Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Gomes escriba una noticia?

LA MEDITACIÓN ADVAITA V: Tú únicamente existes en Dios

17
- +
10/08/2022 15:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cuerpo, el mundo y la mente son producto de la imaginación; lo único real es el propio Ser atemporal

Extracto del libro:

 

La filosofía hindú se divide en ortodoxa (astika) y heterodoxa (nastika). Las ortodoxas aceptan la autoridad de los Vedas y los Upanishads, mientras que los sistemas filosóficos heterodoxos niegan la autoridad védica. Las escuelas ortodoxas generalmente incluyen seis darśanas (visión de lo divino): Nyaya, Vaisheshika, Samkhya, Yoga, Mīmāṃsā y Vedanta, y las escuelas heterodoxas comunes son Jainismo, Budismo, Ajñana, Ajivika y Lokaiata.

 

Los autores de las darsanas son: Vedanta (de Viasa), Yoga (de Patañyali), Sankhia (de Kapilá), Mimansa (de Yaimini), Niaiá (de Gótama), Vaisesika (de Kanada). Se complementan de dos en dos: nyāya y vaiśeṣika, sāṃkhya y yoga, mīmāṃsā y vedānta.

 

El Vedanta ("fin de los Vedas") se basa en los Upanishads principales, los Brahma Sutras y el Bhagavad Gita. Hay tres escuelas principales dentro del Vedanta, que basan su doctrina en las Upanishad: Advaita (no dualista), ​ cuyo principal exponente es Shankara (siglo VII);Visista advaita (no dualista calificada), cuyo principal exponente es Ramanuja (siglo X) y Dvaita (dualista o pluralista), ​ tiene como principal exponente a Madhava (siglo XI).

 

La doctrina Advaita ("no dualidad")afirma la unidad del Atman (alma)y Brahman (Realidad Suprema). Se basa en los Upanishads, el Bhagavad Gita y los Brahma Sutras. Fue el filosófo indio Shankara (788-820) quien dio forma a esta doctrina basándose en los Upanishad y en los escritos de Gaudapada, autor de los kárika, Mandukya Upanisad, el texto más corto de los Upanishad. El maestro de Shankara fue Govindapada, quien a su vez fue discípulo de Gaudapada.

 

El Advaita afirma que el mundo tiene una existencia relativa y lo demuestra analizando los tres estados de la conciencia (vigilia, sueño con ensueños y sueño profundo). Sostiene que Brahman es la única realidad, que todas las almas son el Atman único y que éste es idéntico con Brahman, Dios. Toda realidad por separado de Brahman es falsa, así el cuerpo, el universo, los objetos materiales, carecen todos de existencia intrínseca. Cuando el alma se absorbe en Brahman ve la única verdad: no hay diferencia alguna entre ella y Dios. Dentro de este proceso a Dios se lo puede conocer con cualidades o sin atributos. Se considera que practicar devoción hacia Dios con forma ayuda a descubrir internamente a Dios sin atributos ni cualidades, es decir totalmente impersonal.

 

Sólo existe unión total con todo, lo Absoluto es Único, es lo Único que hay, no existe dicotomía alguna entre sujeto y objeto, entre quien percibe y lo percibido. Define la doctrina Advaita que la falsa apariencia de multiplicidad dentro de lo que solamente es Uno se debe a la conceptualización mental, que divide y fragmenta la realidad, surgiendo así un universo, un yo, un ego, imaginarios; cuando este proceso cesa, la realidad única se revela ante el Conocedor en forma supraobjetiva. Así la no conceptualización es la respuesta a la pregunta básica: "¿quién soy yo?". El silencio que acompaña el surgir de la onda de existencia "Yo Soy" indica la condición del propio Ser. Para el Advaita tanto el espacio como el tiempo son ilusorios, sólo existe el ahora en sentido atemporal y aespacial.

 

Según el Advaita el individuo no es "el hacedor", dado que el individuo en sí es ilusorio, es la Conciencia quien realiza todas las acciones en el universo y no el individuo que no existe en realidad.

 

 

RENUNCIACIÓN

1.1.- Renunciar completamente al mundo y a todo egoísmo, es vivir el deseo de Dios y dejar de sentir deseos propios.

1.1.1.Meditar sobre los objetos causa que uno piense en sus cualidades y esto crea apegos y aversiones, como resultado se produce sufrimiento, deseos y rechazo hacia los objetos que han centralizado nuestra meditación; por otra parte sostener este pensamiento respecto a los objetos mantiene la dualidad entre el pensador y lo pensado.

