Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

La inmolación del PSOE

01/09/2019 04:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ensueño del PSOE de repetir los comicios para acabar con Podemos, es una maniobra de alto riesgo que mas que facilitarle su hegemonía en la izquierda, por hartazgo electoral, allanará el acceso al poder del triunvirato de derechas

Contrariamente a lo que se nos cuenta, desde la España de la Transición jamás hubo una izquierda transformadora con rango ejecutivo, toda vez que desde el primer momento del hipotético cambio, el PSOE que teóricamente ostentaba ese espacio ideológico renunció a los principios fundamentales de su ideario, plegándose a las exigencias de los poderes fácticos obstinados en salvaguardar su influencia en el ámbito económico, financiero, político e institucional para evitar con ello la ruptura con el Estado anterior y de ese modo continuar ejerciendo su preponderancia en la definición de los parámetros de la vida política del país.

Aspectos como su percepción plurinacional de España, o su vocación republicana fueron parte del desarme político que los socialistas aceptaron en la inmodélica Transición ante el empuje del neoliberal ismo dominante. lo que le hizo perder su esencia, pudiendo decirse por tanto que desde el minuto uno de aquel proceso el PSOE actuó como un inequívoco referente neoliberal, que nunca como un partido con sensibilidad política de izquierdas, lo que refrenda por tanto que el paso de la dictadura a la democracia no fue más que una mudanza del régimen dictatorial anterior.

Con su actitud el PSOE solo mantiene cautivas sus siglas históricas a modo de apariencia, pero para nada defiende el objetivo renovador de la izquierda real, como tampoco ninguna decisión política que entre en colisión con los intereses del establishment que son quien en verdad siguen marcando la pauta a la hora de establecer las relaciones de poder del Estado.

Cuando en época electoral los socialdemócratas fingen discursivamente radicalización de postulados, lo hacen al solo objeto de suprimir a sus competidores y tomar con ello rentabilidad en las urnas y así afianzar su hegemonía; una práctica asidua que llevan utilizando desde los albores de la Transición en su intento de marginar a quien se ubicaba a su izquierda; un esquema que utilizó de forma iterativa con el Partido Comunista y con Izquierda Unida hasta reducirlos al ostracismo.

Pero más allá de simulacros, lo cierto es que pasados los comicios siempre repitió idéntica política que la llevada a término desde la Transición consistente en dar continuismo al formato neoliberal, que en su contexto difiereen lo sustancial de los compromisos programáticos con la ciudadanía, y ello, a pesar de su implicación en la crisis económica de 2008, de su participación activa en la reforma del artículo 135 de la Constitución y la tácita connivencia con los brutales recortes al estado de bienestar

Con su empecinada actitud, el PSOE intenta imponer las directivas del neoliberalismo en su accíonde gobierno

Es por eso que con tal lastre no se entienda su envanecimiento tras los resultados electorales de abril de 2019, cuando lo cierto es que llegó al gobierno por acontecimientos dispares con su proceder político, tal fue el 11M en 2004 y una inédita moción de censura en 2018; y si a pesar de tal circunstancia a la hora de formar Ejecutivo no es capaz de determinar cuáles son las opciones que tiene ante sí, ni reconoce a los sujetos susceptibles de ser socios estratégicos, y en vez de establecer alianzas pugna por destruir o debilitar al sujeto político de la izquierda que contribuyó en enorme medida a facilitarle su acceso al poder, entonces resulta obvio que a su actitud de desafección se ha de añadir su total desinterés por imprimir un cambio de proceder en su pervertida acción política

Con su empecinada actitud en la formación de gobierno el PSOE, más que optar por cambiar las reglas de juego, está apostando por la continuidad que representa seguir aplicando como solución las políticas causantes de la anómala situación que sufre el país, con el agravante añadido que presupone su renuncia a la conformación de una alternativa de progreso, una decisión que por sí misma acabará por frustrar definitivamente la unidad de la izquierda, cerrando a cal y canto toda probabilidad a la conformación de un gobierno para el cambio

Quien desde la izquierda quiera dar pasos en positivo hacia un nuevo tiempo político, más allá de dejarse llevar por artificios mediáticos e influencias exógenas ha de saber de antemano que el PSOE es ajeno a ese ámbito de significación ideológica, pues a la hora de la verdad su práctica política es reflejo del fundamentalismo neoliberal y de acatamiento al mandato de los mercados, planteamientos diametralmente opuestos a los postulados por la izquierda real y progresista, más proclive a implementar un cambio de modelo que salvaguardando el marco de libertades propicie mayores cotas de prosperidad desde dinámicas de crecimiento, y siempre, teniendo presente el cumplimiento del mandato electoral.

No siendo de recibo que a través de subterfugios y cambalaches y desoyendo la voluntad de 11 millones de electores el PSOE intente convertir las directivas del neoliberalismo en su razón de gobierno.

Mas que aferrarse a su manual de resistencia, Sánchez debiera asumir de una vez por todas que los tiempos del bipartidismo son una parte de la historia que no volverá, y que en su guerra hegemónica contra Unidas Podemos no logrará más que su propio suicidio en las urnas


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (402 noticias)
Visitas:
2801
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.