×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    872.390
  • Publicadas
    221
  • Puntos
    0
Veces compartidas
207
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
18/10/2019

Ovidio Guzmán es un personaje clave en el tráfico de drogas para el grupo del Pacífico y el gobierno de los Estados Unidos lo tiene en la mira

 

Desde hace muchos años en México suponemos que el poder lo tiene el gobierno en sus diferentes niveles y a cada paso, eventos como el sucedido en Culiacán la tarde del 17 de octubre de 2017 nos recuerda que en realidad, hay otros grupos que poseen igual o más autoridad que el propio presidente.

La captura de Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo” Guzmán y uno de los que quedaron al mando de alguna célula del cártel de Sinaloa –junto con sus hermanos Iván Archivaldo y Alfredo, - luego de la detención de su padre, rompe con toda la lógica de lo que suponemos es la justicia en México.

Ovidio es un personaje clave -en  algún sentido- en el tráfico de drogas para el grupo del Pacífico. El gobierno de los Estados Unidos lo tiene en la mira y contario a sus otros hermanos, que gustaban de presumir su vida de “narco-juniors” en redes sociales, había mantenido hasta antes de su captura un perfil más bajo, pero también es más violento.

Hasta el momento nadie sabe qué pasó en realidad. Si su grupo atacó a la patrulla militar y por eso se desató el caos, como afirma el gobierno federal; o si lo encontraron de casualidad mientras los soldados perseguían a otro presunto delincuente, como afirman los abogados de la familia Guzmán.

O si en realidad lo detuvieron, lo llevaron a la fiscalía y ahí la gente del cártel de Sinaloa los sitió, atacó a todo los uniformados, cerró los accesos a la ciudad y creó un entorno de guerra pocas veces visto, poniendo en riesgo a miles de ciudadanos inocentes.

Sea cual sea la versión real, lo cierto es que fue tanta la presión y el riesgo de perder el control en la zona, que el Gabinete de Seguridad declaró -seis horas después desde que comenzaron las balaceras- que esta acción fue un error y que “con el propósito de salvaguardar la integridad y tranquilidad de la ciudad… acordaron suspender dichas acciones”, lo que supuso la liberación de Ovidio Guzmán.

Nadie en el gobierno federal asume la responsabilidad de estas acciones y culpan a los soldados por su “afán de obtener resultados positivo, actuó de manera precipitada, con deficiente planeación, así como falta de previsión sobre las posibles consecuencias de la intervención” y sobre todo, “omitiendo obtener el consenso de sus mandos superiores” y aunado a todo esto, “se desestimó el poder de convocatoria y capacidad de respuesta de la organización delictiva”, señaló el secretario de la Defensa Nacional, General Luis Cresencio Sandoval González.

Y fue un fracaso de dimensiones inesperadas. Ahora el gobierno federal quedó ante la opinión pública como una estructura debilucha que se deja someter y que cede ante la presión de los criminales. Un ¡Estado fallido!, aseguran.

AMLO justificó la decisión de liberar a Ovidio señalando que "no puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas"

Esto en parte es cierto, a pesar de que el presidente AMLO justificó la decisión de liberar a Ovidio señalando que "no puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas".

Y también tiene razón, ya que en el comienzo de la “guerra contra el narco” hace dos sexenios, inició un baño de sangre que en poco o nada afectó a los grupos criminales pero que en el recuento de los daños, las “víctimas colaterales” se acumulan en cientos de miles y sumando.

Pero desde mi perspectiva, esta cadena de errores comenzando por un operativo sumamente extraño, la captura y retención de Ovidio por al menos cinco horas, el no presentarlo ante ninguna autoridad judicial y luego la violencia que se desató, son solo el síntoma del problema y que se ha dejado de lado en el análisis público que se hace ante este hecho en particular.

El punto clave es la estrategia de seguridad que han seguido los últimos gobiernos en México. Descabezar grupos, detenciones masivas, enfrentamientos directos y una laguna enorme entre esto y el actuar del sistema judicial, que puede proteger a cualquier delincuente, darle prerrogativas y hacer de su estancia en prisión –cuando llegan a ella- solo unas vacaciones  temporales muy cortas.

Detener a los grandes capos no ha funcionado en México, ese el primer error de la estrategia de seguridad. Esto fragmenta los grupos y por lo tanto, aumenta la violencia y eleva el riesgo de que la sociedad civil se vea afectada, dado que mientras más competencia entre ellos menos ganancias y por lo tanto, hay que extorsionar, secuestra, exigir derechos de piso y explotar sexualmente a las niñas y mujeres para obtener recursos extras que les permita pelear por un territorio.

Es decir, el problema principal no es el narcotráfico como suponen muchos –y no justifico esta actividad-, el daño real está en que los grupos criminales se diversifican y entonces la principal víctima no son los adictos, sino la sociedad en general por todos los delitos que ya comenté, hasta tal punto que se puede llegar a una situación tan extrema como la desaparición de 43 estudiantes, de miles de cuerpos enterrados en fosas clandestinas, cientos de miles de desplazados y un miedo terrible para enfrentar el día a día.

Por eso ha fallado esta estrategia de seguridad, porque nos ha metido en una situación tan desastrosa, como el hecho de que hemos perdido la posibilidad de caminar por las calles, asistir a algún lugar para divertirnos o recibir un balazo o una puñalada si te tardas en dar el celular en un asalto. ¿Qué delitos se deben combatir primero…?

 

 

 

 

 

Más recientes de Daniel Higa

México, el país donde la indiferencia ha matado a los desaparecidos

México, el país donde la indiferencia ha matado a los desaparecidos

De acuerdo a cifras del gobierno federal, en lo que va de la administración de Andrés Manuel López Obrador, se han encontrado 522 fosas con 671 cuerpos 03/09/2019

El caso de Rosario Robles y la mala suerte para la justicia en México

El caso de Rosario Robles y la mala suerte para la justicia en México

Rosario Robles, una figura política que fue un elemento cercano y leal a Andrés Manuel López Obrador, ahora está en prisión por el delito de uso indebido del servicio público 19/08/2019

Peña Nieto pasó de ser un reformador al peor presidente de México

Peña Nieto pasó de ser un reformador al peor presidente de México

Tal vez sea Enrique Peña Nieto uno de los peores presidentes que ha tenido el país en la historia reciente. Pasó de ser “reformador” y el “salvador de México”, a un político mediocre hacia el final de su sexenio 11/09/2018

La transformación de los partidos políticos que no será

La transformación de los partidos políticos que no será

Cuando México vivía la embriaguez de la transformación democrática, con la salida del PRI de Los Pinos y la “consolidación” de la transición de los poderes; con el rompimiento de las mayorías en los congresos y la figura del presidente perdía su halo de grandeza, los partidos se quedaron literalment 29/07/2018

¿Plan de austeridad de AMLO le quita brillo a la administración pública?

¿Plan de austeridad de AMLO le quita brillo a la administración pública?

Ser secretario de Estado, gobernador, diputado, senador, ministro de la Suprema Corte o funcionario de elite, se interpreta como la posibilidad de hacer uso de recursos a los que muy pocos en el país pueden tener acceso, sobre todo cuando la mitad de la población vive en la pobreza 17/07/2018

Mostrando: 1-5 de 217