Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

No necesitamos más dinero para un mayor crecimiento económico

4
- +
15/03/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimageAndré de Godoy, periodista brasileño de la Universidad Mackenzie de São Paulo, entrevista al profesor de economía y académico de Mises Antony Mueller sobre las causas y consecuencias de la expansión del crédito y las relaciones entre el crédito, el dinero y la inflación de los precios.

André de Godoy: Por favor, explique la relación entre la oferta de dinero, el nivel de precios y la actividad económica.

Antony Mueller: La oferta de dinero determina el nivel de precios a largo plazo. Que los precios suban o bajen depende de la variación relativa del dinero en circulación en comparación con la variación relativa de la oferta de bienes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el proceso a partir de la creación de dinero por el banco central, la llamada base monetaria, y el impacto en la economía en términos de demanda es largo y contiene una serie de variables. Estos transmisores del impulso monetario pueden trabajar en tándem y reforzar el impulso original o, por ejemplo, pueden contrarrestarse entre sí. Permítanme darles un ejemplo: en los últimos quince años, los principales bancos centrales han practicado la política de «flexibilización cuantitativa», que ha multiplicado por más de cinco su balance. En los Estados Unidos, la base monetaria pasó de 830.000 millones de dólares en enero de 2008 a más de 4 billones de dólares en septiembre de 2014, y en la actualidad, en enero de 2020, asciende a 3, 4 billones de dólares. Sin embargo, este drástico aumento no ha provocado una inflación de los precios y ha estimulado la actividad económica sólo moderadamente. La razón de ello es que el sector de la banca comercial sólo transformó una parte de esta base monetaria en dinero en circulación y que los agentes económicos redujeron la velocidad de las transacciones. En el caso del agregado monetario M1, la velocidad se redujo a la mitad, pasando de 10, 6 a principios de 2008 a 5, 5 en el cuarto trimestre de 2019.

Godoy: Autores como Ludwig von Mises y Milton Friedman sostienen que la inflación es un fenómeno monetario. Sin embargo, he escuchado que es posible expandir la cantidad de dinero en circulación sin causar efectos negativos para la economía porque los efectos inflacionarios podrían ser controlados por el ajuste de la tasa de interés. ¿Es esto cierto o sólo un remedio?

Mueller: Esta es una visión muy confusa. ¿Qué sentido tiene expandir la oferta de dinero y luego tratar de controlarla aumentando la tasa de interés? El resultado de tal política es la confusión y la agitación del mercado. Es un intervencionismo de la peor clase. ¿Por qué debería aumentar la oferta de dinero de todos modos? Si la oferta permanece fija, y la productividad aumenta, los precios caerán. Eso es una deflación beneficiosa. ¿Por qué uno debería quejarse cuando los bienes se vuelven más baratos para los consumidores? La cuestión es si la deflación de los precios se produce lentamente en función del aumento de la productividad de la economía o abruptamente como una fuerte contracción de la liquidez debido a una crisis del mercado financiero.

Godoy: ¿Por qué los bancos centrales tratan de manipular el suministro de dinero?

Mueller: Los banqueros centrales tienen un profundo temor a la deflación. Presumen que la deflación de los precios llevará a una contracción económica. Sin embargo, si los bancos centrales hubieran dejado en paz al sistema, tal deflación sería muy gradual y no sólo no sería dañina sino beneficiosa para la economía. Si los bancos centrales intervienen y amplían la oferta monetaria y aplican, como ocurre hoy en día, una «política de tipo de interés cero» (ZIRP), o incluso una «política de tipo de interés negativo» (NIRP), se acumula una tensión entre la tendencia natural de los precios a la baja debido al aumento de la productividad y la oferta monetaria inflacionaria. Se acumula una profunda discrepancia entre la preferencia temporal humana y el tipo de interés monetario que convergería en un mercado libre sin intervenciones del banco central.

Godoy: ¿No sería un suministro de dinero estable demasiado rígido para la economía?

Mueller: Hay que recordar que un nivel de precios en descenso o en aumento es el resultado de la diferencia entre la tasa de variación de la oferta de bienes y la tasa de variación de las existencias de dinero y la velocidad de las transacciones económicas. El sistema monetario tiene una elasticidad natural. Incluso cuando la oferta monetaria está vinculada a una oferta fija de dinero del banco central, se producirán expansiones y contracciones del gasto nominal. El dinero tiene articulaciones sueltas, pero cuando la base monetaria es estable, el sistema tiene un anclaje definitivo. Hay elasticidad del dinero bajo un patrón oro, incluso cuando la reserva de oro es constante. A diferencia de lo que observamos hoy en día, no fue posible que se produjeran divergencias extremas y a largo plazo. Debemos cambiar nuestro actual sistema monetario que es altamente disfuncional.

Más sobre

Godoy: Algunos prominentes economistas brasileños mencionan la teoría post-keynesiana como un contrapunto a la clásica teoría de la cantidad de dinero y afirman que la llamada teoría monetaria moderna proporcionaría un mejor modelo para el presente.

