Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

La literatura como contradiscurso en tiempos postmodernos

06/11/2014 09:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si la cultura es la construcción de una relación activa entre el hombre y su memoria, y entre el hombre y el mundo, con la aspiración de lograr el enriquecimiento personal, la cultura tiene que estar alerta.

Por supuesto que los tiempos postmodernos son incitantes. Veamos, por ejemplo, la multiplicidad de emisores. El hecho de que se genere una desmasificación de las audiencias, -con muchas emisoras de TV digital y emisoras de radio, así como muchos diarios en la red y con el interesante fenómeno del periodismo interactivo de los blogs donde hay una comunicación más libre y espontánea que en los medios tradicionales- supone pluralismo y diversidad. Múltiples mensajes generarán múltiples receptores de esos mensajes; de un lado encontraremos mensajes interesados y de otros hallaremos propuestas encaminadas a defender con mejor o menor fortuna todas las opciones posibles, incluso ese cúmulo de conocimientos y prácticas culturales específicas de la comunidad que entendemos como "identidad", lo cual parece un proceso interesante siempre que entendamos esa identidad referenciada con el espíritu universal, con el contraste sin complejos de inferioridad, no a la manera exclusivista y casi totalitaria con que se entiende la "identidad" en algunas zonas del planeta.

Con las nuevas posibilidades se destruyen las imágenes predominantes del mundo y de la vida, ya que se favorece la liberación de las peculiaridades personales y locales frente a la presión dominadora de las opciones hegemónicas. Decía Ortega y Gasset que "la realidad, precisamente por serlo y hallarse fuera de nuestras mentes individuales, sólo puede llegar a éstas multiplicándose en mil caras o haces."

Como consecuencia de todo ello, las sociedades postmodernas son más complejas, incluso más caóticas. El propio progreso técnico se torna caprichoso, o hasta cuestionable. Por ejemplo, hoy son posibles la clonación o las manipulaciones genéticas, y a veces se tiene la impresión de que el avance desenfrenado puede ir contra el propio hombre que lo genera. Si ya existen en el mercado ordenadores que redactan a la voz de su dueño cartas en cualquier idioma, estamos prescindiendo de un solo golpe de la secretaria y del traductor. La revolución tecnológica introduce robots en las grandes cadenas de la industria automovilística, y ello es de tal magnitud que acaba por destruir puestos de trabajo, o de generar puestos en precario. En EEUU es muy fácil el despido, pero también es muy fácil encontrar trabajo, aunque el sistema siempre crece aupando a unas capas sociales y a unas etnias sobre otras, con lo cual la disputa social siempre está presente. ¿Pero cómo se regeneran esos puestos de trabajo en países menos desarrollados como el nuestro, si el empresario lógicamente va a luchar por reducir costos llevándose la producción a países donde los salarios sean más bajos? ¿Hará falta reivindicar una economía justa, igual que un comercio justo, a la medida del hombre?

Contra la orgía de lo efímero y aleatorio, contra el delirio consumista, el mejor remedio sería buscar una nueva relación con el mundo y sobre todo reactivar la memoria, reivindicando de paso el sentido de la razón en todos los actos humanos; será la razón la que ha de eliminar la idea de progreso ilimitado alzando la del progreso sostenible, pues el progreso ilimitado ?por su propia voracidad y falta de freno racional- se asienta sobre la puesta en grave riego del medio ambiente. Con la crisis energética que se avecina, con la carencia y encarecimiento de materias primas, con la escasez de agua y con el cambio climático por medio, es la razón la que debe reconducir el progreso cuando cada día mueren en el mundo más de cien mil personas a causa del hambre, y en países como el nuestro aún se presta escasa ayuda al Tercer Mundo que nos envía miles de pateras y miles de muertos. El ser humano necesita autodeterminarse una vez más y el escritor, el intelectual, debe formular de nuevo su mirada crítica y su apelación a la verdad y a la belleza vertiendo los ideales de un diálogo de solidaridad y de intercomunicación, pues decía Platón que pensar es dialogar con nuestros antepasados, con nuestros contemporáneos y con nosotros mismos.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (957 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
772
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.