×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

MelitziMiembro desde: 01/05/12

Melitzi
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    0
  • Publicadas
    2
  • Puntos
    0
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
04/05/2012

Siempre se recuerda el talento de músicos renombrados. Sin embargo, en su época eran juzgados sus talentos ya sea por bendición de Dios o por vínculos del Demonio. Las creencias determinaban cuán virtuoso era un músico

En algún momento de la vida, cada persona ha podido escuchar a tan renombrado personaje “Mozart”; y su fama es tan extendida desde el mismo nombre a sus excepcionales sinfonías; es sencillo relacionarlo con grandes orquestas deleitando al público con sus melodías en algún escenario majestuoso y distinguido.

Y esto se remonta desde la infancia del mismísimo Wolfang Amadeus Mozart (1756-1791), puesto que desde sus primeros años de vida logró manifestar su inaudito talento musical; de capacidad tan asombrosa que su primer concierto fue aproximadamente a los 6 años. El violín resonaba entre sus manos de manera perfecta como si se tratara de un experimentado músico. Tanto era el don de Mozart, que su maestro y padre y hasta el público que lo escuchase quedaba en plena estupefacción. Sintetizando su talento, Mozart compuso 41 sinfonías, 626 opus, varios conciertos para piano, trompa, cuartetos de cuerda, arias y otra gamma de canciones. No había duda alguna que, como mencionaban los que llegaron a conocerle: “dios le había bendecido con su talento musical”.

Ningún músico fue reconocido a plenitud por sus dones musicales hasta pasadas sus épocas

Mientras tanto, otro personaje de aquellos tiempos surgía en el ámbito musical: Niccòlo Paganini Bocciardo (1782-1840); virtuoso violinista reconocido por su absoluto oído musical para interpretar a la pulcra exactitud cualquier melodía. La primera aparición de Paganini ante el público fue a la edad de 9 años. Su técnica era tan asombrosa y perfecta que no fue hasta 1813 que se reconoció mencionado talento. Cabe resaltar que entre sus magníficas obras compuso varios conciertos para violín, piano y guitarras, 24 caprichos y 6 sonatas. Pero hasta que llegara esa época de reconocimiento, se concluyó que Paganini tenía dicho talento por “obra del diablo”; es más; cuentan las leyendas que el propio satán se apareció a la madre de este músico para asegurarle que sería talentoso. Y quedaba confirmada su “endemoniada habilidad” por tener las manos “gigantes” puesto que padecía de Aracnodactilia (afección genética donde dedos de manos y/o pies son largos, delgados y curvados como los de una araña).

Obsérvese que ambos personajes fueron virtuosos músicos desde sus primeros años de vida, con la diferencia que dicho talento se declaró por causa divina y otra por posesión demoníaca; pero, ambos tienen un desenlace similar. Ambos murieron de terribles enfermedades y en profunda soledad para luego ser enterrados quedando en el olvido durante su época y sin honores. ¿A qué se debe ésta controversia? Pues, las culturas, tradiciones y creencias religiosas jugaron un rol importante en la vida de éstos músicos, y sin intenciones de generar controversias en pro o en contra de la religión; pero ni el diablo ni dios y ni la misma sociedad cegada en sus creencias reconocieron en su momento el talento musical; fue más adelante que se alzaron los honores por su aporte en la historia de la música.

El talento de Mozart fue reconocido como bendición del todopoderoso. Mientras que a Paganini se condenó su habilidad por obra del demonio

Más recientes de Melitzi

TIPNIS: ¿Construir o no construir?, esa es la cuestión

TIPNIS: ¿Construir o no construir?, esa es la cuestión

La carretera es simbolo del progreso humano, sin embargo se debe buscar un equilibro entre la protección de la naturaleza y el desarrollo. El TIPNIS es un caso actual 01/05/2012