Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Un gran imperio requiere un gran gobierno

0
- +
13/11/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEl caos que surge del intervencionismo estadounidense en Siria ofrece una excelente oportunidad para explorar la mente intervencionista.

Considere la terminología empleada por los intervencionistas: Las acciones del presidente Trump en Siria han dejado un «vacío de poder» que Rusia e Irán están llenando ahora. Estados Unidos ya no tendrá «influencia» en la región. Los»aliados» ya no podrán confiar en que los EE.UU. vendrán en su ayuda. Las acciones de Trump han amenazado la «seguridad nacional». Ahora es posible que ISIS reformule y amenace con apoderarse de tierras e incluso de regímenes en Oriente Medio.

Esta palabrería es el clásico lenguaje del imperio. Es el lenguaje del intervencionista y del imperialista.

En medio de todo el caos intervencionista en el Medio Oriente, es importante tener en mente un hecho de importancia crítica: Nada de esto significará una toma violenta del gobierno de los Estados Unidos o una invasión y conquista de los Estados Unidos. El gobierno federal continuará. La vida americana continuará. No habrá ningún ejército de musulmanes, terroristas, sirios, isisios, rusos, chinos, traficantes de drogas o inmigrantes ilegales que vengan a buscarnos y tomar las riendas del IRS.

¿Por qué es un punto importante? Porque demuestra que no importa lo que ocurra en Siria o en el resto de Oriente Medio, la vida continuará aquí en Estados Unidos. Incluso si Rusia consigue seguir controlando a Siria, eso no va a resultar en una conquista de los Estados Unidos. Lo mismo ocurre si ISIS, digamos, toma el control de Irak. O si Turquía termina matando a muchos kurdos. O si Siria termina protegiendo a los kurdos. O si Irán continúa siendo controlado por un estado teocrático. O si los rusos retoman el control sobre Ucrania.

No fue diferente a cuando Vietnam del Norte terminó ganando la guerra civil vietnamita. Las fichas de dominó no cayeron sobre los Estados Unidos y convirtieron a América en roja. Tampoco importa que Egipto siga estando controlado por una brutal dictadura militar. O que Cuba, Corea del Norte y China están controlados por regímenes comunistas. O que Rusia está controlada por un régimen autoritario. O que Myanmar (Birmania) está controlada por un régimen militar totalitario. Estados Unidos y el gobierno federal seguirán en pie.

Estados Unidos fue fundado como una república de gobierno limitado, una que no envió sus fuerzas militares alrededor del mundo para matar monstruos. Eso no quiere decir que no hayan pasado cosas malas en todo el mundo. Siempre han pasado cosas malas en todo el mundo. Dictaduras. Hambre. Guerras. Guerras civiles. Revoluciones. Imperios. Tortura. Ejecuciones extrajudiciales. La tiranía. Opresión. La política de los Estados Unidos era que no iría al extranjero para arreglar o aclarar ese tipo de cosas.

Todo eso cambió con la conversión del gobierno federal en un estado de seguridad nacional y con la adopción de una política exterior pro-imperio y pro-intervención. Cuando eso sucedió, el gobierno de Estados Unidos asumió el deber de arreglar los males del mundo.

Más sobre

Fue entonces cuando los funcionarios de Estados Unidos comenzaron a pensar en términos de imperio y a usar el lenguaje del imperio. Los regímenes extranjeros se convirtieron en «aliados», «socios» y «amigos». Otros se convirtieron en «oponentes», «rivales» o «enemigos». Los acontecimientos a miles de kilómetros de distancia se convirtieron en amenazas a la «seguridad nacional».

Fue entonces cuando las fuerzas estadounidenses comenzaron a invadir y ocupar otros países, a librar guerras de agresión contra ellos, a intervenir en guerras extranjeras, revoluciones y guerras civiles, a iniciar golpes de estado, a destruir regímenes democráticos, a establecer un imperio de bases militares nacionales y extranjeras, y a bombardear, disparar, matar, asesinar, espiar, mutilar, torturar, secuestrar, herir y destruir a personas en países de todo el mundo.

Los resultados del imperialismo y el intervencionismo estadounidense siempre han sido perversos, no sólo para los extranjeros sino también para los estadounidenses. Así es como los estadounidenses han terminado con gastos y deudas federales fuera de control que han dejado a gran parte de la clase media en la nada, incapaces de mantenerse a sí mismos en su vejez, incapaces de ahorrar un nido de dinero para emergencias financieras, y viviendo de cheque en cheque. El imperio y el intervencionismo no son baratos.

El cambio hacia el imperio y el intervencionismo ha provocado la destrucción de la libertad y la privacidad estadounidenses aquí en casa. De eso se tratan los asesinatos, la vigilancia secreta, la tortura y las detenciones indefinidas de ciudadanos estadounidenses, supuestamente para protegernos de los peligros producidos por el imperialismo yanqui y el intervencionismo en el extranjero. Se le podría llamar librar una guerra perpetua por la libertad y la paz, tanto aquí como en el extranjero.

Sólo hay una solución a todo este caos: el desmantelamiento, no la reforma, del Pentágono, el complejo militar-industrial, el vasto imperio de bases militares extranjeras y nacionales, y la NSA, junto con el fin inmediato de todo intervencionismo extranjero. Una sociedad libre, pacífica, próspera y armoniosa implica necesariamente la restauración de una república de gobierno limitado y una política exterior no intervencionista en nuestro país.

[Originalmente publicado en la Future of Freedom Foundation ]

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1865 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
16
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.