Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

Pon A Prueba Esta Forma Cuando Necesites Utilizar Tu Poder Interior: ¡Salta, No Caigas!

19
- +
30/10/2020 07:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

“Estoy en medio de una separación dolorosa, siento que mi vida se derrumba y que voy en picada…no tengo poder para sobreponerme”. Si te encuentras en una situación parecida mi consejo es que no caigas, sino que saltes. Aquí te lo explico

Una cliente me decía:

“Estoy en medio de una separación dolorosa, siento que mi vida se derrumba y que voy en picada…no tengo poder para sobreponerme”

No importa que sea un divorcio, o la pérdida de un ser querido, lo cierto es que hay acontecimientos que nos mueven el techo y el piso y nos hacen sentir como que todo está perdido, que no tenemos fuerzas para seguir adelante.

Si te encuentras en una situación parecida mi consejo es que no caigas, sino que saltes. Esa es la manera segura de utilizar con efectividad tu poder interior.

¿Por qué?

Porque entre caer y saltar hay una gran diferencia. Aquí te la explico.

Para propiciar estados mentales la utilización de los verbos es primordial.

En el lenguaje interno los verbos que utilices y visualices te pueden servir para debilitarte o para empoderarte.

Un ejemplo de ello son los verbos: SALTAR y CAER.

En materia de utilizar tu poder interior para transformar tu vida no es lo mismo que te veas saltando que cayendo.

Te lo ejemplifico:

Cuando caes al mar tratas de salvarte, luchas desesperadamente por tu vida; estás tenso. Pero cuando saltas al mar; nadas, lo haces voluntariamente, lo disfrutas.

Hay veces que estamos ante este dilema: O saltar al insondable, imponente y misterioso océano de la vida y nadar; o caer en ese mismo océano pataleando para poder sobrevivir: ¿Notas la diferencia?

Desde el punto de vista energético, de ese poder que te mantiene vivo, puede ser que precises de la misma dosis de energía para derrumbarte (caer) que para ascender (saltar), así que la esencia radica en cómo lo utilices.

Por eso; ¡Visualízate saltando, no cayendo!

A las personas que utilizan la energía de vida para caer les parece que la vida es un lugar de lucha, de resistencia, de competencia. Aunque aparentan ser personas exitosas cuando se enfrentan con dificultades se sienten estancados, helados, encogidos, como si algo se hubiera cerrado.

Cuando se mueven por la vida tratan de ir de un punto de seguridad a otro y temen el experimentar y el aventurarse.

Cuando la vida los zarandea creen que están cayendo en picada pues nunca han saboreado el perderlo todo y comenzar de nuevo, el desapegarse de raíz de todo lo que le causa sufrimiento y abrir nuevos capítulos en su vida.

Las personas que utilizan la energía vital para saltar no dosifican la vida, viven expandidos, gastándose y entregándose.

Estas personas ven a las situaciones que se les presenta como retos, no como obstáculos. Ellas comprenden que para saltar primero hay que agacharse y después tomar altura.

Las personas que caen viven en un mundo de lamentaciones, literalmente dormitan, hasta roncan y la vida les pasa por encima. Las personas que saltan aprovechan las oportunidades y lo apuestan todo a la vida.

En el idioma chino la palabra “crisis” tiene dos significados: uno es el de tribulación, penuria, sufrimiento; y el otro es el de oportunidad. Es como una moneda de dos caras. Las caras son distintas, pero es la misma moneda.

¡Visualízate saltando, no cayendo!

Las personas que en medio de las crisis se sienten cayendo no pueden ver las oportunidades por muy evidentes que ellas sean.

Puede ser que digas: “Pero a veces es muy difícil ver las oportunidades en medio de la crisis”

Es cierto, pero el consejo se mantiene: ¡Visualízate saltando! Puede ser que llegues a verlas, puede ser que no, pero el saltar armoniza con el cambio y así nunca irás en contra de la Vida porque ella es puro cambio.

¿Sabes lo que sería lamentable? Que la oportunidad llegue y te encuentre cayendo.

¡Ah, y ten en cuenta esta última consideración!

Las personas que saltan no solo deben desearlo, sino anhelarlo.

Un deseo se convierte en anhelo cuando estás dispuesto a arriesgarlo todo por él. Un anhelo es superior a un deseo porque es algo por lo que uno está dispuesto a morir.

El anhelar necesita de toda tu energía, te necesita total, sin divisiones. Un anhelo es pura energía, pura vibración.

Esa pureza energética con la que las personas que saltan emprenden la vida hace que siempre se estén renovando. Y créeme; sin esa renovación es imposible vivir porque la Vida tarde o temprano te lo va a exigir.

¿Puede ser dolorosa la renovación?

Casi siempre lo es, pero es preferible el dolor pasajero de saltar que el dolor torturante y permanente de estar cayendo constantemente.

Para caer bien solo tiene que añadir más peso del que tienes, para saltar tienes que liberarte de todo el peso que te impide tomar altura.

Permite que termine ilustrándote este proceso de renovación con el ejemplo del águila.

El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión.

A los 40 años, sus uñas están apretadas y flexibles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. ¡Volar se hace ya tan difícil!

Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón. Allí, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo.

Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas.

Después de cinco meses, sale para su vuelo de renovación y a vivir 30 años más.

Ten esto presente: Mientras más saltas, más te renuevas; y mientras más te renuevas, más vives. La elección es toda tuya.

Me gustaría conocer tus experiencias: Cuando te encuentras en dificultades: ¿Tienes tendencia a caer o a saltar?

Espero por tus comentarios.

MUCHAS GRACIAS.


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (113 noticias)
Visitas:
77
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.