Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Isaacbaltanas escriba una noticia?

Menos maleta y más mochila. No me gusta el turismo.

19/06/2015 15:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A los hombres les gusta viajar

Menos maleta y más mochila. Creo que se trata de eso. Nunca olvidaré la escena de la película El Cambio, de Wayne Dyer, en que describe un estudio donde se mencionaban los principales valores y preferencias de hombres y mujeres, antes y después del cambio de consciencia, (que ocurre entorno al ecuador de la vida). Y uno de los valores que destaca del hombre cuando es joven es la necesidad de viajar, de conquistar el mundo, de hacer en definitiva menos maleta y más mochila. Yo soy un acérrimo defensor de esta frase. Me encanta decirla: "Menos maleta y más mochila". Hasta me siento más ligero cuando la pronuncio. Pero su significado pretende explicar algo muy import

No me gusta el turismo. Viajar da sentido a nuestra vida y nos permite comprender mejor la inmensidad y la variedad de cultrurasNo me gusta el turismo. Viajar da sentido a nuestra vida y nos permite comprender mejor la inmensidad y la variedad de cultruras. Es cierto. A la mayoría de hombres nos encanta ir a lugares diferentes, de excursión, con la moto, con la bici o simplemente en avión, es decir, menos maleta y más mochila. Hay hombres más exploradores que otros, pero es cierto que me he encontrado con muchos que han viajado y que luego han echado de menos esa libertad, una vez adquirido el compromiso con su pareja, (y más tarde con una familia). Eso hace que finalmente en sus vidas haya más maleta y menos mochila.

image

Descubriéndome a mí mismo

Cuando era adolescente solía decir que era muy hogareño; de hecho no era mucho de ir a eventos sociales. Sin embargo, con dieciocho años me fui de casa. Pensaba que sería una sola mudanza, pero entonces empecé a sentir la necesidad de vivir en otros lugares. Al principio yo también llevaba maletas. Grandes maletas. Gigantes. Pero con el tiempo me di cuenta que yo era de menos maleta y más mochila.

Me trasladaba a otro país con cualquier excusa y con la falsa promesa de que me quedaría a vivir allí definitivamente. Llegaba y pasaba por el difícil camino de la adaptación cultural. Para mi sorpresa, lo menos complicado de empezar a vivir en otro país era aprender su idioma. Las costumbres de sus gentes era la asignatura clave y la más difícil de todas.

Viajar, mezclarse con con las personas del lugar y aprender sus costumbres tiene un precio. El precio de tolerar la incertidumbre, de ser desprendido, de no aferrarse a nada. Sólo vaciando un armario de ropa podemos volver a llenarlo.

He tenido muchos códigos postales en mi vida y ahora que llevo una gran parte del trayecto recorrido me doy cuenta de que todo en la vida es más relativo.

Tal vez lo que no haga falta a todos sea uno de esos viajes. Tal vez todos necesitemos menos maleta y más mochila.

Cuando viajar se convierte en hacer turismo

Lo que les sucede a muchos hombres (quizá sea una de las razones de la crisis de los cuarenta) es que al formar una familia los valores cambian. Es un proceso natural. De hecho, la decisión de formar una familia, en la mayoría de los casos es por un cambio de valores, porque valoran más vivir una vida acompañados y formar su propia descendencia, que la libertad de la que pueda hablar un soltero o un viajero. Pero al optar por una familia ya no es tan sencillo viajar. Y esa alma exploradora, poco a poco va muriendo. La mayoría de los hombres lo acepta de buen grado porque a cambio obtienen algo que les llena mucho más: formar una familia. Pero una de las consecuencias es que finalmente, lo que de joven era explorar el mundo, cuando uno tiene una familia, se convierte en hacer turismo.

Creo que el turismo es la versión abreviada, asegurada y predecible de viajar.

image

No es lo que tenemos, sino dónde estamos

Sin embargo, en ocasiones me he encontrado con alguno que no ha terminado de aceptar su nuevo estatus y querría de alguna manera tener las dos cosas: una familia y poder viajar (maleta y mochila). Alguien podría decir que teniendo dinero se podría llegar a realizar, pero la verdad es que conciliar esas dos vidas es algo irrealizable aún teniendo disponible todo el dinero del mundo. ¿Por qué? Porque no se trata de dinero, se trata de dónde estamos. Y el lugar donde estamos es quizá una de las cuestiones más importantes para el ser humano. Es lo que nos da una identidad.

Nacer en un lugar nos condiciona todo. Y el lugar donde vivimos aún más. Puede que nosotros, después de haber formado nuestra identidad relacionada con un lugar y unas personas, podamos darnos el lujo de vivir en otro lugar sin olvidar quiénes somos, pero no sucede lo mismo con nuestros hijos. Ellos necesitan de un soporte vital ubicado en un mismo sitio, dentro de un entorno social estable y acogedor. Viajar, viviendo dos años aquí y dos años allá, para la mayoría de los mortales no son las condiciones idóneas.

