Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Toni Cantó: "Con el PSC valenciano no voy ni a la vuelta de la esquina"

22/04/2019 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

JOS? LUIS OBRADOR

  • El candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Generalitat valenciana aspira a repetir la fórmula andaluza.
  • "Quien quiera elegir la lengua vehicular en castellano o valenciano para sus hijos tendrá la libertad de hacerlo".
  • "Veo a Mónica crispada, a Ximo despistado, a Dalmau pidiendo caso y a Isabel haciendo mucho esfuerzo".

Toni Cantó llega cansado, pero animado, a la recta final de la campaña electoral valenciana. Con su estilo combativo y mordaz contra el nacionalismo, el hasta hace poco diputado en el Congreso ha logrado visibilidad en un escenario político valenciano cada vez más fragmentado.

Llama a À Punt "TeleCompromís", al PSPV-PSOE "el PSC valenciano" y al conseller de Educación, Vicent Marzà, "el más talibán" de su partido. Pone la política lingüística en el centro de su discurso y ve la gestión de del Consell del Botànic como el paso previo a la situación catalana. Aboga por repetir la fórmula de Gobierno que desbancó al PSOE del poder el Andalucía.

Ha afirmado que un gobierno como el de Andalucía, formado por PP y Cs sostenido por Vox, sería trasladable a la Comunitat Valenciana. ¿Cuáles serían sus líneas rojas?

No iremos con nadie que no esté dispuesto a adelgazar la Administración como han tenido que hacer todas las empresas y familias españolas para ahorrar dinero que podamos destinar a sacar a los niños de barracones, que es impepinable, a acabar con las listas de espera en sanidad, a bajar los impuestos (IRPF y patrimonio, fuera sucesiones y donaciones). Quien esté dispuesto a eso, a facilitar dinero para pagar las escuelas de 0-3 años y a devolver la libertad de elegir la lengua en la que educar a nuestros hijos, a modernizar la economía acabando con chiringuitos, a atraer inversiones... Con nosotros podrán estar todos aquellos que estén dispuestos a firmar esas condiciones. Si no, no.

Pero, ante cosas que escucha a sus potenciales socios, ¿pondría alguna línea roja?

Creo que el PP y nosotros hemos sido capaces de entendernos, a plena luz y con un documento de 25 medidas que podría firmar perfectamente en la Comunitat Valenciana. Cada día acabamos con un chiringuito del PSOE andaluz y nos hemos encontrado un pufo. Eso mismo lo firmaría aquí, con la única especificidad, que allí no sufren, de que los padres valencianos puedan volver a tener la libertad de elegir la lengua en la que se educan sus hijos y acabar con un requisito lingüístico que aquí sí que tendré que convencer al PP, que fue el que empezó a introducirlo, y la dificultad por cierto en la educación para estudiar en castellano también empezó a introducirla el PP, pero yo espero que transijan.

En cuanto a la política lingüística se muestra muy combativo. ¿Apuesta por volver a un sistema educativo de líneas (valenciano y castellano) como el anterior o prefiere distribuir las asignaturas incluyendo el inglés?

Que cada uno elija la lengua vehicular en la que se educan sus hijos, creo que esto todo el mundo lo entiende, no hace falta explicarlo, y además no creo en las etiquetas. El tripartito valenciano habla de trilingüismo y crea a la vez 205 escuelas de 3 a 6 años donde los niños no estudian ni una sola hora en español a la semana. Yo no voy a engañar a la gente, voy a devolverle a la gente la libertad de elegir.

¿Pero con un sistema de líneas?

Quien quiera elegir la lengua vehicular en castellano o en valenciano para sus hijos tendrá la libertad de hacerlo.

¿Se puede pasar de un sistema bipartidista a otro de bloques con más partidos?

No tengo esa percepción. Yo siento que formo parte de un partido de centro que en teoría podría pactar a ambos lados, el problema es que ambos lados están alejándose un poquito, sobre todo el PSOE, del centro. Eso explica que gente como Soraya Rodriguez, Celestino Corbacho, Paco Vázquez o Joan Mesquida se alejen de un PSOE que se ha olvidado de la E de España y se vengan con nosotros. El PSOE ha ido yéndose a la izquierda y a la derecha nacionalista. Por eso creemos que es una emergencia sacar a Sánchez de La Moncloa y al líder del PSC valenciano, que es Ximo Puig, del Palau de la Generalitat, porque ha sido capaz de entregar la educación de nuestros hijos y el futuro de la Comunitat Valenciana ni más ni menos que al más talibán de Compromís, al señor Marzà.

