Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La política estadounidense tiene demasiados «animales partidistas»

25/10/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageA pesar de lo difícil que es creer que después de las elecciones de 2016, los intentos de doblar, redoblar, manipular y mutilar a la opinión pública se han vuelto aún más intensos y partidistas desde entonces. Ataques, acusaciones, tergiversaciones, filtraciones, insinuaciones, preguntas «gotcha», ataques ad hominem y más se suceden en una acelerada ronda de abusos políticos.

Mientras que muchos denuncian este recalentamiento partidista, pocos han analizado el tema mejor que James Fenimore Cooper, en The American Democrat, un libro de 1838 sobre las responsabilidades políticas de los estadounidenses, escrito en reacción a los excesos políticos de su época.

El primer gran escritor de Estados Unidos reconoció que «en una democracia, la ilusión que en otros lugares sería vertida en los oídos del príncipe es vertida en los del pueblo». También vio que los ciudadanos necesitaban la vigilancia para ver a través de esos delirios, para mantener una democracia que no destruyera la libertad: «El elector que da su voto, por cualquier motivo, partidario o personal, a un candidato indigno, viola un deber público sagrado, y es incapaz de ser un hombre libre». Mientras vadeamos la montaña de lodo que se está acumulando en anticipación a las elecciones de 2020, el análisis de Cooper parece muy previsor:

  • En una democracia, como es natural, se hace todo lo posible por captar y crear opinión pública, lo cual es, en lo esencial, asegurar el poder.
  • Al fracasar los medios para obtener el poder de manera más honesta, los fraudulentos y ambiciosos encuentran un motivo para engañar, e incluso corromper el sentimiento común, para alcanzar sus fines. Este es el mayor y más extendido peligro de todas las grandes democracias... Vemos los efectos de esta influencia nefasta en la apertura y la audacia con que los hombres declaran motivos y actos impropios, confiando en encontrar apoyo en un sentimiento popular.
  • El pueblo está particularmente expuesto a convertirse en el engaño de los demagogos y de los tramposos políticos, la mayoría de los crímenes de las democracias que surgen de las faltas y designios de los hombres de este carácter.
  • El partido engaña a la mente del público.
  • La opinión puede ser tan pervertida que hace que lo falso parezca verdadero; el enemigo, un amigo, y el amigo, un enemigo; los mejores intereses de una nación parezcan insignificantes, y las nimiedades del momento; en una palabra, lo correcto lo incorrecto y lo incorrecto lo correcto.
  • El partido, al alimentar las pasiones y los intereses personales excitantes, eclipsa la verdad, la justicia, el patriotismo y cualquier otra virtud pública, al poner motivos indignos en el lugar de la razón.
  • El sentimiento partidista... induce a los hombres a adoptar en bruto los prejuicios, nociones y juicios de la facción particular a la que pertenecen, a menudo sin examen y, en general, sin franqueza.
  • Así es como vemos a la mitad de la nación ensalzando a los que la otra mitad condena, y condenando a los que la otra mitad ensalza. Ambos no pueden tener razón, y como las pasiones, los intereses y los prejuicios se alistan en tales ocasiones, estaría más cerca de la verdad decir que ambos están equivocados.
  • La disciplina y la organización del partido están....poniendo a los gerentes en el lugar de la gente.
  • Cuando el partido gobierna, el pueblo no gobierna, sino sólo una parte del pueblo que puede conseguir el control del partido.
  • La parte promete al representante....con razón o sin ella, cuando las instituciones tienen la intención de que se comprometa sólo con la justicia, la oportunidad y el derecho, bajo las restricciones de la constitución.
  • Ningún hombre libre que realmente ame la libertad...se convertirá en un mero hombre de partido...será su sincero esfuerzo por mantenerse a sí mismo como un agente libre, y sobre todo mantener su mente despejada por los prejuicios, los fraudes y la tiranía de las facciones.

Dado que muchos estadounidenses están actuando ahora como si fueran meros «hombres dpartidistas», las advertencias de Cooper de no anteponer el partido a un pensamiento serio nunca fueron más necesarias. Desafortunadamente, aquellos que más lo necesitan muestran poca inclinación a hacerlo.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2036 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
403
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.