio detectivesco

13/05/2013 11:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Javier Paz García En la novela detectivesca, el persona central es el detective quien con ingenio y perspicacia soluciona misterios en un inicio inextricables. Edgar Allan Poe inventó a Monsieur Auguste Dupin, Arthur Conan Doyle a Sherlock Holmes, Gilbert Keith Chesterton al padre Brown, Agatha Christie a Hércules Poirot y Jorge Luis Borges a Jorge Luis Borges. Si un asesinato ha sido cometido, Holmes o Poirot pueden resolverlo sin dificultad. Los problemas que investiga el ficticio Borges son de naturaleza metafísica: la invención de un mundo idealista llamado Uqbar cuyo descubrimiento se debió a la conjunción de un espejo y una enciclopedia pirática, la búsqueda de un libro en una biblioteca similar al universo, las tribulaciones de un inmortal que ya no quiere serlo, la pesadilla de recordarlo todo, el atroz encuentro de Borges con Borges en un banquillo frente al río Charles, la existencia de un objeto que permite ver todos los lugares del mundo vistos desde todos los ángulos, o la atrevida sugerencia de que los seres humanos no somos muy diferentes a los Yahoos . ¡Pero que nadie acuse a Borges, el autor, de no poder inventar y resolver un asesinato! Ahí está Erik Lönnrot, quien descifró el esquema de un cuádruple crimen donde él mismo fue la tercera y última víctima. Sucede que un asesinato es algo vulgar, y por eso Borges inventa a un Lönnrot para que lo investigue y solucione, y reserva a Borges para misterios verdaderamente inescrutables. En sus cuentos, el escritor Jorge Luis Borges crea universos fantásticos que son explorados por el ficticio Borges. En ellos el narrador, el detective y la víctima son la misma persona, los victimarios son el tiempo, el espacio, el infinito y la eternidad. Y mientras que los misterios de Dupin, Holmes o el padre Brown no pasan de causar un asombro momentáneo y ciertamente no ponen en peligro al lector, los metafísicos laberintos borgeanos terminan perdiendo a quien los lee, como lo hicieron con su autor. Santa Cruz de la Sierra, 05/05/13 http://javierpaz01.blogspot.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Javier Paz (262 noticias)
Fuente:
javierpaz01.blogspot.com
Visitas:
291
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.