×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    590.560
  • Publicadas
    500
  • Puntos
    0
Veces compartidas
1
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
22/06/2021

image

¿ S oy raro?

Me gusta llorar, pero de risa.

No me gusta dar pena

Tampoco la gente que la da.

Y mucho menos ir de plañidero victimista.

Me encanta la lluvia.

Y ver las gotas aterrizar contra el cristal de la ventana.

En una sinfonía de pequeñas explosiones acuáticas.

Me gusta escuchar con mucha atención al que sabe.

Y no pierdo ni un segundo con el que cree que sabe.

En especial los que llegaron los últimos.

Muchos, a golpe de codazos quieren quitarle el sitio a los que estaban antes.

Desprecio a los cobardes.

Ralentizan el mundo y frenan las ideas.

No me fío de los que siempre quieren quedar bien.

Ya que no tienen, como dice el refrán:

Ni una mala palabra, ni una buena acción.

No puedo con los incongruentes.

Esos que tanto predican pero que luego nunca dan ejemplo.

Esos que se pasan el tiempo poniendo velas y rezando a mil santos.

Pero miran con desprecio al que les pide limosna a la salida de la iglesia.

¡Haz lo que yo te digo, pero no hagas lo que yo hago!

Valoro la lealtad.

Me gustan los valientes.

Los que siempre dan la cara.

Los que se atreven a tomar decisiones.

Los que no se acojonan con facilidad.

Siempre están de pie, nunca andan de rodillas.

Me gustan los bocadillos de Nocilla.

Debe de ser un anclaje que me devuelve a la niñez.

Me gustan los animales.

Y me asquea que los maltraten.

Y los que le regalan al nene un caniche en Navidad.

Futuro huésped de la perrera municipal.

No me gustan los que se hacen fuertes ante el débil.

Ni los chantajistas disfrazados con piel de cordero solidario.

Me gusta pasar desapercibido.

Pero prefiero hablar y equivocarme, cuando tengo algo que decir.

Siempre es mejor que quedar callado y no expresar lo que uno piensa.

Me gustan las mujeres.

Pero las frías no me convienen,

Y sin son superficiales menos todavía.

Tampoco las que no saben nunca lo que quieren.

Y necesitan manual de instrucciones.

Soy complejo, pero no complicado.

Bueno, yo me entiendo.

Aunque, no siempre.

¡Ustedes perdonen!

Por la confusión, en la que les estoy metiendo.

No me gustan para nada las jerarquías.

Ya decía Groucho Marx, que son como las estanterías, cuanto más altas, más inútiles.

No me gusta la miseria en la que vive mucha gente.

Pero menos me gustan los miserables de corazón.

Ni los explotadores.

Ni que los niños trabajen.

Ni las Compañías de Seguros.

Ni la mayoría de los políticos.

Y lo mismo puedo decir de muchos periodistas.

Para los que la verdad solamente es un disfraz de Carnaval.

Pero con los que no puedo es con los banqueros.

Y en su gordo y bien cebado trasero.

Con un fuerte puntapié, los mandaría a todos a Siberia (incluso más lejos).

No me gustan los funerales, y mucho menos, los entierros.

Como decía mi abuelo, y con toda la razón del mundo:

¡Al fin y al cabo, no pasa nada si no vas, el muerto tampoco va a ir al tuyo!

No voy de listo por la vida.

Pero que nadie se piense que soy tonto, y mucho menos mártir.

Vivo deportivamente.

Hacer ejercicio es mi religión de cada día.

La otra religión, para quien la quiera.

Correr, me hace más libre.

Y no quiero vivir enjaulado.

Y menos todavía en cárceles con barrotes inventados, esos que no se pueden serrar.

Alguien dijo algo parecido a que quería morir joven teniendo la mayor cantidad posible de años.

Y yo, lo suscribo.

¿Soy raro? ¿Y qué?

¿Algún problema?

N o sé si salgo.

No sé si entro.

No sé si quedarme conforme.

O acudir al lamento.

No sé pensar en mañana.

Ni disfrutar del momento.

Solo pienso en silencio.

Algo me corroe por dentro.

No sé si ponerme a correr.

O quedarme quieto.

Algo tengo que hacer.

Sé que estoy en lo cierto.

No sé si debo recordar.

Quizá sea mejor el olvido.

Solo sé que siento pesar.

Desde que tú te has ido.

No sé si es mejor dejar de quererte.

Ya no sé cómo amarte.

A veces me entran ganas de comerte.

¿O será mejor hacer punto y aparte?

No sé si salgo.

No sé si entro...

Continuará...

Fran Laviada

image image

"Colección Papiro Fugaz".

Más comentadas de Fran Laviada

"La otra cara del mal".

Era alto, rubio, de buena presencia y con cara de no haber roto un plato en su vida. Esposo ejemplar (de la bella Eva) y cariñoso padre de una deliciosa parejita (niño y niña, los encantadores Franz y Erika) 25/11/2020

La pluma.

La pluma.

Es posible que muchos crean que van a ganar el paraíso eterno por tanto ir a misa, cuando lo más significativo de su vida, es que jamás se han ocupado del prójimo para nada 08/12/2019

La reinvención de lo cierto (Capítulo 1).

En alguna ocasión había leído que los sueños siempre han tenido una gran importancia en el psicoanálisis, y con el objetivo de saciar mi curiosidad, y también para hacer una posible valoración de mi estado mental, tomé la decisión de asistir a la consulta de un psicoanalista, para ver si era posible 04/01/2019

La reinvención de lo cierto (Capítulo 10).

El anciano se acercaba mucho a una edad con tres dígitos. Llegar a celebrar tu centenario y tener salud para contarlo, es algo, que está al alcance de muy pocas personas. Algo que da vértigo, pero al viejo eso no le preocupaba en absoluto 11/01/2019

La reinvención de lo cierto (Capítulo 11).

A) Introducción: Una de las cosas más lamentables que le puede suceder a una persona a lo largo de su vida, es que tire a la basura, aunque tan solo sea un segundo de su existencia, y es igual que esté viviendo en un búnker bajo tierra, montando a caballo y a galope por el campo, viajando en ... 13/01/2019

Mostrando: 11-15 de 514