0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    617.273
  • Publicadas
    1.906
  • Puntos
    0
Veces compartidas
244
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 21h

Por Nydia Egremy*

image

Sin saberlo, con sus impuestos, estadounidenses y europeos financian el terrorismo mercenario y la fabricación de disidentes en Cuba. Hace más de 55 años que Estados Unidos patrocina esos planes contra la isla, así como la rancia derecha española que regala euros mientras priva de bienestar al pueblo ibérico. Crear tensión en la isla con intentos de subversión es un desatino político, económico y diplomático. Con el bloqueo genocida, acciones encubiertas y actos terroristas, la superpotencia sólo pasará a la historia como víctima de sus propios sicarios.

Imaginemos que una potencia extranjera destina dinero, expertos y equipo para capacitar a activistas para subvertir el orden político de otro país. Esa violación al derecho internacional y a la Carta de las Naciones Unidas ha sido la norma del Gobierno de Estados Unidos (EE. UU.), que aporta recursos, entrena mercenarios y espía a Cuba desde hace más de medio siglo.

Aunque la disidencia cubana se dice demócrata y libertaria, en realidad es una red mercenaria que en el interior de su propio país lucha ferozmente por los fondos del Gobierno estadounidense para atizar el odio entre los cubanos, subvertir la gobernabilidad de su propio país y cometer sabotajes.

Al sostener a esos grupúsculos de interés, el Gobierno de Barack Obama imita a su antecesor George Walker Bush y a los últimos 10 presidentes estadounidenses en su obsesión por descarrilar gobiernos que defienden su soberanía y que aspiran a un mundo sin hegemonías. Un movimiento genuino político nacional no se fabrica en una capital enemiga; la libertad de expresión es cotidiana y lo sabe cualquiera que ha hecho la cola de bodega, como recuerda el abogado cubanoamericano, José Pertierra.

Sin embargo, bajo acción de esos grupos mercenarios, el territorio cubano, sus pobladores y el patrimonio son víctimas del terrorismo y la subversión articulados desde el exterior. La beneficiaria de esas acciones delictivas es la élite depredadora, desnacionalizadora y ávida de poder ?no de libertad y democracia? que aspira a reconquistar Cuba para perpetuar la marginación e ignorancia que violarían nuevamente los derechos humanos de más de 12 millones de cubanos.

Ser disidente en Cuba es un negocio redondo. Seguros de que el Gobierno cubano no ejercerá violencia contra ellos, los supuestos luchadores de la libertad de expresión callan ante más de medio siglo de bloqueo genocida que la superpotencia ha impuesto a Cuba y guardan silencio ante la abierta injerencia política, económica y social de los servicios de inteligencia de la superpotencia contra el régimen de la isla.

Los presupuestos clandestinos y abiertos para desestabilizar a Cuba provienen de los contribuyentes estadounidenses. El Congreso oculta a sus ciudadanos el monto real que destina para presionar al Gobierno cubano en el exterior; para capacitar a ciertos actores en nuevas tecnologías de la información; para fortalecer a las organizaciones no gubernamentales (ONG) ligadas a Washington y para sostener a familias de supuestos presos políticos, pseudo-opositores artísticos, periodistas y blogueros, entre otros.

Ese flujo de recursos para la subversión viola el derecho internacional, las mismas leyes estadounidenses y las de otros países, como describe el especialista en comunicación Octavio Fraga Guerra, al citar que el artículo 951 del Código Penal de EE. UU. establece que cualquiera que no sea diplomático y actúe en ese país como agente de un Gobierno extranjero, sin notificación previa al ministro de Justicia, será sancionado hasta con 10 años de prisión.

El párrafo 530 del Código define que todo estadounidense que sin autorización de su Gobierno establezca relación con un Gobierno extranjero, con intención de influir en la conducta de éste por un conflicto o controversia con EE. UU., enfrentaría prisión.

Fábrica de opositores

La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), del terrorista confeso Jorge Mas Canosa, es beneficiaria histórica del apoyo económico estadounidense. Hoy esos recursos acrecientan la fortuna multimillonaria de su hijo, heredero del tráfico de influencias y de su liderazgo político. Sólo en 2011 recibió 3.4 millones de dólares para apoyar la contrarrevolución en Cuba, además de aportes privados mayores a los 600 mil dólares. Su sección de Derechos Humanos recibe el cuarto nivel de fondos de la Agencia de EE. UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) para proyectos contra Cuba.