Mueller: Como expliqué anteriormente, incluso cuando la oferta monetaria se mantiene fija el uso del dinero es volátil, y por lo tanto incluso un patrón de oro tiene elasticidad monetaria. Es un error afirmar que sólo el dinero fiduciario proporcionaría flexibilidad financiera. El punto, más bien, es que con un sistema monetario anclado, el grado de desviación es limitado, mientras que bajo el actual régimen de dinero fiduciario no hay ninguna restricción. Ese es el problema de la teoría monetaria moderna. Sus partidarios elogian un sistema sin anclaje, porque permitiría la financiación ilimitada de los gastos del gobierno. Sin embargo, incluso estos teóricos reconocen el problema de la inflación de los precios cuando la oferta monetaria es excesiva. En este caso, creen que el gobierno podría controlar la inflación de los precios a través de los impuestos y luego desviar el exceso de dinero. Sin embargo, aunque los partidarios de esta «nueva» teoría monetaria elogian el dinero sin anclaje como una ventaja porque viven con la ilusión de que la economía necesita permanentemente una gestión macroeconómica, lo cierto es que no es el libre mercado el que produce altibajos, sino la intervención de los gobiernos y sus banqueros centrales.

Godoy: ¿Podrías citar algunos ejemplos de cómo la inflación se produce en nuestros días debido a las políticas monetarias que los gobiernos han aplicado recientemente?

Mueller: Venezuela es actualmente un triste ejemplo junto con el muy trágico caso de Zimbabwe. Concentrémonos en el país vecino de Brasil. El gasto masivo del Estado, el intervencionismo tonto y la expansión de la oferta monetaria están detrás de la gigantesca inflación de precios en Venezuela. Estas políticas forman parte del gran plan de implementar un «Socialismo del Siglo XXI». Pero lo que obtuvieron no fue prosperidad e igualdad sino divisiones sociales aún más agudas, una hiperinflación brutal y miseria masiva. Venezuela es la verificación empírica de lo que hemos discutido: el proceso comienza con las falsas promesas de justicia social y bienestar integral. La propiedad privada ya no es segura, la intervención del gobierno aumenta y la inversión empresarial disminuye. Sin embargo, en lugar de que el deterioro de la economía induzca a los dirigentes políticos a cambiar de rumbo, los gastos del gobierno, basados en la expansión del crédito, se incrementan aún más y con ellos aumenta la oferta de dinero. Mientras que más regulación e intervencionismo sofocan el lado de la oferta, la demanda inflacionaria va en aumento. El país entra en una espiral mortal de crisis económicas, políticas y sociales que se refuerzan mutuamente. Al principio de este proceso aparecen algunos beneficios ilusorios, pero al poco tiempo los más pobres son los que más sufren hasta que también derriba al resto de la sociedad en un colapso cataclísmico.

Godoy: Por lo que he averiguado, la inflación monetaria en sí no es el problema que causa un aumento en los niveles de precios. El problema son las expectativas de la gente y la velocidad con la que se realizan las transacciones, ¿es eso correcto?

Mueller: Bueno, pongámoslo de esta manera: la razón de la obesidad no es la comida sino cuánto se come. La expansión del suministro de dinero es la comida. Si los actores económicos aceptan la oferta es otra cuestión. En esta decisión las expectativas juegan un papel importante. Aquí, sin embargo, debemos considerar que las expectativas no vienen de la nada. Tienen un punto de referencia en la realidad económica y en el discurso público, incluyendo los medios de comunicación. El enfoque de laissez-faire sobre el dinero no significa la ausencia de control. Es más bien el sistema monetario actual, con la constante intervención del banco central y el ansia de los gobiernos por gastar el déficit, el que está fuera de control. A diferencia de un sistema monetario fiat, un patrón oro o un sistema similar con un fuerte anclaje combinaría la flexibilidad a corto plazo con la estabilidad a largo plazo.

Godoy: El mecanismo que utiliza los tipos de interés para controlar la inflación es en realidad una forma de tratar de contener los aumentos de precios en un sistema de dinero fiduciario, ¿verdad?

Mueller: Para los responsables políticos, los tipos de interés son un instrumento de intervención, mientras que para la economía austríaca deberían reflejar la preferencia temporal y como tal sería el tipo natural. Los responsables políticos sólo pueden manipular el tipo de interés monetario. Lo que importa es la oferta monetaria y las expectativas. Un tipo de interés más elevado encarece el endeudamiento y, por lo tanto, puede detener la expansión de la circulación del dinero en la economía. Además, unos tipos de interés más altos pueden cambiar las expectativas sobre la futura inflación de los precios y, por tanto, reducir la velocidad de circulación. Sin embargo, el punto principal sobre el aumento de la tasa de interés es que el banco central tiene que reducir la base monetaria para obtener tasas de interés más altas. Los bancos centrales no pueden simplemente aumentar el tipo de interés y dejar la base monetaria como estaba. Cuando los bancos centrales apuntan a un determinado nivel como su tipo de interés de política, deben gestionar la base monetaria en consecuencia.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2028 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
65
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.