Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Los profesores turcos cesados dan clase en la calle

23/02/2017 14:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Pese a un frío cortante, más de cien personas asistieron en un parque de Ankara a una clase magistral de Sevilay Celenk, una entre miles de profesores universitarios despedidos desde la intentona golpista en Turquía.

Al igual que ella, algunos de esos 5.000 profesores víctimas de purgas lanzadas después de golpe de Estado fallido siguen transmitiendo su conocimiento en las calles y en los parques de la capital. Es su forma de protestar contra "la injusticia".

"Es un despido realmente injusto, ilegal, sin ningún fundamento", declaró a la AFP Celenk. "Es la señal de que la liquidación espantosa de cualquier oposición democrática o de izquierdas continuará".

Celenk asegura haber perdido su puesto de trabajo por la firma de una petición lanzada el año pasado para denunciar acciones de las fuerzas de seguridad turcas durante operaciones contra los rebeldes kurdos. La reclamación había enfurecido al presidente Recep Tayyip Erdogan.

"Resistir con historias" es el título de esta clase de unos 15 minutos impartida un domingo de febrero por la tarde. Es la quinta de este tipo de Celenk, profesora de comunicación de la universidad de Ankara hasta su cese por decreto ley el pasado 6 de enero.

Desde la intentona golpista del 15 de julio, más de 100.000 personas han sido cesadas o suspendidas. No sólo los presuntos golpistas, sino personalidades de la causa kurda y de izquierdas.

Las autoridades turcas niegan una caza de brujas y afirman que se trata de medidas excepcionales necesarias para limpiar las instituciones de personas sediciosas.

- 'Atentado contra el honor' -

"Nos han confiscado nuestro derecho a la educación", protesta Ilkyaz Gencdal, una estudiante que asiste al curso al aire libre. "Es como si echaran hormigón sobre nuestro colegio".

En la universidad de Ankara, los responsables sostienen que no se cerrará ningún departamento y que se han tomado medidas para sustituir a los profesores cesados. Preguntado por la AFP, el ministerio de Educación ha declinado pronunciarse al respecto.

Nuriye Gülmen se manifiesta cada día al pie de una estatua del centro de Ankara en protesta contra su despido de la universidad de Selçuk (oeste), y hasta se plantea iniciar una huelga de hambre.

"Podemos recuperarnos de los dolores físicos. Pero con los atentados contra el honor tendremos que vivir toda la vida", explica.

image

Como no puede pagar el alquiler, Gülmen se ve obligada a vivir en casa de quien la acoja, al igual que Acun Karadag, una profesora de un centro de educación secundaria que también fue despedida.

A Karadag la acusan de ser miembro de la organización de Fethullah Gülen, un predicador islamista instalado en Estados Unidos al que Ankara atribuye el golpe de Estado frustrado de mediados de julio.

Al principio esta profesora se manifestaba delante de su instituto, pero tras ser hospitalizada por problemas de tensión "causados por esta presión", según su médico, decidió unirse a Gülmen.

En solidaridad con ellas, varias cafeterías y restaurantes les dan de comer y de beber durante las protestas.

- Comisión de investigación-

Las dos mujeres niegan lazos con la organización islamista. Se describen como "laicas de izquierda" pero admiten haber oído que algunos de sus colegas eran gulenistas.

A finales de enero, el gobierno anunció la creación de una comisión encargada de examinar los casos de los que se consideran injustamente cesados por los decretos ley adoptados bajo el estado de excepción.

Kamuran Karaca, presidente del sindicato de profesores Egitim-Sen, al que pertenecen Celenk, Gülmen y Karadag, ya dijo que recurriría a la comisión.

De los 11.500 miembros del sindicato cesados en 2016 bajo el estado de excepción, todos ellos, salvo 70, se han reincorporado a sus puestos, explica.

Para Emma Sinclair-Webb, directora de la delegación turca de Human Rights Watch, esta comisión se creó para satisfacer al Consejo de Europa. "Pero en realidad no es de ningún modo un remedio a los problemas".

Igual de dubitativo se muestra Andrew Gardner, investigador de Amnistía Internacional especializado en Turquía. Según él, "el principal objetivo de esta comisión parece ser impedir que la gente acuda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1634
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.