¿Mantiene que no pactará en ningún caso con el PSPV-PSOE después de las elecciones?

Con el PSC valenciano yo no voy ni a la vuelta de la esquina.

¿Se cree las encuestas?

Algunas sí, pero creo que marcan más tendencias y por fortuna todas dicen que seguimos creciendo. Todas dicen que estamos a punto de despedir al tripartito. Me las creo hasta cierto punto.

¿Cómo se ubica usted ideológicamente?

Yo me considero una persona de centro, de verdad. Siento además que formo parte de un partido que es rara avis en España, porque es el único que defiende la igualdad de todos los españoles independientemente de donde vivan. Sé que lo repito muchas veces, pero a mí me parece crucial para explicar dónde se sitúa ideológicamente este partido. El PSOE, el PP y Podemos defienden que haya ciudadanos de primera y de segunda en España. Me parece tan inconcebible como hombre de centro, como liberal, que no deja de sorprenderme que lo puedan llevar con tal naturalidad.

¿Se refiere a los regímenes forales vasco y navarro?

Claro, me refiero al cuponazo.

Pero es algo complicado de cambiar porque está en la Constitución.

El problema no es el cuponazo como no es en el problema navarro la figura constitucional. El problema es la opacidad del cálculo y la falta de solidaridad, porque eso no está en la Constitución, que no dice que los vascos o los navarros deben tener más recursos, a veces casi el doble, que los valencianos para financiar su sanidad o su educación. La Constitución no puede poner esto, porque habla de igualdad entre los españoles. El problema es que el PP y el PSOE han ido cediendo a los nacionalismos, y ahora dicen que van a seguir cediendo con los secesionistas catalanes.

¿Qué ha sido lo mejor y lo peor del Consell del Botànic?

No sé decir qué puede ser lo mejor, porque lo mejor es lo peor. Lo mejor pudo haber sido tumbar al PP que nos hundió en la corrupción, en la mala gestión y que nos ha hecho heredar una deuda insoportable y ha manchado el nombre de nuestra tierra en el resto de España y en el extranjero. Pero lo peor es que prometieron cosas sabiendo que no las iban a cumplir y luego se han demostrado incapaces de cumplir esas promesas. Lo peor es que nos han engañado y eso genera un cabreo muy grande. Estamos gobernados por un PSC valenciano, por un nacionalismo y por el anticapitalismo de Podemos por culpa del PP. Por eso entiendo al votante cabreado, yo también lo estoy, a mí tampoco me gusta que me engañen.

Durante estos cuatro años, su grupo parlamentario ha pactado leyes con la izquierda y en otras ocasiones ha votado con el PP. ¿Pretende imprimir un nuevo sello a Ciudadanos en la Comunitat Valenciana?

Toda persona le da un sello personal al trabajo que realiza. Yo por fortuna, y eso me encanta, pertenezco a un partido que dice lo mismo en cualquier parte de España, luego ahí no va a haber problema alguno. ¿Que se pueda adivinar algo que tenga que ver con mi carácter más combativo? Sí. Poca gente ha combatido más contra los corruptos y contra los nacionalistas que yo en el Congreso.

¿Cree superada la escisión que provocó la salida de Alexis Marí y otros tres diputados?

Sí, creo que ellos se dieron cuenta de que Ciudadanos no era su partido y les deseo la mejor de las suertes.

Comentaba antes una de sus propuestas estrella, la eliminación de los barracones escolares. ¿Cómo pretende hacerlo? ¿Lo tienen cuantificado?

Sí, 200.000 euros por barracón y alrededor de 150 millones acabar con ellos, así que es una cuestión de prioridades presupuestarias. He presentado ejemplos de un adelgazamiento de la Administración de 750 millones al año: Conselleria de Transparencia, 50 millones; externalización de la recaudación de Hacienda, 25: adelgazar TeleCompromís, el millón simbólico de libre designación que tiene Ximo Puig, los seis para su autopropaganda, fusionando consellerias... Con el millón de euros de Puig tengo 18 médicos o acabo con cinco barracones. Pero más que de cálculos es una cuestión de prioridades.

