Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javier Paz escriba una noticia?

Vindicación de las vacunas

7
- +
01/07/2021 09:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El rey Eduardo I de Inglaterra (1237-1307) y su esposa, la reina Eleonor (1241-1290) tuvieron 16 hijos. Como hijos de reyes tuvieron las mejores condiciones de la época, comida abundante, palacios para elegir, un ejército de sirvientes, los mejores doctores. Sin embargo 10 de esos niños murieron durante la niñez y solo 3 llegaron a los 40 años [1] . Desde los comienzos de la civilización hasta hace apenas 200 años, la tasa de mortalidad antes de llegar a la adolescencia era de alrededor del 50% y la esperanza de vida promedio era de 30 años. Bajo estas condiciones más de la mitad de nosotros ya deberíamos haber muerto. Para nuestros abuelos y bisabuelos perder un hijo era algo normal, hoy, que un padre pierda a un hijo es algo trágico. Este cambio radical en las tasas de mortalidad y de esperanza de vida se debe a varios factores, pero entre los más importantes está el descubrimiento y desarrollo de vacunas. Los mayores asesinos desde la prehistoria hasta hace apenas unas décadas eran las enfermedades infecciosas como la tuberculosis, la polio, el tétanos, hepatitis. A principios del siglo XX un hijo de Calvin Coolidge, presidente de Estados Unidos, murió de una infección en el pie por una ampolla que desarrollo por jugar tenis sin calcetines. Es decir, ni el poder de un rey de Inglaterra o del presidente de los Estados Unidos podía evitar estas muertes. Hoy las tasas de mortalidad infantil se calculan en unidades por mil, la polio está extinta y es raro que un niño muera de tuberculosis o tétanos; esto gracias a las vacunas. Las vacunas funcionan y salvan vidas. Hoy el mundo está atravesando una crisis a causa del Covid 19 y nuevamente son las vacunas las que van a salvarnos. Sin embargo, hay personas que tienen miedo de vacunarse por razones plausibles como el desconocimiento de los efectos de largo plazo hasta idioteces como que las vacunas vienen con chip o nos puede convertir en hombres lobo. Desde el desarrollo de las vacunas, los efectos que han aparecido en el largo plazo son prácticamente inexistentes; sí puede existir reacciones inmediatas, como una reacción alérgica. Sería razonable pensar que en el caso de las vacunas del Covid es lo mismo. Quienes temen efectos de largo plazo, especulan sin datos, lo cual no quiere decir que no exista la posibilidad, pero dada la información que tenemos, esa posibilidad es prácticamente nula. Por otro lado, la vacuna contra el Covid (de cualquier marca o procedencia) funciona, y prácticamente reduce a cero la posibilidad de muerte u hospitalización. Bajo un estricto análisis probabilístico, vacunarse genera una minúscula incertidumbre a largo plazo altamente especulativa, mientras no vacunarse significa un riesgo inmediato y real, bien documentado de morir o ser hospitalizado ahora. Vacunándonos no solo nos protegemos a nosotros, sino también a nuestras familias, amigos, colegas y clientes. La vacuna funciona, y salva vidas. Vacunémonos.

Más sobre

Santa Cruz de la Sierra, 01/07/21


[1] Fuente: Sapiens de Yuval Noah Harari


Sobre esta noticia

Autor:
Javier Paz (365 noticias)
Fuente:
javierpaz01.blogspot.com
Visitas:
33
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.