Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Paz escriba una noticia?

La ciencia de la felicidad

6
- +
24/06/2020 23:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un cliché que todos hemos oído alguna vez es que en chino la palabra crisis, también significa oportunidad. La pandemia nos ha traído la cuarentena, la cuarentena nos ha privado de visitas con los padres, de cumpleaños de niños, de llevadas y traídas al colegio, de la frater o el junte de amigos; la necesidad de quedarnos en casa nos ha dado tiempo y con el tiempo hemos jugado más con nuestros hijos, conversado más con nuestra pareja, hemos leído más, hemos mirado tele. También por la pandemia, muchas instituciones educativas pusieron a disposición del público algunos cursos en internet de forma gratuita; uno de ellos es el curso más popular de la Universidad de Yale, The science of well being (la ciencia de la felicidad dado en inglés en www.coursera.org). El curso examina lo que la ciencia sabe sobre cómo funciona el cerebro, el comportamiento humano y las cosas que tienden a darnos felicidad, como también cosas que creemos que lo harán pero que no lo hacen y cómo a veces el cerebro nos engaña para que persigamos cosas que no necesitamos. Si su abuela le dijo alguna vez que el dinero no causa la felicidad, puede decirle que, según la ciencia, tiene razón: una vez podemos cubrir las necesidades básicas de alimentación, vivienda y salud, el incremento de la riqueza tiene un impacto ínfimo en la felicidad de las personas. Tampoco causan felicidad cosas que muchos creemos que sí, como tener el trabajo de nuestros sueños, poseer muchos bienes materiales, tener notas perfectas (el curso se da a estudiantes de Yale, jóvenes altamente competitivos y obsesionados por ser los mejores), tener un cuerpo perfecto y ni siquiera encontrar el amor verdadero. Según las investigaciones que presentan, el matrimonio genera un aumento de felicidad que luego de alrededor de dos años se disipa totalmente, algo que yo no puedo confirmar ni a rechazar por cuestiones de supervivencia. Es decir, según estos estudios (nuevamente aclaro que esto no lo digo yo), el matrimonio sería como comprarse un Mercedes: nos hace felices cuando lo estrenamos y luego nos acostumbramos. Y si estas cosas no nos dan felicidad, entonces ¿qué nos hace felices? Podemos preguntarle a la abuela y nos dirá que la salud, el ejercicio físico, dormir lo suficiente y nuevamente tendrá razón. Por supuesto, Yale no va a dar un curso, ni se convertirá en el más popular por repetir los consejos de la abuela. Entre las cosas que se exploran son las fortalezas personales y cómo ponerlas en práctica. Hacer las cosas en las que nos sentimos capaces y que disfrutamos es una parte importante de sentirnos plenos y es que los seres humanos tenemos una necesidad intrínseca de sentirnos útiles a nuestra sociedad. Por esto mismo otra forma de ser felices es cultivar la generosidad, no importa si usted ayuda a un conocido o desconocido, el hecho de ayudar nos una alegría más duradera que un Mercedes y diversos estudios muestras cómo la gente se siente mejor cuando gasta dinero en otros que cuando lo gasta en sí mismo; en tal sentido, el dinero sí puede contribuir a la felicidad. Sentir gratitud y agradecer diariamente por las cosas buenas es también otra manera de construir nuestra felicidad. El día (y la vida) es una serie de eventos que podemos ver como positivos o negativos, en muchos casos nosotros elegimos enfocarnos en lo malo y rumiar sobre el problema en el trabajo, la discusión con la pareja, etc. o sentirnos agradecidos por ver un amanecer, estar sanos, haber aprendido algo del error cometido, abrazar a un hijo o besar a la mujer amada. La gratitud es una actitud mental al igual que la envidia y el odio. Curiosamente son mutuamente excluyentes, es decir, es difícil que una persona sienta ambas al mismo tiempo. Sentir gratitud nos da paz y tranquilidad, sentir envidia, odio o rumiar sobre un mal momento nos quita la paz. Nosotros elegimos y curiosamente muchas veces elegimos la intranquilidad. Nuestra mente está continuamente generando pensamientos que nos producen intranquilidad (trate de concentrarse siquiera 3 minutos en su respiración y verá que luego de algunos segundos le caerán una lluvia de pensamientos, sobre lo que tiene que hacer mañana, sobre algo que pasó ayer, una charla con el vecino, etc.) De cierta manera no somos dueños de nuestros pensamientos, pero nuestros pensamientos son los que determinan nuestro estado de ánimo y nuestra felicidad. La meditación es una práctica que ayuda a concentrarnos, a moderar nuestra mente e incluso a reaccionar con mayor mesura ante situaciones desagradables. De hecho, nuestra mente es tan hábil para divagar que la mayoría del tiempo que hacemos una cosa estamos pensando en otra; nos levantamos y pensamos lo que vamos a hacer en el trabajo, en el trabajo pensamos lo que vamos a comer al medio día, en el almuerzo pensamos en la reunión de la tarde y en la noche pensamos lo que tenemos que hacer al día siguiente. Para contrarrestar esto otra práctica que podemos hacer es saborear. Cuando se meta un bocado a la boca, concéntrese exclusivamente en ese bocado, en su sabor, textura, como se va desintegrando, en fin, haga lo que hacen los que han aprendido a catar un vino, disfrute el aroma, los colores, la textura. Saborear no se limita a la comida, cuando abrace a su hijo, haga lo mismo, no piense en otra cosa que en el placer del abrazo. No tengo que recomendarle saborear el sexo, porque, según los estudios, es la actividad donde la mente divaga menos, se concentra en lo que está haciendo y a diferencia de la mayoría de actividades, no piensa en mil cosas más. Por último, menciono la importancia de mantener conexiones sociales. Las personas que tienen relaciones sociales, que se mantienen en contacto con sus amigos tienden a vivir más y ser más felices que las personas solitarias. Cultive sus amistades como cultiva una planta, disfrute de sus amigos y ría con ellos. Eso es precisamente lo que voy a hacer ahora, luego de prepararme un singani que voy a saborear con placer, porque es noche de frater virtual y mis amigos me están esperando. Santa Cruz de la Sierra, 24/06/20 http://javierpaz01.blogspot.com/

Más sobre


Sobre esta noticia

Autor:
Javier Paz (355 noticias)
Fuente:
javierpaz01.blogspot.com
Visitas:
6
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.