¿Cuándo habla de eliminar los barracones se refiere a los centros construidos íntegramente con ellos o al total?

No, esa es la trampa que hace Oltra, que cuando hablo con ella me suele sacar el dato de los barracones que existen en los centros que están íntegramente formados por barracones. Pero eso un niño que está en un barracón no lo entiende muy bien.

O sea que la propuesta se refiere al total.

Sí, hay 13.800 niños en barracones en total. He visitado un colegio en La Vila, en Alicante, que lleva 40 años en barracones, el 103 en Valencia... A uno le recuerdan otro tipo de instalaciones, es una vergüenza. Un señor como Ximo Puig que dijo públicamente que iba a acabar con los barracones y finaliza la legislatura y siguen 13.800 niños en barracones no puede volver a ser el presidente de la Generalitat valenciana, no puede serlo.

¿Qué opina del conflicto lingüístico valenciano-catalán? ¿Está superado en la actualidad? ¿Cuál es la posición de Ciudadanos?

Mi ley, el Estatuto de Autonomía, dice que aquí se habla valenciano, no catalán.

¿Modificaría la actual normativa que se imparte en los colegios?

No, yo entraría a asegurarme de que el organismo sea plural y que refleje todas las sensibilidades. No me gustaría entrar a defender como se hace ahora una trinchera contra la otra o viceversa.

O sea que no se meterá en el terreno filológico.

Yo no soy filólogo, pero sí me gustaría que en la AVL estuvieran reflejadas todas las sensibilidades.

¿Hasta qué punto el conflicto en Cataluña influye en la política valenciana?

A mí que ataquen a un demócrata, sea en Cataluña, en Alsaua o en Rentería, como español me afecta. Lo que vimos el otro día en Rentería es absolutamente deplorable, es una vergüenza que se monte ese pollo a gente como Albert, Pagaza o Savater mientras se recibe como héroes a asesinos etarras. Es una muestra de una sociedad enferma y se hace porque los poderes públicos permiten que suceda.

¿Qué medidas concretas propone Ciudadanos para disminuir las listas de espera sanitarias? ¿Qué plazo sería admisible para operaciones no urgentes?

El plan 60-60 permite tener los recursos suficientes para doblar los turnos de quirófanos o contratar más personal para poder asegurar que no haya nadie que tenga que esperar más de 60 días en ser atendido u operado. El tripartito está esperando a una segunda legislatura para imponer el requisito lingüístico en sanidad como ha hecho en Baleares. También quiero empezar con algo que ya empezó con el PP: que cuando se valora el currículum de alguien para venir a trabajar a la sanidad valenciana el valenciano cuenta más que un sobresaliente en la carrera. Me parece una vergüenza. Nadie está de acuerdo con eso: todo el mundo quiere un buen cirujano, le da igual el idioma que hable.

¿Ese plan sería con recursos públicos?

Con recursos públicos, no hace falta acudir a los conciertos. Pero yo no voy a hacer lo que ha hecho el tripartito valenciano, atacar a los conciertos por motivos ideológicos consiguiendo que se alarguen las listas de espera, que nos cueste más dinero y que tengamos que contratar a más gente que antes.

¿Aplicaría el modelo Alzira de gestión privada en la sanidad pública valenciana o prefiere la gestión directa?

Yo soy hijo de cirujano y de enfermera de la sanidad pública y defenderé ante todo la sanidad pública. Si en algún lugar no puedo llegar con atención pública y ya existe un concierto, un acuerdo, y cumple con la ley y un criterio de sentido común, funciona bien y atiende bien a los ciudadanos, si no tengo dinero para sustituirlo por razones ideológicas, no voy a cargar más el dinero de los valencianos. Pero esto es una anécdota dentro de lo que es la sanidad, que es mayoritariamente pública y sin concierto ni nada.

El llamado tapón de la dependencia se ha reducido a la mitad en los últimos años, pero, según el último dato de abril de la Conselleria, todavía quedan 21.732 a la espera de ser atendidas. ¿Cuáles son sus propuestas en esta materia?

