×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

ManelprofessorMiembro desde: 02/05/09

Manelprofessor

http://Manuel Roldán

195
Posición en el Ranking
10
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    5.773.963
  • Publicadas
    5.490
  • Puntos
    50
Veces compartidas
2.882
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 6d

Manifestantes independentistas en la última Diada. (Reuters) Es la misma ruta falsa que no lleva a ningún sitio y que ahora ha colocado a Cataluña en un proceso de decadencia absoluta

José Ramon Bosch. (Cedida)© Externa José Ramon Bosch. (Cedida)Josep Ramon Bosch está de promoción de su libro. Activista, fundador de Societat Civil Catalana; azote del independentismo, fundador de La Lliga Democràtica, partido que quiere reivindicar el catalanismo conservador de toda la vida. No le desanima que en ocho años se hayan publicado casi 400 libros sobre el 'procés', que en Cataluña se ha convertido en un género literario en sí mismo.

Ahora Bosch, quien además de promover su libro,  'Cataluña, la ruta falsa. El problema catalán. Cómo solucionarlo y no solo conllevarlo' (Deusto), que compite, entre otros, contra el segundo volumen de las memorias de Carles Puigdemont, está enfrascado en otra batalla: promover desde Cataluña los indultos para los presos de la sentencia por el intento de sedición de octubre del 2017.

Su libro, que da una repaso a las bases históricas del independentismo, mantiene que lo que ha pasado es una constante histórica, que de manera regular el catalanismo cae en la tentación independentista, lo que define como "la ruta falsa". Y que lo que toca ahora es que España encuentre un proyecto ilusionante para todos los catalanes, también para los que hablan en catalán.

PREGUNTA. ¿Ha aprovechado la pandemia para hacer este libro?

RESPUESTA. No solo la pandemia. Como historiador he hecho un seguimiento de los mantras de nación, que de manera cíclica se van repitiendo en el caso de Cataluña. El catalanismo era un movimiento político que en los siglos XIX y XX tenía un proyecto para reformar España. La diferencia es que ahora el independentismo no tiene un proyecto ni para Cataluña ni para España.

P. ¿A qué se refiere 'la ruta falsa'?

R. Al intento de romper con España que de manera periódica se produce en Cataluña. Pasó con Francesc Macià, pasó con Lluís Companys, pasó con Puigdemont. Así que hay una línea que une a Macià y la invasión de Prats de Molló —Macià formó unos grupos armados que planeaban tomar Olot en una invasión de Cataluña que acabó como el rosario de la aurora y que fue abortada por la policía francesa—, el golpe de estado de Lluís Companys en 1934 y lo que pasó en Cataluña en 2017.

Es la misma ruta falsa que no lleva a ningún sitio y que ahora ha colocado a Cataluña en un proceso de decadencia absoluta. Los soberanistas insisten ahora en que "lo volverán a hacer". Pero no es verdad. Lo que quieren es ganar las elecciones. Pero la vía unilateral ya no existe. De hecho,  El procés tal y como lo conocemos ha acabado y ahora empieza otra cosa.

P. ¿Cómo se definiría esta nueva fase del 'procés'?

R. Por un cambio de discurso. Ahora la mayoría del referéndum va a perder importancia. Igual que la idea de desbordar al Estado. Y lo que van a alegar es que van a conseguir más del 50% de los votos en las próximas elecciones. Y con esa legitimidad van a reconstruir el relato. No será la mayoría del censo pero servirá para reivindicar una mayoría legítima y democrática, mientras que los partidos constitucionalistas no consiguen armar una opción alternativa.

El mérito de todo esto será de Jordi Sànchez, que es el auténtico cerebro del movimiento, mucho más que Puigdemont. Es una persona muy inteligente que va a ser la responsable de marcar la nueva hoja de ruta.

P. Explicado así parece algo imparable.

R. Pero es que no es un proyecto propositivo sino basado en reforzar la diversas divisiones que vive Cataluña, como la de ricos y pobres. Los ricos de Matadepera o Sant Cugat son mayoritariamente independentistas, mientras que los pobres de Sant Adrià del Besòs o Santa Coloma se sienten españoles. Lo mismo pasa con la geografía: mientras Girona y la Cataluña central es soberanista, no pasa lo mismo con Barcelona, el área metropolitana o la costa de Tarragona.

Más sobre

Lo mismo ocurre con la lengua: el 80% de los catalanoparlantes se alinea con las posiciones independentistas, mientras que el 80% de los castellanohablantes hace lo mismo con el constitucionalismo. Para superar todo esto hace falta que el Gobierno español desarrolle un proyecto que entusiasme a la comunidad catalanoparlante.

P. ¿Pero tendrán los dos millones de votos que habían tenido?

R. Seguramente no. Pero en términos democráticos eso no es lo relevante. Las encuestas apuntan que medio millón de catalanes que votaron a Ciudadanos en las catalanas de 2017, ahora se quedarán en casa. Hay desánimo por las dos partes, pero la abstención castigará más a los sectores constitucionalistas. En parte, porque el PSC no se recuperará, lo que sería esperable.