1.1.2.La contemplación de la Conciencia Pura establece la mente sobre el No Dos, retira la mente de toda dualidad y la establece sobre el estado puro, en tal situación no hay percepción de ningún objeto externo ni interno, sólo se apercibe al propio Ser; morando en el Yo eterno ya no queda más nada por hacer.

1.1.3.Quien está consciente de su propio Ser se comporta como si estuviera sumido en un profundo sueño, pero al mismo tiempo está totalmente consciente de Sí mismo; se trata del dormir despierto sobre el que se proyectan los tres estados de vigilia, sueño con ensueños y sueño profundo.

1.1.4.Todo lo que eres: tu cuerpo, tu alma, tus posesiones, le pertenecen a Dios, de modo que no puedes ofrecerle lo que ya le pertenece; por otra parte sólo existe el Sí mismo, no existe nada excepto Dios, no existe un Yo ni tal cosa como lo "mío".

1.1.5.La respiración y la mente están interconectados, si se calma uno se calma el otro, un método inocuo de controlar la respiración es simplemente observarla, de inmediato tiende a ralentizarse y los pensamientos a tranquilizarse.

1.1.6.Indagar acerca de "¿quién soy yo?" implica preguntarse "¿de dónde viene el yo?" e intentar descubrir la fuente interna de la idea del Yo que controla al ego.

1.1.7.La mente está condicionada por sus hábitos, aunque el cuerpo se encuentre completamente inactivo, la mente continua en completa actividad; cuando la mente se purifica las tendencias subyacentes son eliminadas y así la mente queda libre para poder pensar y actuar sin estar condicionada.

1.1.8.Controlar los deseos, permite suprimirlos en forma temporal, pero luego retornan, lo que debe hacerse es ir hasta la fuente de donde proceden y allí eliminarlos; lo peor que se puede hacer es satisfacerlos, porque entonces se multiplicarán.

1.1.9.Renunciar es el medio seguro para alcanzar la realización, tanto es así que no hay realización sin renunciación; abandonar el no sí mismo es renunciar, se trata de abandonar lo irreal que hemos realizado como si fuera lo real y eso es todo lo que debemos hacer.

1.1.10.Preguntar "¿quién soy yo?" hace alusión al propio ego, se trata de averiguar la fuente de ese ego y al indagar uno encuentra que no tiene existencia intrínseca, que lo que hay es Conciencia Pura.

Más sobre

1.1.11.Al adoptar la actitud interna de no ser "el hacedor", al no identificarnos con el cuerpo y la mente que actúan, nos liberamos de los placeres y sufrimientos que las acciones ocasionan; uno cumple con su verdadera naturaleza, hace lo que tiene que hacer, pero no es el hacedor y se mantiene siempre libre.

1.1.12.Todo está predestinado por el karma, nada escapa a Su voluntad, queda al hombre la libertad de no identificarse con el cuerpo y la mente para no verse afectado por el sufrimiento y las alegrías que la acciones conllevan.

1.1.13.El mundo tiene la realidad de un sueño, por tanto el dolor que hay en el mundo tiene el mismo grado de realidad; sin embargo cada uno de nosotros en la medida de sus posibilidades, debe intentar por todos los medios mitigar este dolor sin el sentido de ser el hacedor, sino experimentando que uno es un instrumento al servicio del Señor.

1.1.14.La Mente Cósmica cuando se proyecta sobre la materia primordial es causa de toda manifestación; en tanto el Sí mismo se mantiene inmutable y en su propio nivel no hay cambio ni Creación alguna.

1.1.15.Cada quien se ama a sí mismo, Dios está en el interior de cada uno de nosotros bajo la forma del Sí mismo y de esta Presencia fluye la Gracia en forma constante; pero se requiere de la devoción sincera hacia el Señor para reconocer y poder asimilar esta Gracia continua.

1.1.16.El Sí mismo es como una pantalla sobre la cual la mente proyecta las escenas del mundo, la pantalla se mantiene siempre igual e inmutable, las escenas son cambiantes e irreales.

1.1.17.No hay nada que realizar, ya somos Eso todo el tiempo; lo único que sí estamos realizando con esfuerzo es lo irreal considerándolo real, lo que debemos hacer es abandonar toda esta actividad y deshacernos de nuestras tendencias subyacentes, hábitos y preconceptos mentales, al hacerlo el Sí mismo brilla inmediatamente.

