Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que R.j. Sulbarán escriba una noticia?

Historias de ciencia ficción : Violeta, La víctima (Cap.III)

01/10/2014 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Edward en su afán de conseguir a su amada se adentra cada vez más en el misterio de su desaparición, enemigos empiezan a aparecer en su transitar, algunas respuestas llegan en el camino

La ciudad amaneció colapsada, las personas tienen un animo diferente, o seré yo el que amaneció diferente, no lo se, no puedo apartar el recuerdo de Laura, sus ojos, esos hermosos ojos que me inquietan. <Pensaba Edward mientras esperaba ser atendido>

- ¿Como quiere su café señor?

- Descafeinado por favor.

Hace dos días que había visitado a la Señorita Erika, la hermana del joven muerto según por pruebas ilícitas del laboratorio, sigo analizando su declaración, fue muy vivida, la curiosidad lo embargó, caminó unos metros hasta el parque y vio una banca y se sentó, tomo la grabadora y volvió a escuchar la declaración de la joven, quería oírla atentamente, sin interrupciones, accionó el grabador y se colocó el audífono y escuchó la voz de la joven. “Mi hermano vivía de la calle, había perdido su trabajo hace más de diez años, su esposa lo abandonó, perdió todo, solo le quedó el sobrevivir en las calles de New York, estaba enfermo, sus pulmones estaban colapsando, supe de él cuando fue encontrado en las calles desmayado, casi agonizante, el frio de la intemperie le había afectado los pulmones, me llamaron, llegue al día siguiente, estaba al otro lado del país, él ya no estaba, pensé lo peor, fui donde una enfermera y pregunté, un alivio llegó a mi, Anthony había salido de alta, el hospital estaba colapsado y debían liberar camas y el estaba bien, nadie se explica, un milagro, aunque a los médicos no les gustaba ese termino, <me dijo> -se había recuperado de forma milagrosa, tenía un noventa por ciento de los pulmones sin uso, pensamos que no sobreviviría, pero paso la noche y el diez por ciento de sus pulmones lo mantenían bien, y como era un vagabundo, se tomo la decisión de dejarlo ir, y se le dijo que pasara en dos días para un chequeo-<terminó de explicarme> me había dejado una carta, le agradecí y busqué un lugar libre para sentarme, lo encontré y apresurada abrí el sobre, tenía las manos sudorosas, la tensión en mi rostro era evidente, no había tenido noticias de mi hermano hace mas de siete años, al fin, entre el temblor de mis manos pude abrir el sobre, lo leí, aquí la tengo déjeme leérsela” <tomando la carta>

<Querida Erika, sé que te llamaron, quise esperarte, estaba muy mal, un joven doctor hablo ayer conmigo, me dijo que conocía a un hombre importante en un laboratorio que trabajaba en una medicina experimental que recupera completamente las afecciones pulmonares, me dijo que hoy mismo me podía ayudar, no lo pensé dos veces, el hombre estaba ahí, esperando, entró y me inyectó la medicina, en pocos minutos me sentí extraordinario, me dijo que iban a hablar con el doctor para que me revisara y me diera de alta y luego irnos a continuar el tratamiento, espere dos horas, te escribí esta carta y se la dí a la enfermera, me había dicho que se había comunicado contigo, gracias por todavía pensar en mi>

