×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
399
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.218.142
  • Publicadas
    401
  • Puntos
    50
Veces compartidas
2.029
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 15º
Recientes
Visitas a noticias
Hace 4d

No es el nacionalismo periférico el factor causante del apogeo ultraderechista, sino su relación con el neoliberalismo, por cuanto, los efectos de las políticas neoliberales por la desigualdad y la hostilidad social inducida, intensifican la propensión electoral hacia el facherío

El coordinador general de IU, Alberto Garzón, en su nuevo libro ¿Quién vota a la derecha?, pasa revista al auge de la ultraderecha en nuestro país de forma muy singular, sin que el rigor acompañe su ensayo, pues lejos de profundizar en la realidad describe una España ficticia que políticamente nada tiene que ver con el escenario real.

Contrariamente a lo que él afirma, el apogeo ultraderechista no puede formularse como cosa nueva, pues formó parte implícita de la Transición desde sus orígenes, y si hasta ahora España fue inmune a su empuje, el motivo lo aclara el propio origen del Partido Popular, que dirigido con mano de hierro por el ministro franquista Manuel Fraga, fue quien acogió en su seno de forma encubierta a ese sector ultra de la derecha que ahora en fulgurante progresión crece en su propio detrimento y declive, pero que aún así, en modo alguno alcanzan entre ambos el techo electoral más culminante de sus tiempos de coexistencia política.

Para mayor abundamiento no debiera obviarse en todo caso, que previo a la caída de Rajoy aún cuando la formación de la gaviota se arrogó desde siempre el espacio político de de «centro-derecha», lo cierto es que de fronteras afuera, por su composición militante era encasillado en la órbita de los partidos de de Hoffer o de Le Pen, y todo como consecuencia del potente sello de identidad de sus acompañantes

Aquella indomable extrema derecha fue reacia desde siempre a asumir democracia como regla de juego, rechazando además todo aquello que difiriera del los valores del franquismo; pero la celeridad de los cambios políticos de los primeros tiempos de la Transición impidió que estabilizase un mínimo de estructura política, y que en situación durmiente compartiese espacio político bajo las siglas del PP en espera de mejores tiempos, caso que se produjo cuando las circunstancias le fueron propicias y eso ocurríó en coincidencia con el desmembramiento de los populares, justo cuando la irrupción de VOX en 2018 modificó de forma sustancial el tablero político español.

Esencialmente el mensaje de la ultra derecha tuvo aceptación en las masas por la permisividad que encontró en la democracia para propagar sin cortapisas su ideario totalitario y fascista, es decir, porque se les dejó campar a sus anchas sin que los partidos democráticos hicieran lo más mínimo por romper el control de su narrativa, lo que facilitó que VOX rentabilizase no solo a los nostálgicos del franquismo sino también el descontento social que la aplicación de las políticas neoliberales había inducido.

La España de la Transición involuciona vertiginosamente, al tiempo que un facherío de nuevo cuño, se rearma ideológicamente al amparo de la impunidad que les reporta un estrafalario Estado de Derecho

De ahí que haya de insistirse en determinar que el despertar de la extenuada extrema derecha no surge por generación espontánea sino que fue auspiciado por la crisis del 2007 cuyos lesivos efectos de depresión económica y pavoroso impacto social, fueron plataforma de lanzamiento para su despegue, y todo porque las fuerzas políticas mayoritarias (conservadores e socialdemócratas) con su nefasta dinámica de colaboración con el establishment financiero no solo facilitaron que se produjese aquella debacle sino que fueron incapaces de establecer soluciones paliativas a sus perniciosos efectos.

Esa falta de resultados indujo que los damnificados por la situación, decepcionados, dejasen de creer que con los mismos las cosas podían cambiar, y en su desesperación optasen por buscar solución en otra opción política, hasta el extremo de depositar su confianza en un partido que aprovechando el río revuelto se arroga el papel de redentor ofreciendo lo que la gente descontenta quiere oír, y esta fue la dinámica utilizada por VOX para sumar adeptos a su causa, llegando inclusive a pescar votos en el caladero de las clases populares.

De ahí que el nuevo auge del fascismo no tenga marcha atrás de persistir las dinámicas neoliberales con implementación de las políticas de austeridad y del recorte de fondos destinados a mantener las políticas sociales, pues la carencia de protección del Estado hacia sus ciudadanos induce una insatisfacción generalizada que favorece que un partido de la ultraderecha como VOX a pesar de su ideología xenófoba y homófobo, además de su animadversión a las instituciones democráticas, aun así, siga arrancando rendimiento político de la situación.

Todo viene a indicar que la España de la Transición involuciona vertiginosamente, al tiempo que un facherío de nuevo cuño unido por emociones nostálgicas, se rearma ideológicamente al amparo de la escandalosa impunidad que les reporta un estrafalario Estado de Derecho, posibilitando con eso el peligro de volver a repetir una situación que ya se vivió y de la que todos conocemos el fatal desenlace

Sin que en todo ello, tenga nada que ver el nacionalismo periférico al que apunta Garzón; quien sin embargo no cita para nada los perniciosos efectos que induce esa izquierda delirante que sin recelo escuda atropellos como la irritante complicidad pedofílica de su colega y camarada Yolanda Díaz, y cuya repercusión por degradante y decadente, si fortalece el crecimiento electoral de la ultraderecha.

 

Más recientes de Galdo Fonte

España es corrupta

España es corrupta

Tras la sentencia de los EREs, resulta indígnante el blanqueo que hace Podemos de la corrupción del PSOE ;quien por conformar un gobierno de coalición no repara en suavizarla, a pesar que tal actitud conduce a la ignominia más vejatoria e inmunda 25/11/2019

La pedofilia merodea por Moncloa

La pedofilia merodea por Moncloa

Postular como ministrable a una candidata lastrada por su presunta connivencia con la pedofilia, es una insensatez, un riesgo innecesario y desaconsejable, pues además de desatar alarma social pondría en un serio brete la solvencia del Ejecutivo 16/11/2019

PODEMOS, el círculo, la hoz y el martillo

PODEMOS, el círculo, la hoz y el martillo

Podemos que hizo suyo el espíritu de regeneración del 15-M capitalizando la indignación emanada de la crisis económica, ha quebrado aquel anhelo de cambio para transformase en un partido burocratizado de liderazgo narcisista y con métodos comunistas de laminación de minorías 09/11/2019

Vota en clave Más País

Vota en clave Más País

Tras los comicios del 10-N, todo continuará igual si los electores que tienen la llave del cambio no emiten un voto en conciencia para impedir que los dislates del neoliberalismo sigan conduciéndonos al extravío como país, e imponiendo el statu quo de unos pocos en desventaja del interés general 04/11/2019

Exhumación SI, pero fue que NO

Exhumación SI, pero fue que NO

Cuando el régimen constitucional del 78 no fue mas que la reformulación y renovación del franquismo, resulta un anacronismo exhumar al dictador sin poner en marcha un proceso constituyente que dé lugar a la redacción de una nueva Constitución 30/10/2019

Mostrando: 1-5 de 400