Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Paz escriba una noticia?

Inteligencia emocional para mejorar en el trabajo y en la familia

5
- +
03/06/2020 01:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace unos años, en la búsqueda de mejorar los procesos de selección de personal en mi trabajo empecé a explorar el área de inteligencia emocional. Quien popularizó este concepto fue Daniel Goleman, un psicólogo graduado de Harvard. Una hipótesis razonable es suponer que mientras más inteligente sea una persona (medida por su coeficiente intelectual), será más exitosa. Sin embargo, la evidencia empírica muestra que muchas mentes brillantes se mantienen en la mediocridad y el aislamiento y que no necesariamente son las personas con mayor coeficiente intelectual (CI) quienes ocupan los altos cargos en las empresas o gobiernos. Entonces debían existir factores adicionales a la inteligencia (entendida como coeficiente intelectual) que expliquen el éxito de las personas. Goleman se propuso desentrañar esos otros factores que vino a llamarlos inteligencia emocional . Es justo aclarar que Goleman no inventó el concepto, pero profundizó sobre él, lo hizo popular y hoy es uno de los temas recurrentes en las áreas de recursos humanos y capacitaciones ejecutivas. La inteligencia emocional comienza por tener la capacidad de conocernos a nosotros mismos (una misión sin fin ya sugerida hace siglos por el Oráculo de Delfos, Sócrates y Shakespeare, entro otros) para luego ser capaz de mejorar. En lo social es la capacidad de captar las emociones ajenas y relacionarse efectivamente con otros. Para entender de manera sucinta este concepto, la siguiente paráfrasis de Goleman podría ayudar: "a las personas se las contrata por su currículo y se las despide por su falta de inteligencia emocional". En efecto, no es infrecuente encontrar anécdotas de un trabajador tremendamente inteligente, con un currículo impecable, incluso con mucho empuje y ganas y que por alguna razón no encuadra con sus colegas, cae mal, genera mal ambiente y termina siendo inefectivo él mismo y desmotivador para su entorno. Probablemente esa persona tiene una baja inteligencia emocional que no le permite generar relaciones constructivas. La buena noticia es que cualquier persona que se lo proponga, a cualquier edad es capaz de mejorar su inteligencia emocional. Mientras exploraba estos temas, atravesaba dificultades con mi hijo mayor que entonces tendría alrededor de 4 años. Su carácter desafiador y mi afán de disciplina llevaron a generar el total rechazo del niño hacía mí, algo doloroso para un padre. Con mi esposa visitamos psicólogos, vimos videos y leímos libros sobre cómo educar a los niños y noté que había temas similares, como aprender del cerebro límbico o reptiliano que controla las emociones y del neocortex que nos da las habilidades racionales, de los mecanismos básicos de defensa (pelear, huir, paralizarse) que todos experimentamos ante situaciones de peligro y que en realidad uno de los roles más importantes que podemos realizar los padres es desarrollar la inteligencia emocional en los niños, algo que yo no estaba haciendo muy bien. Hoy mi relación con mi hijo dista de ser perfecta, yo sigo cometiendo errores y su conducta sigue siendo un gran desafío para su madre y para mí, pero puedo decir que al cambiar yo, él mejoró, acabó su rechazo hacia mí y disfruta de pasar tiempo con su padre (excepto cuando tenemos que hacer tareas, que sigue siendo un suplicio). Un hijo es un lindo desafío, no es fácil, pero es lindo, así que no me quejo. Estudiamos años para tener una profesión, seguimos dedicando tiempo a nuestra profesionalización incluso después de salir de la universidad y las personas sobresalientes en realidad nunca dejan de aprender. Nuestra profesión y nuestro trabajo son importante y vale la pena dedicarles tiempo. Quienes tenemos hijos decimos con frecuencia que lo más importante son ellos, y sin embargo no le dedicamos a aprender a ser padres ni una décima parte de lo que le dedicamos a nuestra profesión. Es mentira que no hay manual para padres, sí los hay y aunque ningún libro va a evitar que cometamos errores, ni va a convertir lo difícil en fácil, le dará herramientas para educar con disciplina y amor, para criar niños más felices y con mayor autoestima. Ejercitar el autoconocimiento y desarrollar nuestra inteligencia emocional nos ayudará en nuestro trabajo, en nuestras relaciones familiares y sociales, en la educación de nuestros hijos y en el disfrute de nuestras vidas. Santa Cruz de la Sierra, 03/06/20 http://javierpaz01.blogspot.com/

Más sobre


Sobre esta noticia

Autor:
Javier Paz (355 noticias)
Fuente:
javierpaz01.blogspot.com
Visitas:
11
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.