Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

Me Preguntó: Profesor, ¿La Mente Duele?, y Le Respondí Que…

19
- +
19/06/2020 04:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿La mente puede doler? Sobre: ¿Cuáles son esos síntomas? ¿Por qué es tan difícil hacer un diagnóstico del dolor mental? ¿Qué hacer ante él? Te comento en este artículo

En cierta ocasión impartiendo un curso de meditación, cuando aún vivía en mí país, uno de los asistentes levanta la mano y me lanza la siguiente pregunta:

Profesor; ¿la mente puede doler?

Interesante, ¿verdad?

Decir dónde te duele es importante para poder diagnosticar y curar una enfermedad somática.

Eso es relativamente fácil cuando hablamos de dolores corporales, pero con la mente la historia es bien distinta.

Con la enfermedad mental la historia es un poco más compleja pues a la mayoría de las personas le es muy difícil determinar cuáles son los síntomas del dolor mental.

¿Cuáles son esos síntomas?

¿Por qué es tan difícil hacer un diagnóstico del dolor mental?

¿Qué hacer ante él?

A estas y a otras preguntas relacionadas con la enfermedad mental les doy respuesta en este artículo.

¿Cuál es el síntoma principal del dolor mental?

La pérdida del bienestar; de la alegría de vivir.

Este síntoma muchas personas lo pasan por alto pensando que solo están viviendo una mala época de la vida y que seguro vendrán tiempos mejores.

No se dan cuenta que cuando no le hacen caso oportuno a ese dolor ocurren tres importantes:

1-Nuestra mente se habitúa al malestar mientras tenga fuerzas para tolerarlo y nos vamos cargando hasta que, un buen día, una gota colma la copa y nos encontramos en la consulta del psicólogo o del psiquiatra.

2-La unidad cuerpo-mente se va resintiendo como un todo, literalmente se va intoxicando, se va contaminando y luego se debuta en: diabetes, hipertensión, accidentes cerebro-vasculares, etc.

3-Formamos una firme, pero errónea, creencia que para el buen vivir es necesario sufrir.

¿Por qué es difícil hacer un diagnóstico del dolor mental? 

Porque:

1-A menudo, se tratan determinadas afecciones corporales sin intuir que estas pueden ser provocadas por la depresión o la ansiedad.

2-Muchas personas son reacias a pedir ayuda diciéndose que es simple estrés o que es una mala racha y nada más.

3-Cada persona enferma mentalmente de un modo muy particular de ahí que en materia de enfermedades mentales no se debe tratar a la enfermedad sino al enfermo.

4-El estigma social que desafortunadamente predomina es el que la enfermedad mental es un síntoma de debilidad y hace que las personas que la padecen no sean totalmente comprendidas por los que no padecen el problema.

Los padecimientos mentales no es algo que uno elija o provoque

Esto hace que la persona no pueda desahogarse completamente y tienda a encerrarse cada vez más en su círculo de sufrimiento.

Sin embargo, los padecimientos mentales no es algo que uno elija o provoque, no es una fractura repentina en un hueso que uno pueda curarse con algo de reposo y rehabilitación.

Es una realidad muy compleja y delicada donde el elemento rector de todo el organismo, la mente, ha perdido parte de su capacidad de fluir con la vida y dar respuestas adecuadas a las situaciones que se le presentan al individuo.

¿Por qué?

Porque en el dolor mental la persona está tan agitada internamente que pierde su capacidad de fluir con la vida y dar respuestas adecuadas a las situaciones que se le presentan.

Ahora bien; la pregunta clave que debemos hacer es:

¿Qué hacer ante el dolor metal?

Te contaré una historia.

Un elefante estaba parado recogiendo hojas de un árbol. Una pequeña abeja pasó volando y zumbando cerca de su oreja.

El elefante la alejó con sus largas orejas, pero la abeja regresó.

El elefante se alejó una vez más moviendo las orejas.

La situación se repitió varias veces.

Entonces el elefante, muy molesto por el zumbido de la abeja, le preguntó: -¿Por qué estás tan inquieta y haces tanto ruido? ¿Por qué no puedes quedarte quieta en una rama y dejar de perseguirme?

La abeja le respondió: - Soy muy sensible, no puedo hacer nada para evitarlo, pero eres tú quien me estás irritando. Si te quedas quieto, también yo me calmaré.

En muchas ocasiones nos comportamos como el elefante dejándonos arrebatar la serenidad y la paz interior.

Y si estamos agitados internamente, el mundo en el que vivimos se nos aparecerá en plena agitación.

Así que pregúntate: ¿Estás realmente tranquilo?

Recuerda este sabio proverbio: Una mente tranquila es vida para el organismo.

Si quieres lograr la tranquilidad de mente te recomiendo realizar los ejercicios que aparecen en los siguientes artículos:

https://tumentesvida.com/un-ejercicio-de-1500-anos-con-una-pegada-fuerte-para-una-mente-inquieta/

https://tumentesvida.com/tu-tambien-puedes-tener-paz-mental-y-un-habla-elegante-con-esta-alucinante-tecnica/

https://tumentesvida.com/aqui-tienes-otro-eficaz-ejercicio-para-obtener-paz-interior/

https://tumentesvida.com/utiliza-este-atractivo-ejercicio-para-que-experimentes-la-calma/

MUCHAS GRACIAS.


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (66 noticias)
Visitas:
70
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.