A su vez, el grupo ibérico Solidaridad Española con Cuba (SCC), ha enviado emisarios a la isla con el ilegal objetivo de recopilar información sobre la situación política. La dirige Ricardo Carreras Lario, cuyo perfil incluye su paso por Rendon Group, una firma experta en operaciones psicológicas ligada al Departamento de Defensa (Pentágono) y al Departamento de Estado de EE. UU., así como la asesoría a gobiernos y candidatos latinoamericanos que brinda su firma Latin Analysis, INC.

Con la cobertura de turista, Carreras ha contactado a contrarrevolucionarios en la isla para aportarles dinero y equipos. Fraga Guerra recuerda que aunque la SCC oculta el origen de sus fondos, se sabe que entre septiembre de 2008 y diciembre de 2009 el estadounidense Instituto Republicano Internacional (IRI) le dio 615 mil dólares. ¡Tal cifra equivale a 41 mil dólares por mes, 533 mil pesos mexicanos!

Sobre el rol desestabilizador de ciertos grupos, Fraga cita el artículo Solidaridad Española con Cuba: una ONG con olor a "Guerra Fría", firmado por Julio Ferreira (marzo de 2013). Ahí, el autor sostiene que el cerco subversivo contra la Revolución Cubana se vale de las ONG y supuestos periodistas independientes que actúan como caballos de Troya.

También el Código Penal español prevé prisión para quien cometa actos para perjudicar la autoridad del Estado o comprometer la dignidad o intereses vitales de España al relacionarse con agentes de inteligencia o gobiernos extranjeros. Otro artículo, el 589 prevé prisión a quien publique o ejecute en España cualquier orden, disposición o documento de Gobierno extranjero que atente contra la independencia o seguridad del Estado.

A pesar de esa ilegalidad persiste la ofensiva contrarrevolucionaria, aunque se les revierta, como ocurrió a comienzos de este año. La agencia AP reveló que 17 cubanos, de entre 18 y 37 años de edad, viajaron a Miami como becarios del Centro de Iniciativa Latinoamericana y del Caribe del Miami Dade College para capacitarse como dirigentes políticos y reunirse con líderes hispanos del Congreso.

Lejos de ser un viaje de estudios, los jóvenes ingresaban al plan subversivo de la FNCA contra Cuba, que financia la USAID. Según AP, esos jóvenes, familiares de contrarrevolucionarios, desertaron y esa aventura fallida costó a los contribuyentes estadounidenses unos 16 mil dólares por persona.

El perfil de los elegidos es elocuente: San Miguen Molina denunció en Univisión 23 que la FNCA lo usó para justificar los fondos recibidos; el rapero Raudel Collazo se dice seguidor de Malcolm X pero en Facebook sostiene el lema "Paz, amor, libertad y a la mierda la política". La tercera disidente frustrada es Aleidys Catá Moya, de quien el Nuevo Herald ocultó que es sobrina de Berta Soler y Ángel Moya.

También es negocio declararse preso político en Cuba. La mayoría han cometido asaltos con fuerza, lesiones graves, tráfico de drogas, desorden público, amenazas y violencia doméstica. Si se declaran contrarios a la política del Gobierno cubano e incumplen las normas carcelarias (vestir el uniforme y negarse a trabajar para pagar su deuda social), la FNCA da a cada uno al menos 50 dólares mensuales. Esa cifra es el doble de lo que en promedio recibe un trabajador de la isla, refiere Luciano Estremera Morales.

El dinero les llega por la ilegal Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), que en agosto pasado dejó de dar su mesada a esos pseudo-disidentes, porque la UNPACU gastó el dinero en una fiesta en la playa santiaguera de El Francés. Tras el escándalo, la FNCA duplicó la mesada de septiembre, pero los presos sólo recibieron 90 dólares y una disculpa.

Otras subsidiadas son las llamadas Damas de blanco. Previo pago, protestan contra el Gobierno cubano sobre la 5ª Avenida de La Habana encabezadas por Berta Soler y Belkis Cantillo. Si cumplen su tarea van al extranjero con gastos pagados, cobran notoriedad y hasta reciben premios. Pero en el interior libran una enconada lucha por el dinero y el poder que sólo abochorna a sus patrocinadores.

Las deserciones crecieron cuando Soler les recortó salarios, dio becas a su propia familia, organizó viajes al exterior y ocultó los 50 mil euros que recibió por el Premio Sajárov, revela Ramón Bernal. Otro decepcionado es Giordano Lupi, traductor italiano de la bloguera Yoani Sánchez, quien descubrió que ésta sólo piensa en el dinero y no en los valores democráticos que proclama.

Obama al descubierto

En las dos gestiones de Obama, la FNCA ha recibido grandes aportes para su guerra sucia. Se le atribuye, junto con el Consejo por la Libertad de Cuba, la contratación de mercenarios para efectuar actos violentos en el marco de la visita de Benedicto XVI a La Habana y la Feria Internacional de La Habana 2013.