Edward se adentró en el misterio de un caso del cual no podrá salir

Eso fue lo último que supe de él, pasó un mes y me preocupé, fui a la central de la policía de New York, no me prestaron atención, me dijeron que mi hermano era un mendigo y ellos no tenían hogar fijo y la calle era su hogar, no eran prioritarios como personas desaparecidas, me enfurecí, salí de ahí, contrate un detective privado, le entregué todo lo que tenía que sirviera para encontrarlo, no tardo mucho en darme noticias, los primeros lugares que visitan antes de comenzar una investigación es la morgue y luego los hospitales, no llegó a ir a los hospitales, lo encontró en la morgue, tenía una noche, lo encontraron muerto en la calle, un infarto, lo primero que pasó por mi mente fue preparar el entierro, no teníamos una gran familia, solo él y yo, mis padres murieron en un accidente cuando eramos niños, nos criaron nuestros abuelos y ya habían fallecido, pero tuve una duda, mi hermano me escribió que estaba en un tratamiento, ¿como era que estaba en la calle?, quizás había una respuesta, pero algo en mi interior me decía que no estaba bien, pedí una autopsia, podía hacerlo, estaba dentro de mis derechos, el doctor habló conmigo, me dijo que tal cual había colocado la causa de la muerte fue un infarto, fulminante, el corazón prácticamente había estallado, le pregunte si tenía que ver con sus pulmones, que estaban afectados, el doctor me vio extrañado, me dijo porque le preguntaba eso, le respondí que hace poco menos de un mes había venido de urgencia al hospital porque mi hermano estaba crítico por una afección pulmonar, casi agonizante, incluso tengo el informe médico que indica que cuando entró sus pulmones estaban en un noventa por ciento perdidos, el me vio fijamente un instante, joven su hermano estaba completamente sano, es más su organismo era de un hombre quince años mas joven, su musculatura, su salud debe haber estado en su mejor momento, pensé que era un deportista de alto nivel que por exceso de entrenamiento y causas cruzadas le sobrevino un infarto, el doctor se fue y yo quedé con muchas dudas, continué con el proceso de enterrarlo y hable con el detective, necesitaba saber la verdad, le di una copia de la carta, ahí estaba lo único que podía aportar para una investigación, un doctor que lo puso en contacto con un hombre misterioso, que trabajaba para un laboratorio y una medicina experimental, le di el informe médico y la autopsia, le pedí que buscara la verdad, no pedía más, estuvo en el caso dos semanas, me dijo que no pudo conseguir nada, ningún doctor estuvo a cargo de su hermano, nadie le registró la salida como acompañante, llegó con los paramédicos y salio sólo, nada que implique a nadie, lo único es que la doctora que lo atendió dijo que era imposible que fuera la misma persona la que atendió y la del informe del forense, - intente hacer algo con eso, pero no encontraron rastros de drogas ni nada por el estilo en la autopsia, es lo único que me podía dar, sin embargo investigué en la calle-<me dijo>, pude contactar un par de vagos que lo llegaron a conocer, me dijeron que trabajaban para los hombre recuperadores, indagué, pero no me llevó a nada- <me comentó>

Enterré a mi hermano y volví a casa, una tarde fui a tomar un café, había pasado dos semanas de la muerte de mi hermano, todavía estaba inquieta por la diferencia entre el informe médico y la autopsia, le había entregado los resultados de ambas pruebas de laboratorio a Preston, Preston era mi novio, trabajaba en proyectos de laboratorio para universidad, era lo que llamaban un genio, aunque para mi era el hombre más tierno del mundo, sintió mi preocupación y me dijo que podía ayudarme, que dejara que revisara los resultados, si había una explicación científica el me la daría, estaba llegando al café cuando un auto me intercepto, dos hombres salieron de él, me agarraron por el brazo y me lavaban adentro, el más alto me miró fijamente y me dijo que no hiciera un movimiento tonto, que abordara el auto, lo golpee con toda mi fuerza en el entre pierna, unos conocidos me vieron y corrieron en mi auxilio, los dos hombres entraron en el auto y se fueron a gran velocidad, pasó por mi mente que eso era por mi hermano, eran los que se lo llevaron del hospital, se enteraron de mis preguntas, Preston, pensé inmediatamente en él, lo involucré debo encontrarlo, lo llamé, no contestó, pensé lo peor, fui como loca a la universidad, no lo encontré, la oficina estaba sola, vi en su escritorio, no estaban los informes de su hermano, lo esperé por dos días, llamé a su familia, no tenían noticias de él, fui a la policía, buscaron en su apartamento, no estaba, lo colocaron como persona desaparecida, no supe más de él, ni de mis perseguidores, pasé por su oficina, me llamó el rector, era lo más parecido a una familia que vivía en el estado, me pidió que pasara buscando su caja de pertenencias, así lo hice, entre lagrimas me lleve lo único que quedo de él a mi casa, en la noche revise las cosas, tome un libro y un tríptico cayó, era un tríptico de la división genética de Industrias Franford y tenia escrito el nombre de mi hermano, eso era una señal, Preston me dejo una señal, tenía un comienzo, ahora necesitaba encontrar quien podía ayudarme a continuar, ellos me dejaron tranquila, se llevaron las pruebas, y a Preston, seguro había descubierto algo, busqué toda la noche en internet, conseguí la información de Laura, me inspiró confianza y me arriesgué, viajé, fui con ella, le expliqué todo, ella me pidió que la dejara trabajar y que tratara de vivir mi vida normal, si ellos pensaban que ya no era un peligro, debían continuar pensando así, no tuve noticias hasta que supe de su muerte, preferí no seguir, me habían vencido, pero usted acá, ¿que significa?, ¿porque esta aquí?

La grabación llegó hasta ahí, recordó que la había culminado, no quería que quedara grabado nada que lo comprometiera, por lo menos mientras averigua mas, se quedó un rato sentado en la banca del parque, cerró los ojos, oyó los sonidos que llegaban a sus oídos, el trinar de los pájaros, un llanto de un bebe cercano, la brisa chocando contra su rostro, y luego una voz cándida “gracias, por seguir mi camino” abrió los ojos, busco en todas las direcciones, no había nadie cerca, pero la voz la había reconocido, era Laura.

 

Próximo capítulo: "Cerca de ti"

 


Sobre esta noticia

Autor:
R.j. Sulbarán (104 noticias)
Visitas:
1007
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.