×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

AicragMiembro desde: 13/04/18

Aicrag
16
Posición en el Ranking
14
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    977.589
  • Publicadas
    235
  • Puntos
    73
Veces compartidas
626
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 11º
Recientes
  • 11º
Visitas a noticias
Hace 5d

Por mucho que nos engañamos diciéndonos a nosotros mismo que escribimos por placer, en realidad lo que buscamos es publicar o hacernos famosos

No podemos comparar la vida real con la literatura, pero ésta cuando menos sí puede ser una parte esencial de la vida.

Quizás aquellos que disfrutamos con la escritura no podamos evitar sentirnos apasionados por sus múltiples formas de expresión; poesía, novela, relato o ensayo, cualquiera que sea el estilo o el arte que desarrollemos. Por eso cuando nos ponemos a escribir, el mundo que conocemos desaparece y se abren las puertas de otra realidad más abstracta e inagotable. Otro mundo, el de la magia y la fascinación, el de la libertad absoluta sin límites ni fronteras. Sí, nos gusta escribir y por eso estamos aquí.

Ahora bien, si a cada uno de nosotros, escritores aficionados, enamorados de las palabras, auténticos narradores de historias por amor a este maravilloso arte, nos preguntasen por qué lo hacemos, las respuestas serían tan distintas que no servirían de modelo a ningún cuestionario que aspirase a convertirse en estudio riguroso. Porque nuestras respuestas serían tan diferentes, y tan inagotables como esas pequeñas luces en la noche que llamamos estrellas.

Cuando escribimos, de algún insólito, excepcional y misterioso modo, estamos renovando el mundo tanto por dentro como por fuera. No es que la imaginación ocupe el lugar de la razón, ni mucho menos, es que el resto de nosotros, unos como lectores y otros como escritores en ese mismo momento estamos haciendo lo propio. ¿No os recuerda esto a una grandiosa revolución que acontece cada vez que a lo largo y ancho de este planeta, todos nos ponemos a un tiempo a imaginar, a fantasear y a plasmar historias?

Tal vez escribimos porque tenemos algunas viejas historias que contar. Las que nos llenan la cabeza de recuerdos y añoranzas. Quizás la de un asesino que mató a su familia cuando éramos niños y ese hecho quedó marcado en nuestra mente en crecimiento; la de una loca que nos asustaba, y que era prima de nuestra madre, y a la que visitábamos en un manicomio; o la de unos curanderos del pueblo de nuestro abuelo paterno que con sus pócimas mataron a un niño pequeño, o la historia de amor de Pepe y María, que tantas veces oímos de boca de nuestros familiares más cercanos, por lo triste de esta cuando los médicos le dieron a ella por desahuciada y él enloqueció de dolor.

Cervantes: “la pluma es la lengua del alma”

Yo escribo porque desde pequeño siempre he tenido miedo, recuerdo cómo me metía debajo de la cama cuando por las calles danzaban los gigantes y cabezudos al son de la banda del pueblo. Escribo para imponer mi versión de unos hechos determinados. Escribo por deseo. Escribo por fascinación. Escribo porque soy feliz al hacerlo. Para ganar dinero, ¿por qué no? Escribo para conocerme mejor. Para que se publique lo que escribo. Escribo para seducir con mis palabras. Escribo para existir más allá de la cotidianidad. A veces incluso escribo para que me insulten. Escribo porque mis palabras las elijo yo. Escribo porque me gusta escribir. Porque soy vanidoso. Escribo como el cautivador de emociones. Y porque soy el gran manipulador. Escribo para recordar. Escribo para confesar mis pecados. Escribo para esconder mi vergüenza. Escribo para reírme de mí mismo y del mundo entero. Escribo porque me da miedo no escribir. Escribo porque amo y lo hago con locura. Escribo poesía. Escribo relato. Escribo ensayo. Escribo artículos periodísticos. Y escribo, como dice Fito, “porque escribo igual que sangro, porque sangro todo lo que escribo.”

Siempre he querido ser escritor, porque ya de pequeño era diferente y en el colegio escribía redacciones, que según mi profesor de legua, eran diferentes. Quería ser poeta después, pero me daba vergüenza escribir versos y que pensaran que ese ser diferente o raro era ser invertido. Así que me dediqué a darle patadas al balón, hasta que alguien dijo, “este chico es un fenómeno” y me llevaron sin estar yo muy convencido a los juveniles del Real Madrid. Y era bueno, sí que lo era. Pero no tenía vocación para ir en calzones por los campos dando puntapiés a una pelota y humillando a los porteros que no podían detener mi codicia de perforar la meta que defendían.

Y llegó el día en que uno, más inclinado a pararme a mí que al esférico me quebró el brazo izquierdo dejándomelo como una “Z”. Y ahí acabó mi carrera balompédica, volví a mi vieja olivetti lettera 35 y a mis versos, relatos y palabras adoradas...

Empecé a escribir de nuevo, al final sí que era diferente. Ninguno de mis amigos quería ser escritor. Recuerdo que Pedrito quería ser dentista porque decía que se ganaba mucho dinero y Pepe quería ser mecánico de motocicletas. Y mientras ellos leían el As o el Marca, yo andaba con un libro del escritor, poeta y editor escocés, Walter Scott entre mis manos, o con el Contrato Social de Rousseau, o El hombre aproximativo de Tristan Tzara.

Resumiendo, he llegado a la literatura por vocación, por el placer de la lectura y para emular a los autores que admiro, pero, también por necesidad vital, es decir, por dinero.

Más recientes de Aicrag

Hoy es muy común leer el vocablo “perro-flauta”. ¿Se puede usar este término?

Hoy es muy común leer el vocablo “perro-flauta”. ¿Se puede usar este término?

Un político responsable responde y da razones de su proyecto. Y hacerlo significa que unos tienen razón y otros no, por eso la política ha de ser diálogo Hace 9h

El futuro de las pensiones

El futuro de las pensiones

La Seguridad Social acumula ya siete años de déficit, y el Gobierno ha vaciado casi por completo el Fondo de Reserva Hace 1d

¿Se han estrellado ovnis en la Tierra?

¿Se han estrellado ovnis en la Tierra?

El gobierno de los Estados Unidos se ha esforzado en evidenciar que la llegada a nuestro planeta de extraterrestres no es más que una leyenda urbana Hace 2d

Liberalismo y autonomía

Liberalismo y autonomía

El liberalismo absorbido por el resurgimiento de un fascismo rejuvenecido y tecnologizado Hace 6d

Mostrando: 1-5 de 237