La capacidad de presión de la FNCA se consolidó el 8 de noviembre de 2013, cuando el mandatario visitó la casa de Jorge Mas Santos con miras a recibir aportes de la contrarrevolución en Florida para el Partido Demócrata. Ahí, el presidente estadounidense saludó a Guillermo Fariñas y Berta Soler; con esa visita, Washington cumplía con su compromiso de garantizar fondos de la USAID a la oposición, como recuerda el periodista guatemalteco Percy Alvarado.

Ante la multiplicación de agencias e instituciones que reparten dinero estadounidense a los mercenarios cubanos y la falta de transparencia, Obama decidió centralizar los recursos. Desde 2012, el Departamento de Estado concentra su esfuerzo en tres de sus órganos: la Oficina de Latinoamérica y el Caribe (LAC), que depende de la USAID; la Oficina de la Democracia, Derechos Humanos y el Trabajo (DRL) y la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental.

Al mismo tiempo, reforzó el rol de la Oficina de Intereses Estadounidenses (SINA) para distribuir dinero entre la disidencia cubana. El jefe de la misión, John Caufield, usa su experiencia como funcionario en América Latina para operar los planes desestabilizadores al instruir a su personal para que identifique a quienes otorgarán ayuda económica y tecnológica para impulsar su oposición subversiva.

Pese a la reestructuración ordenada por Obama, aumentó el presupuesto anticubano. Si George W. Bush elevó el presupuesto de 3.5 millones de dólares en el año 2000 a 45 millones en 2008, el gasto específico de Obama, diseñado por la Comisión para la Asistencia de una Cuba Democrática (creada por Bush), apoya medidas dirigidas al entrenamiento, desarrollo y fortalecimiento de la oposición y la sociedad cubana, recuerda José Pertierra. Esto ocurre a pesar de que el informe 2006 de la Oficina General de Contabilidad (GAO en inglés) descubrió falta de rendición de cuentas en los fondos para ese fin.

Mientras operan los planes subversivos desde el extranjero, el presidente Raúl Castro afirmó el 6 de octubre de 2013 que el territorio de Cuba nunca ha sido utilizado ni se utilizará jamás, para organizar, financiar o ejecutar actos terroristas contra ningún otro país, incluyendo EE. UU. El mandatario agregó que su nación ha suscrito 13 convenios internacionales contra el terrorismo y que cumple compromisos y obligaciones de las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Lamentablemente, hace 55 años que EE. UU. no respeta esa posición.

* Internacionalista mexicana y periodista desde hace 30 años. Sus investigaciones sobre seguridad nacional, inteligencia y conflictos armados la han llevado a países de Medio Oriente, Europa y América Latina

Publicado en Revista Buzos

Más recientes de Lapolillacubana

Chávez-Maduro-ONU

Chávez-Maduro-ONU

Por Julio Escalona El triunfo de Venezuela en el Consejo de Seguridad de la ONU y las circunstancias geopolíticas de hoy constituyen un gran reto Hace 22h

¿Por qué Cuba puede hacer tanto contra el ébola?

¿Por qué Cuba puede hacer tanto contra el ébola?

¿ Cuba está realizando una aportación mayor de personal sanitario al combate del ébola en Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry ?los tres países invadidos por la epidemia- que ningún otro estado en el mundo Hace 23h

Inauguración EXPOSICIÓN por CUBA-CHILE: pueblos fraternos en historia, cultura y política. Iquique, Octubre 2014

Inauguración EXPOSICIÓN por CUBA-CHILE: pueblos fraternos en historia, cultura y política. Iquique, Octubre 2014 en la Casa de la Cultura, Iquique, Chile. Primer video exhibido. Ver acá Hace 1d

25 preguntas tontas y una frase (#Cuba #USA #España)

25 preguntas tontas y una frase (#Cuba #USA #España)

Lapolillacubana26:¿Vale la pena ser un país independiente y soberano? ¡¡Sí, vale la pena!! Originalmente publicado en Cuba por Siempre: Por: Eddy El Gallo 1. ¿Qué pasó el 10 de octubre de 1868? 2. ¿Por qué los criollos querían ser independientes de España? 3 Hace 2d

ABC y el turismo a Cuba: ¿Haz lo que yo digo?

ABC y el turismo a Cuba: ¿Haz lo que yo digo?

Lapolillacubana26:ABC, encargado de apoyar todas y cada una de las iniciativas de la llamada "disidencia" cubana... Originalmente publicado en La pupila insomne: José Manzaneda* Toda campaña de promoción del turismo es una versión edulcorada y amable de la realidad de un país Hace 2d

Mostrando: 1-5 de 1.903