Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Las «normas de origen» muestran por qué los acuerdos comerciales no son libre comercio

10/01/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLudwig von Mises sostuvo que la gente debe elegir entre el socialismo puro y el capitalismo sin restricciones, porque no hay un «punto medio» coherente entre los dos. El compromiso supuestamente razonable de un Estado altamente intervencionista ? en el que las autoridades retienen la propiedad privada nominal pero emiten edictos que regulan la forma en que los propietarios legales pueden utilizar su propiedad ? es inestable. Mises argumentó que una ronda de intervencionismo invita a consecuencias que son aún peores que el problema original, lo que lleva a un mayor intervencionismo.

Durante los debates sobre el Obamacare, señalé cuán relevante era la lección de Mises: no podíamos obtener las «partes buenas» del Obamacare (como la cobertura universal) sin las «partes malas» (como el mandato individual y los aumentos masivos de impuestos). Cuando se trata de las controversias actuales sobre el comercio con China, una vez más las ideas de Mises son valiosas. No se pueden imponer aranceles punitivos a China, pero se dejan relativamente libres otras rutas comerciales, porque entonces los chinos simplemente enviarán sus exportaciones por una ruta más indirecta. Los halcones de China deben decidir si van a abandonar los intentos de gestionar coercitivamente el comercio, o si están preparados para una planificación aún más extensa del comercio mundial de arriba hacia abajo.

Mises y la leche

El ejemplo estándar de Mises para el fenómeno de una intervención que conduce a otra fue el control de precios de la leche. Supongamos que el gobierno quiere hacer que la leche sea más asequible para las familias pobres. Puede establecer un estricto control de los precios de la leche. Pero si este techo de precios aislado se impone en el contexto de una economía de libre mercado, el resultado inmediato será la escasez de leche. Ahora, en lugar de que las familias pobres luchen por pagar la leche para sus hijos, las tiendas no llevarán ninguna leche, punto. En este punto, el gobierno puede admitir su error y retroceder al puro laissez-faire, o puede imponer más controles de precios, esta vez sobre la alimentación del ganado, etc., para convencer a los productores de leche de que vuelvan a abastecer el mercado con leche. Sin embargo, esta segunda ronda de intervención tiene consecuencias aún más indeseables, y así sucesivamente.

La lección de Mises aplicada al comercio internacional

En el debate sobre el libre comercio, vemos un fenómeno similar. La administración Trump ha estado involucrada en una guerra comercial de bajo nivel con China, imponiendo aranceles específicos a sus importaciones en un esfuerzo por llevar a Beijing a la mesa de negociaciones. Sin embargo, los bolsillos restantes del libre comercio (r) están bloqueando el efecto, debido al fenómeno del «transbordo» ? en el que China exporta sus bienes a un tercer país, desde el cual pueden ser vendidos a los Estados Unidos sin penalización. Como señaló un artículo reciente del WSJ , titulado «Los aranceles estadounidenses sobre China están siendo reducidos por las trampas comerciales»,

Miles de millones de dólares en bienes fabricados en China sujetos a aranceles por la administración Trump en su lucha comercial con Pekín están esquivando los gravámenes de China al entrar a Estados Unidos a través de otros países de Asia, especialmente Vietnam, según datos comerciales y funcionarios de ultramar.

Y así vemos la relevancia de la advertencia de Mises. El objetivo de la intervención inicial ? la imposición de aranceles a las importaciones chinas ? era perjudicar a los exportadores chinos y, por lo tanto, convencer a los funcionarios del gobierno chino de que cedieran a las demandas estadounidenses. Pero gran parte del efecto previsto se ha silenciado debido al transbordo.

En este punto, los funcionarios estadounidenses pueden admitir que su enfoque fue desacertado, y dejar de usar los impuestos como una forma de hacer que Estados Unidos sea grande de nuevo. O bien, pueden ampliar la guerra comercial con China para incluir una amplia vigilancia del contenido de los bienes procedentes de todos los demás países de la Tierra.

Las «normas de origen» en los acuerdos comerciales

Esto no es una hipérbole de mi parte. Como Ryan McMaken explicó en este sitio durante el verano, los acuerdos comerciales especiales ? como el pacto de EE.UU. con América Central ? tienen cláusulas que significan que sólo los bienes calificados pueden escapar de los impuestos. McMaken enlazó con este pasaje relevante de una pregunta frecuente sobre el CAFTA-DR (Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos):

¿Cómo puede mi producto calificar para aprovechar las ventajas del CAFTA-DR?

El producto debe calificar como un bien «originario» según los términos del Acuerdo. Esto significa que el producto debe tener suficiente contenido o procesamiento de los Estados Unidos, Nicaragua, Guatemala, Honduras, Salvador, Costa Rica y/o República Dominicana para cumplir con los criterios del Acuerdo. Si los bienes contienen sólo insumos de Estados Unidos, Centroamérica o República Dominicana, califican. Si contienen algunos insumos de otros países, pueden seguir cumpliendo los requisitos si cumplen los criterios específicos establecidos en las Normas de Origen del Acuerdo. Cada producto tiene una norma única, basada en su clasificación arancelaria. La mayoría de las normas exigen que los insumos no originarios se sometan a una transformación específica mediante su transformación en los Estados Unidos o en uno o más de los otros países signatarios (método de cambio de aranceles) y/o que tengan un nivel suficiente de contenido originario determinado por una fórmula (método del valor de contenido regional).

Y ahora vemos por qué un «acuerdo de libre comercio» en la práctica no es simplemente una tarjeta de índice que declara: «Los aranceles del país X son de 0 por ciento, ¡tres hurras por Bastiat!» Se trata de acuerdos comerciales gestionados, con cientos de páginas dedicadas a regulaciones detalladas que huelen a planificación soviética de arriba abajo.

Conclusión

Como Mises subrayó una y otra vez, la gente debe decidir si abrazar el capitalismo o el socialismo. No existe una tercera vía, en la que podamos disfrutar del dinamismo de los mercados evitando sus «excesos» a través de intervenciones estratégicas. En el caso de los aranceles, especialmente cuando el objetivo no es una fuente de ingresos de base amplia sino más bien el logro de una posición de negociación con un país en particular, una simple política pronto se vendrá abajo, porque el país objetivo puede simplemente enviar sus exportaciones a través de otros canales. (Este mismo problema ocurre en el caso de las «tarifas de carbono» impuestas a los países que no castigan a los emisores de gases de efecto invernadero en la misma medida que el país original).

El único punto final lógico es que un país tenga que hacer un seguimiento de toda la red de flujos comerciales y aplicar los aranceles correspondientes. En lugar de esta pesadilla bizantina, los halcones comerciales serían más sabios si tiraran la toalla e intentaran otra estrategia para lograr sus objetivos. El libre comercio unilateral haría a los estadounidenses más ricos, y nuestro ejemplo podría eventualmente inspirar a otros gobiernos a permitir a su propio pueblo más libertad económica también.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1070
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.