Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Paz escriba una noticia?

La picardía de Quevedo y Villegas

06/03/2013 13:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Javier Paz García Alguno apellidado Quevedo o Villegas podría ver el título de esta nota y empezar a leerla ávidamente esperando encontrar denuncias de actos ilícitos contra su persona o un familiar suyo. No tiene de qué preocuparse, porque la persona que me ocupa es nada menos que Don Francisco de Quevedo y Villegas, uno de los más altos exponentes de la literatura española, a la altura de su amigo Cervantes o su enemigo Góngora. Y por picardía no me refiero a acciones deshonestas, sino a ese humor tan típico de los españoles que nos puede hacer doler la panza de risa. Jorge Luis Borges ha dicho de él que "sus duras páginas no fomentan, ni siquiera toleran, el menor desahogo sentimental ("Ser sensiblero es tener éxito", ha observado George Moore.)" y que se lo puede considerar como un "literato de los literatos". Su prosa, hace burla y escarnio de tantos sinsentidos que a menudo pasan por elegante filosofía y su sátira puede llegar hasta lo soez sin dejar de ser graciosa. Prueba de ello son sus Gracias y desgracias del ojo del culo, donde en su introducción nos advierte que "Si este tratado le pareciere de entretenimiento, léale y pásele muy despacio y a raíz del paladar. Si le pareciere sucio, límpiese con él, y béseme muy apretadamente." Nos declama que "No hay contento en esta vida / que se pueda comparar / al contento que es cagar" y que "No hay gusto más descansado / que después de haber cagado". Y entre las gracias cuenta que "muchos filósofos y anacoretas, que para vivir en castidad, se sacaban los ojos de la cara, porque comúnmente ellos y los buenos cristianos los llaman ventanas del alma, por donde ella bebe el veneno de los vicios. Por ellos hay enamorados, incestos, estupros, muertes, adulterios, iras y robos. Pero ¿cuándo por el pacífico y virtuoso ojo del culo hubo escándalo en el mundo, inquietud ni guerra?". Y entre las desgracias se encuentra que "Vese el otro pobre condenado toreador de a pie embestido del toro, vuélvese para huir, túrbase o no salen los pies con presteza y por no salir ellos presto desgárrale el toro al pobre culo." En su Carta de un cornudo a otro, donde nos dice que "...nosotros conforme a buena justicia siempre tenemos razón para ser cornudos; porque si la mujer es buena, comunicarla con los próximos es caridad y si es mala, es alivio propio."

Santa Cruz de la Sierra, 03/03/13 http://javierpaz01.blogspot.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Javier Paz (264 noticias)
Fuente:
javierpaz01.blogspot.com
Visitas:
317
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.