Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pr. Rodri escriba una noticia?

Viviendo o subsistiendo

11/05/2009 00:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Muchos de nosotros nos preguntamos por qué cosas malas le pasan a las personas buenas: Accidentes, desastres económicos, enfermedades, etc.

 

Con los creyentes e Dios pasa lo mismo: creyentes enfermos, quebrados emocional y económicamente, propensos a la desgracia. Hasta nos hemos acostumbrado a creer que tenemos un Dios que nos castiga o que gusta de probar a sus hijos, “masacrándolos” para probar su corazón.

Es por eso que muchas personas que se acercan a Dios, se terminan alejando o peor aún, terminan viviendo una vida espiritual mediocre, tibia, sin saber que el Señor detesta eso.

En este último tiempo mis ojos espirituales se han abierto y he visto que eso no está escrito en mi Biblia. Dios nos muestra un Evangelio de prosperidad y poder para nosotros, los que somos hechos hijos del Altísimo.

Juan 10:10 “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”

Muchos de nosotros nos enfocamos en este pasaje bíblico y se predica de ello como una ejemplificación de cómo Satanás hurta, mata y destruye, pero nos olvidamos de la última parte (la más importante creo yo) que dice que el Señor Jesucristo vino (o dicho mejor: está entre nosotros) para que tengamos vida y la tengamos en abundancia.

Sobre esto creo que sería tonto explicarlo más a detalle, ¿no te parece?

¡Cristo está entre nosotros para darnos vida abundante! No sé si tenemos la misma Biblia, pero la mía dice que Dios ha venido para que yo tenga una vida llena de abundancia (espiritual, emocional y material)

¿Por qué me pasa todo lo malo? ¿Por qué cuando salgo a la calle, todo me va mal que hasta los pájaros se las traen conmigo?

Entonces, ¿Por qué me pasa todo lo malo? ¿Por qué cuando salgo a la calle, todo me va mal que hasta los pájaros se las traen conmigo?

Debemos enfocarnos en Su Palabra. En Deuteronomio 28 (uno de los libros de nombre raro) nos habla de la cantidad de promesas que Dios nos da a los que escuchamos Su Palabra y sobre todo, las guardamos en nuestro corazón. ¡Dios ha prometido que si somos guardadores de Su Palabra, todas las bendiciones posibles nos alcanzarán!

Es importante que también leamos la segunda parte, que dice más o menos así: Sucederá entonces que si no oyeres ni guardares mis palabras en tu corazón, serás maldito en todo lo que hagas. La Palabra maldito significa inhabilitado para prosperar.

Ahora ya sabes por qué Dios no te bendice como debería.

Algo extra: si tenemos una relación padre-hijo con Dios, entonces esto nos ayuda a entender mejor su Palabra y guardar sus promesas dentro de nosotros para que den fruto abundante en nuestra vida espiritual, emocional y material.

Es tiempo que empecemos a desarrollar autoridad en el reino espiritual y nos situemos en la realidad de que Nuestro Padre, Rey de todo el Universo, nos ha dado el poder para gobernar la Tierra y ser prósperos en todo. Es tiempo de no dejar que nunca más sea Satanás quien te robe, mate y destruya las bendiciones que te corresponden como Hijo, siempre y cuando tengas una relación íntima con Papá Dios y dejes que El Espíritu Santo gobierne tu vida, para conocer más y más a Jesús y ser cada vez más como Él, además de guardar Su Palabra, que es la Biblia.

Hasta nos hemos acostumbrado a creer que tenemos un Dios que nos castiga o que gusta de probar a sus hijos, “masacrándolos” para probar su corazón.


Sobre esta noticia

Autor:
Pr. Rodri (3 noticias)
Visitas:
544
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.