Necesitamos de las personas, porque nos afeccionamos a ellas y quizá por eso, durante nuestra evolución hayamos terminado cambiando una vida nómada por el turismo, que es como asomarse al mundo de los nómadas y los viajeros.

image

Lo que he aprendido viajando haciendo menos maleta y más mochila

Yo llevo diez años viajando, diez años de menos maleta y más mochila: un año aquí, dos años allá... He aprendido muchísimo, más que en cualquier otro entorno estático.

He entendido que por mucho que te esfuerces en un curso, para aprender un idioma, jamás podrás aprender tanto como cuando lo hablas en el país de origen.

Más sobre

He aprendido que mi manera de hacerlas cosas, mis costumbres y mi cultura no es más que un mínimo punto de vista, una de mil maneras de hacer las cosas en el mundo.

He aprendido que la gran mayoría de los seres humanos nunca llegarán a ver ni un ápice de todo lo que nos ofrece el planeta.

He aprendido que soy pequeño, muy pequeño, insignificante. Que la inmensidad de la humanidad es algo mucho más grande y poderoso que cualquier cosa que pueda imaginar.

He aprendido que hay lugares donde ocurren cosas que nosotros consideraríamos ficción.

He aprendido que mientras yo estoy escribiendo esto, al mismo tiempo, en otros lugares probablemente haya alguien más escribiendo algo muy parecido.

He aprendido que un ser humano vive una porción de la realidad microscópica al lado de todo lo que está sucediendo.

He aprendido que la mayoría de personas necesita precisamente viajar, aunque sólo sea unos meses, para mejorar la comprensión del significado de la vida.

Y he aprendido que todo lo aprendido no se puede expresar de una sola vez.

image

El precio de viajar

Eso de "menos maleta y más mochila" tiene un precio. Viajar no es todo aprendizaje. También hay una parte de sacrificio en ello. Viajar supone, como decía antes, tener la capacidad de deshacerse de todo, tener la humildad de aceptar que cuando volvamos nadie nos estará esperando. Te marcharás y tus amigos y familiares continuarán sus vidas. Elegirán la vida que tú no has querido, se casarán, tendrán hijos, tendrán un trabajo estable, una economía más saneada, los domingos libres y la sensación de una cierta seguridad en el entorno que un viajero nunca podrá encontrar. Luego, cuando vuelvas a casa por Navidad los amigos te preguntarán con envidia cómo te va en tus viajes, pero sabes que en el fondo ellos prefieren la vida que tienen y que se cambiarían por ti sólo por un día.

image

En ocasiones, viajar es la respuesta para encontrar el sentido de la vida

Mis viajes me han cambiado radicalmente. Cada uno de ellos. Cada estancia en un país distinto me ha aportado una visión distinta. Cuanto más viajo menos me afectan las cosas. Todo se ve desde una perspectiva más amplia. Cada suceso, cada detalle es parte de un todo más grande, por lo que todo acaba siendo algo relativo a algo más grande, a veces más grande que nosotros mismos.

Viajar es la más completa de las experiencias. Pero en vez de eso hacemos turismo. Gastamos cantidades ingentes de dinero en ir a lugares remotos, sometiéndonos a Jet Lag para estar escasamente unos días en un lugar que no tiene ninguna conexión para nosotros. Viajamos a lugares donde estamos porque hay que estar y donde al final de nuestra estancia estamos locos por volver a nuestra casa. Hacemos turismo y nos embarcamos en excursiones interminables de monumentos de los que sólo habíamos oído hablar de pasada, pero sin conocer su verdadera historia. Cruceros que atracan en un país distinto cada día, aviones que atraviesan en mundo para llevarnos a lugares donde nada es lo que parece. "He estado en Cuba", me dicen, refiriéndose a un resort en primera línea de playa que se edificó en territorio cubano.

El turismo es la versión descafeinada de viajar. Explorar el mundo es abandonar el hogar para adentrarse en la incertidumbre de un viaje que no sabemos lo que nos deparará. Hasta hace pocas décadas viajar a determinados lugares del mundo era emprender una andadura con no muchas posibilidades de volver.

El verdadero viaje es ese trayecto de billete sin vuelta, ese destino en el que nos mezclamos con sus gentes, nos levantamos y nos acostamos con ellos, comemos lo que comen, bebemos lo que beben y sufrimos con lo que ellos sufren. Un viaje es el aquel cuyo destino...

No quiero ir de turismo a un lugar, sino comprar en sus mercados, cocinar sus comidas, beber en sus fuentes y sentir días fríos y calurosos como uno más.

Quiero menos maleta y más mochila. Es lo que pienso, es lo que soy.

Probablemente es porque en el fondo soy un antropólogo aficionado, no un turista.

De todos modos, la lección más importante que he aprendido en mis años de vivencias es:

Tu sitio está en ese ahí donde no tengas la necesidad de ir a otro lugar.

Click To Tweet

La entrada Menos maleta y más mochila. No me gusta el turismo. aparece primero en Blog de Isaac.


Sobre esta noticia

Autor:
Isaacbaltanas (131 noticias)
Fuente:
blog.isaacbaltanas.com
Visitas:
7325
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.