He tenido tres encuentros con gente para entender bien el problema y me hablaban de la dificultad de gestionar dos ventanillas: el grado de discapacidad y el de dependencia. Hay lugares en nuestro país donde eso está unificado ya y eso es lo que queremos hacer aquí. Es una vergüenza que haya gente esperando dos años esperando a que le reconozcan el grado de dependencia, todavía hoy, cuatro años después de que haya entrado Oltra.

La deuda de la C. Valenciana se eleva ya a 47.000 millones de euros. ¿Es una quita o un pacto con el Gobierno central la única forma de saldarla?

Cuando entró el tripartito cada valenciano debía 8.500 euros, ahora debemos 9.500, nos han colado 1.000 euros más. Esto es inaceptable, tú no puedes estar quejándote de la financiación, con razón, porque somos los peores financiados de España, y generando más deuda. Pero tampoco diciendo que no cada año al casi montante de infrafinanciación anual: la inversión de 1.000 millones en el Puerto, a Intu Mediterrani...

La sociedad civil y el conjunto de los partidos abogan por un cambio en el modelo de financiación, pero no se produce. ¿Cree que es realmente posible en un escenario político tan fragmentado?

Necesitamos un presidente fuerte, que yo entiendo que no puede ser otro que Albert Rivera, que diga no a los privilegios de otras comunidades autónomas y que entienda que esto se ha de hacer de manera multilateral, no como dice el PSOE dar más para solucionar la crisis catalana, yo ya sé lo que es darle más al nacionalismo. Yo soy optimista, creo que se necesita un líder valiente, fuerte. Yo creo que la situación es insostenible, nosotros no podemos seguir con esta financiación. Hay que garantizar que todas las comunidades autónomas tengan la financiación necesaria para cubrir sus servicios sociales, pero no quiero que la financiación justa sirva para abrir embajadas en el exterior que trabajen contra España o llevar a cabo votaciones ilegales. Eso sí ha de ser castigado.

Ha hablado de "cerrar TeleCompromís". ¿Puede concretar cuál es su modelo y qué hará con À Punt?

Entiendo que puede haber una televisión autonómica, pero desde luego está muy lejos de lo que tenemos ahora. Primero por coste, estamos pagando el doble de lo que pagan los extremeños por la suya, por poner un ejemplo. No sé por qué hemos de tener una televisión tan cara para luego tener un uno y pico por ciento de audiencia. Pero lo que yo no quiero es una televisión de parte que ha hecho campaña en redes sociales por Compromís, como la directora de informativos, las dos vienen de TV3, es un modelo y yo abomino de ese modelo, con presentadores que han estado en las listas de Compromís y consejeros que me insultan públicamente e informativos que me ocultan. Yo no quiero ese modelo de televisión. De lunes a viernes, el 70% de las producciones están hechas fuera de la Comunitat Valenciana. Es que estos mienten hasta al médico.

¿Apuesta por más producción propia o por externalizar más?

Desde luego mi modelo no es una televisión ideologizada ni que tenga más trabajadores como ahora que La Sexta.

Otras autonómicas externalizan los informativos. ¿Iría por ahí su modelo?

Ya le digo que no con más trabajadores que La Sexta.

¿Cómo es su relación personal con el resto de candidatos?

Tengo una relación cordial con todos ellos, pero no sé qué opinarán de mí en privado. Es cordial porque creo que es parte de mi trabajo tender puentes con el resto de las fuerzas y entenderme y no romper ningún puente personal porque dentro de unas semanas tendré que estar trabajando con ellos en Les Corts, y habrá cosas en las que estemos de acuerdo y otras en las que no y habrá que negociar y trabajar juntos por el bien de la Comunitat Valenciana. Pero también sé que esa relación no va a impedir en ningún momento que yo admita nada que vaya en contra de la Comunitat Valenciana.

¿Ve esa misma predisposición en ellos?

Creo que sí. Les veo distintos en ánimo a todos. Veo a Mónica crispada, preocupada, creo que a estas alturas del partido se veía como reina ya, y no lo es, y la veo enfadada con Ximo. A Ximo lo veo despistado, creo que no sabe si ha hecho bien o mal, a Dalmau como pegando saltos para que alguien le haga caso y a Isabel también haciendo mucho esfuerzo, pero creo que lo estamos haciendo todos, yo también. Es una precampaña muy larga, llevamos mucho tiempo. Los valencianos dirán en qué lugar nos colocan a cada uno.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (41662 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1898
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.