1.1.18.Adquirir Conciencia Plena sin esfuerzo se encuentra ya en nuestra misma naturaleza, pero nos impide alcanzarlo la mente inquieta debido a las impresiones subyacentes del pasado que nos vuelcan hacia los objetos externos; todos estos obstáculos deben ser vencidos y abandonados, teniendo por meta la introversión de la mente, por tanto el esfuerzo es necesario.

1.1.19. La bienaventuranza sólo llegará con la tranquilidad mental, pero la mente se resiste a quedarse quieta, siempre está absorta en los objetos externos, en la ilusión del mundo; debido a esto se requiere deun gran esfuerzo consciente de meditación para sujetar la mente sobre el estado de tranquilidad y silencio interior total.

1.1.20.La Conciencia Pura es el único estado real y permanente de conciencia y de existencia, tanto el estado de vigilia, el de sueño con ensueños y el sueño profundo son impermanentes, por tanto irreales; estos tres surgen sobre la pantalla de la Conciencia y se presentan como reales ante la mente, pero lo único real es la Conciencia sobre la que se proyectan, por lo tanto sólo hay un único estado de Conciencia y este es inmutable.

1.1.21. Los tres estados de conciencia surgen y desaparecen ante el Observador, éste y lo observado se presentan ante la mente; cuando uno indaga acerca de la fuente de la mente retrocede hacia el Sí mismo y entonces desaparecen tanto el Observador como lo observado, resultando que los tres estados dependen en su existencia fenoménica de la nescencia, de la ignorancia, cuando apercibimos al Ser que siempre es lo que Es, inmediatamente desaparecen como al despertar de un sueño.

1.1.22. Para conocer la esencia y fundamento de Todo primero debemos encontrar nuestro propio Yo; para realizar la liberación uno debe indagar dónde está ella y dónde está uno, para poder establecer la distancia que puede mediar entre los dos y si realmente existe, uno debe primero saber quién es uno y dónde está.

1.1.23. La diferencia entre lo real y lo irreal es lo que existe y nunca deja de existir, mientras que lo impermanente no posee existencia real, es un compuesto interdependiente.

1.1.24. Deseamos Paz Plena, claridad mental, pero la mente inquieta y los deseos nos sacuden de un lugar a otro, ¿qué podemos hacer?: averiguar si somos la mente, si aprendemos que somos el Sí mismo, inmediatamente trascendemos a la mente y esta dejará de molestar y obstruir, las tendencias subyacentes terminarán por desaparecer si nos centramos sobre el Ser.

1.1.25. Nuestra verdadera naturaleza es Paz Plena, pero no la podemos disfrutar todo el tiempo en su esencia tal como es, debido a que nuestra mente está volcada hacia los objetos externos; al quedarnos tranquilos, al dejar de alterar nuestro estado natural de paz interna, esta se manifiesta espontáneamente, la paz ya existe en nosotros por siempre, no la podemos crear, lo que podemos hacer es liberarnos de lo que la obstaculiza.

1.1.26. Cuando uno se absorbe en el Sí mismo cesa toda individualidad, entonces ya no hay separación entre todos los seres, ya no se ve individualidad en todos ellos.

1.1.27. El poder del mantra consiste en que uno se convierte en aquello que ha estado repitiendo, primero se lo repite con la boca, luego mentalmente; la meditación es entonces con esfuerzo al inicio y seguidamente se transforma en espontánea, hasta que esto no suceda se requiere de un esfuerzo especial de concentración.

1.1.28. Si logramos estar conscientes de nuestro sueño, ya no estamos soñando, nos encontramos en el estado intermedio del despertar a la vigilia.

1.1.29. Únicamente cuando nos encontramos absortos en el Sí mismo estamos realmente despiertos, de lo contrario todo lo que vemos es un sueño debido a su insustancialidad, tanto en el estado de sueño con ensueños como en el estado de vigilia, ambos estados son irreales cuando los consideramos en forma separada de la Conciencia Pura.

1.1.30. Para vivir felices todo el tiempo debemos aprender de la Madre Naturaleza, los animales viven el presente sin planificar el futuro, sin acumular víveres, no les importa el mañana, saben que mañana vivirán y encontrarán lo que necesitan.

 

 

 

 

 

 

VISITE WIKIYOGA

 

WEB

BUDJO.MAITREYA@GMAIL.COM


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Gomes (87 noticias)
Visitas:
75
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.