El PSC sigue siendo el partido constitucionalista de referencia, pero gran parte del voto que perdieron no volverá. Y por eso, por ejemplo, estamos defendiendo desde La Lliga Democràtica, un partido que apueste por el federalismo, la rebaja fiscal o la escuela concertada, por ejemplo.

P. ¿Por eso ahora pide el indulto? El indulto no va a unir a Cataluña.

R. No a corto. Pero servirá para pasar página. Por eso lo he pedido. Aunque es una iniciativa personal, no de Societat Civil Catalana, que ahora ya no presido. Cuando el Estado gana de una manera tan clara, ha de ser generoso. El Estado es muy fuerte y el indulto solo será parcial, ya que los afectados seguirán inhabilitados. Pero en este momento, para todos, es mejor que los presos estén en la calle.

El indulto servirá para pasar página, alega Josep Ramon Bosch, para quien el Estado ha de mostrarse generoso después de la victoria de octubre de 2017

Hay que paliar el dolor intenso que siente esta sociedad. Además, el delito no desaparece. Solo afecta a la pena, que se diluye. El indulto, al contrario de la amnistía que es lo que ellos reclaman, es una gracia. Nosotros hemos sido claves en el proceso de inhabilitación de Torra, con la denuncia sobre la pancarta en la Generalitat. Nadie nos puede decir que no confiamos en la justicia. Pero el indulto es un mecanismo que se reconoce en nuestro marco legal.

P. ¿Cuáles serán las consecuencias políticas?

R. El indulto no revertirá lo que está pasando en Cataluña. Ortega y Gasset decía que Cataluña no tenía solución sino que era un problema que debía conllevarse. El indulto sirve para volver a otra máxima orteguiana que es "a las cosas". Y eso es lo que ha de hacer Cataluña y todos los catalanes, "a las cosas". Y esas cosas son construir el eje del Mediterráneo, revertir la marcha de las empresas, redactar una Ley de Lenguas o reforzar la capitalidad de Barcelona, solo por poner algunos ejemplos.

P. La decadencia de Cataluña de la que habla en el libro, ¿es inevitable?

R. Valencia será la que se beneficie de este fenómeno, como se está viendo con la fusión CaixaBank-Bankia. En esta década se está creando un nuevo eje de crecimiento, que es dejar de lado Cataluña y que es la línea Lisboa-Madrid-Valencia. En la Edad Media ya pasó que la crisis de Cataluña fue aprovechada por los valencianos en la época de los Borgia. De manera cíclica se producen estos fenómenos. El fin de esta decadencia no se ve en este momento. Ya pasó en Quebec, donde tras los tres referéndum y la Ley de Claridad, las empresas se fueron y no volvieron. Y, además, el independentismo no ha levantado cabeza como movimiento político.

P. ¿Qué harán los jóvenes?

R. Es una de las grandes incógnitas. Los jóvenes catalanes no compran en este momento el movimiento soberanista, cuya movilización depende de la gente mayor. Es verdad que los jóvenes se han desconectado de la lucha política en Cataluña, pero en este momento tienen un gran desconocimiento de España y de lo que es España. Por tanto, es una incógnita qué hará cuando dentro de unos años vuelva a haber una nueva sacudida sentimental que invite a la sociedad a la ruptura.

Más recientes de Manelprofessor

El precio del dinero

El precio del dinero

El precio del dinero es el que cobran los bancos a sus clientes por cada crédito que les otorga o el que les pagan por el dinero que los clientes depositan en sus cuentas de ahorro, corrientes o en títulos a plazo 19/09/2020

Torre de las Fortalezas Medievales

Torre de las Fortalezas Medievales

Los castillos medievales se construyeron a partir del siglo XI para que los gobernantes demostrarán su riqueza y poder a la población local, para proporcionar un lugar de defensa 18/09/2020

Rasputín, un campesino semianalfabeto

Mis pensamientos son como pájaros del cielo, van de un lado a otro sin que yo pueda impedírselo" 18/09/2020

“En Cataluña se puede crear la primera república islámica de Europa”

“En Cataluña se puede crear la primera república islámica de Europa”

“Hoy estamos viviendo una inmigración desordenada y, en muchos casos, tiene una clara intencionalidad y quien ha estudiado geopolítica a fondo como yo puede decirte que no es nada gratuito lo que está pasando en Cataluña” 15/09/2020

La dura vida de las prostitutas en el gigantesco burdel de Valencia durante la Edad Media

La dura vida de las prostitutas en el gigantesco burdel de Valencia durante la Edad Media

Jaime II prohibió a las «mujeres públicas» ejercer su profesión en las calles de Valencia en 1321 y creó un prostíbulo que, a la postre, se convirtió en el más grande de Europa 15/09/2020

Mostrando: 1-5 de 5.536